Archivo del sitio

Una Reflexión Para la paz en las Letras de Albert Camus.

Historia en Letras.

Una Reflexión Para la paz en las Letras de Albert Camus

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

Albert Camus

Albert Camus

 “CUALQUIER CIUDAD de mediana importancia puede ser arrasada por una bomba del tamaño de una pelota de futbol. La civilización mecánica acaba de alcanzar su último grado de salvajismo. Ya se respiraba con dificultad en un mundo torturado. Y he aquí que se nos ofrece una nueva angustia… Nos rehusamos a sacar de tan grave noticia otra conclusión que no sea la decisión de abogar más enérgicamente aun en favor de una verdadera sociedad internacional, en la que las grandes potencias no tengan derechos superiores a los de las pequeñas y medianas naciones, en que la guerra no dependa más de los apetitos o de las doctrinas de tal o cual estado.”

-Albert Camus

ESTAS PALABRAS fueron escritas por Albert Camus el 8 de agosto de 1945, justo un día después de que fuera arrojada la primera bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima. Mientras el mundo entero se alegraba por la rendición de Japón y el termino de la guerra a costa de la muerte de miles de personas civiles y la destrucción de una ciudad entera. La justificación oficial fue que la bomba era necesaria para resguardar las vidas que se hubieran perdido si continuaba más meses la guerra y se invadía Japón. Pero a pesar de esto, el desastre de Hiroshima y de Nagasaki siguen vigentes y no bastó para detener la ola de conflictos bélicos.

LAS PALABRAS de Camus llegan un día después de la catástrofe de Hiroshima, en medio de la euforia generalizada, su pensamiento sirvió como prueba de que no todo mundo había sido cegado por una victoria a costa de la masacre humana. En la actualidad sus palabras aún tienen la misma vigencia y aún son motivo de reflexión para las nuevas generaciones, jóvenes que crecen encendiendo las noticias y enterándose de todas aquellas guerras y problemas que aquejan el planeta. No todo se resuelve por medio de la muerte y sufrimiento ajeno, eso debemos entenderlo.

CAMUS NACIÓ en la Argelia francesa en 1913, dedicó su vida a las letras y a la filosofía. En 1957 le fue otorgado el premio Nobel de literatura. Muchos de sus escritos abordaban precisamente las diferentes problemáticas que atacaban al hombre contemporáneo. Durante la Segunda Guerra Mundial formó parte activa de la resistencia francesa en contra de la ocupación alemana por lo que conocía a fondo este conflicto. Murió en el año de 1960 en Francia.

CUANDO EL filósofo publicó estas palabras había pasado tan solo unas horas de la bomba que destruyó Hiroshima sin saber que unas horas más tarde (9 de agosto) una segunda bomba caería sobre la ciudad de Nagasaki, dejando de nueva cuenta miles de muertos y la destrucción de la ciudad. El asunto no termino aquí, la radiación producto de las bombas fue una consecuencia que recayó durante las décadas posteriores en la población de estas dos ciudades japonesas, incluso hoy en día no se tiene calculado con exactitud el número de víctimas.

LAS PALABRAS de Camus merecen ser leídas para hacer una profunda reflexión acerca del mundo que nos rodea, son letras que están cargadas de paz y pensamiento dos elementos que debemos tomar a consideración ya sea para nuestro estado Aguascalientes, para México o para el mundo que nos rodea. Espero que esta colaboración te haya gustado estimado lector, pero sobre todo que haya traído reflexión para ti.

TAMBIÉN TENEMOS que tomar en cuenta que estas palabras sirven no solo para la guerra sino para toda aquella problemática que enfrentamos, en nuestra sociedad y para los jóvenes es muy bueno leer a Camus y otros autores que nos brindan valores para enfrentar conflictos día a día.

*Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.
Correo: spawn55.com@gmail.com

Anuncios

Del futuro, pasado, y otras reflexiones…

La cuestión a la que invariablemente todos nos enfrentamos, es decidir cuál es camino correcto a seguir en nuestro presente. Es una cuestión que implica miles de problemáticas diferentes, desde decidir entre el concepto de bien y mal, de incorrecto o incorrecto, es a la vez agradar o no agradar a los que nos rodean, a nuestros seres queridos, a los que nos odian… en fin la palabrería que aquí expongo no pretende ser un pensamiento bonito o una reflexión, la cual ilumine y cambie la vida de alguien; no, de hecho solo es un montón de percepciones personales y conceptos, los cuales no pretenden ser verdad para todos.

    Para que preocuparnos de nuestro camino, de nuestro presente, de nuestro futuro; mientras más nos detenemos a pensar en lo que haremos, más se nos esfuma la vida de nuestras manos, tal vez debemos caer en la cuenta de que el camino a seguir no depende de los demás o de las palabras bonitas y cursilerias que otros nos pueden brindar; nuestro camino se basa en las metas que nos hemos fijado y en nuestra obligación de conseguirlos por nosotros mismos; aquello que los demás nos puedan decir ya lo sabemos y esta dentro de nosotros, en serio es una verdadera pena que los demás nos lo tengan que decir.

    Hay otro factor que no debemos olvidar nunca, el cual es, el pasado; nos enfocamos tanto en pensar en nuestro futuro que olvidamos el papel del pasado, como pieza importante para comprender el presente que estamos viviendo; lo admito la frase tan aparentemente cursi y boba que nos indica que “el presente no se puede entender sino observamos el pasado primero”, pues no esta tan lejos de la verdad como puede parecer; el pasado es aquel que nos muestra los errores pasados, los hechos que ocurrieron, aquellos que debe de repetir, y sobre todo lo que no volvemos realizar nuevamente. De esta manera siempre que nos encontremos en aquella disyuntiva que nos obliga a decidir sobre algún camino siempre debemos recordar ese elemento que se llama pasado.

    Nuestro futuro puede variar de mil formas, sin embargo todo esta en función de las acciones que realizamos, suena lógico pero en la realidad suele ser difícil de entender; claro que lo que esta aquí escrito es solo una opinión personal no es de ninguna manera el intento patético de cambiar tú destino con palabras bonitas, esté, esta en tus manos, solo en las tuyas, y solo tú sabes como enfrentar los problemas, suena raro pero es cierto, solo tu tienes el conocimiento de lo que debes hacer y no es necesario que alguien más te lo recuerde. Solo como consejo y nada más; procura alejarte de toda aquel circulo patético que se llama superación personal…