Archivo del sitio

Una Reflexión Para la paz en las Letras de Albert Camus.

Historia en Letras.

Una Reflexión Para la paz en las Letras de Albert Camus

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

Albert Camus

Albert Camus

 “CUALQUIER CIUDAD de mediana importancia puede ser arrasada por una bomba del tamaño de una pelota de futbol. La civilización mecánica acaba de alcanzar su último grado de salvajismo. Ya se respiraba con dificultad en un mundo torturado. Y he aquí que se nos ofrece una nueva angustia… Nos rehusamos a sacar de tan grave noticia otra conclusión que no sea la decisión de abogar más enérgicamente aun en favor de una verdadera sociedad internacional, en la que las grandes potencias no tengan derechos superiores a los de las pequeñas y medianas naciones, en que la guerra no dependa más de los apetitos o de las doctrinas de tal o cual estado.”

-Albert Camus

ESTAS PALABRAS fueron escritas por Albert Camus el 8 de agosto de 1945, justo un día después de que fuera arrojada la primera bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima. Mientras el mundo entero se alegraba por la rendición de Japón y el termino de la guerra a costa de la muerte de miles de personas civiles y la destrucción de una ciudad entera. La justificación oficial fue que la bomba era necesaria para resguardar las vidas que se hubieran perdido si continuaba más meses la guerra y se invadía Japón. Pero a pesar de esto, el desastre de Hiroshima y de Nagasaki siguen vigentes y no bastó para detener la ola de conflictos bélicos.

LAS PALABRAS de Camus llegan un día después de la catástrofe de Hiroshima, en medio de la euforia generalizada, su pensamiento sirvió como prueba de que no todo mundo había sido cegado por una victoria a costa de la masacre humana. En la actualidad sus palabras aún tienen la misma vigencia y aún son motivo de reflexión para las nuevas generaciones, jóvenes que crecen encendiendo las noticias y enterándose de todas aquellas guerras y problemas que aquejan el planeta. No todo se resuelve por medio de la muerte y sufrimiento ajeno, eso debemos entenderlo.

CAMUS NACIÓ en la Argelia francesa en 1913, dedicó su vida a las letras y a la filosofía. En 1957 le fue otorgado el premio Nobel de literatura. Muchos de sus escritos abordaban precisamente las diferentes problemáticas que atacaban al hombre contemporáneo. Durante la Segunda Guerra Mundial formó parte activa de la resistencia francesa en contra de la ocupación alemana por lo que conocía a fondo este conflicto. Murió en el año de 1960 en Francia.

CUANDO EL filósofo publicó estas palabras había pasado tan solo unas horas de la bomba que destruyó Hiroshima sin saber que unas horas más tarde (9 de agosto) una segunda bomba caería sobre la ciudad de Nagasaki, dejando de nueva cuenta miles de muertos y la destrucción de la ciudad. El asunto no termino aquí, la radiación producto de las bombas fue una consecuencia que recayó durante las décadas posteriores en la población de estas dos ciudades japonesas, incluso hoy en día no se tiene calculado con exactitud el número de víctimas.

LAS PALABRAS de Camus merecen ser leídas para hacer una profunda reflexión acerca del mundo que nos rodea, son letras que están cargadas de paz y pensamiento dos elementos que debemos tomar a consideración ya sea para nuestro estado Aguascalientes, para México o para el mundo que nos rodea. Espero que esta colaboración te haya gustado estimado lector, pero sobre todo que haya traído reflexión para ti.

TAMBIÉN TENEMOS que tomar en cuenta que estas palabras sirven no solo para la guerra sino para toda aquella problemática que enfrentamos, en nuestra sociedad y para los jóvenes es muy bueno leer a Camus y otros autores que nos brindan valores para enfrentar conflictos día a día.

*Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.
Correo: spawn55.com@gmail.com

Anuncios

El Largo Viaje del Petirrojo.

Entre Letras.

El Largo Viaje del Petirrojo

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

Petirrojo y castaño de indias II, de Charlotte Adde

Petirrojo y castaño de indias II, de Charlotte Adde

EL DÍA estaba llegando a su apogeo mientras el viento mecía las ramas de aquellos grandes castaños y robles. El silencio daba una tranquilidad especial a aquel pequeño lugar apartado donde el hombre nunca imponía su presencia. Las nubes se desplazaban con gran velocidad en ellas se alcanzaba a ver una cierta oscuridad que presagiaba la llegada del agua.

EN UN RIACHUELO cercano y rodeado de grandes árboles, un petirrojo se afanaba en beber un poco de agua, estaba cansado de tanto volar, de tanto buscar, aunque lo que más le preocupaba era esa búsqueda sin sentido, sin saber a ciencia cierta qué es lo que esperaba descubrir.

NO RECORDABA cuánto tiempo había surcado entre las nubes, sólo tenía presente que habían pasado muchos días y noches desde que abandonó el nido de sus padres, y en ese momento es cuando volvía a surgir la misma pregunta que inundaba su corazón; había salido en busca de algo, lo había abandonado todo, pero aún no sabía de qué se trataba.

EN SU VIAJE había descubierto cosas increíbles. En alguna ocasión al volar bajo pudo observar un gigantesco monstruo que se abría paso en medio del bosque, parecía una larga serpiente y de sus fauces arrojaba una gran cantidad de humo, ese estruendo siempre iba a resonar en su cabeza toda su vida. En otro momento visitó aquel gran lugar donde habitaba el llamado ser humano, no tardó mucho en agotarse de ver tanto ajetreo y movimiento, prefería por mucho la calma de los bosques y campos.

MIENTRAS MEDITABA en esto se posó en la rama de un viejo roble, estaba agotado, pero además había visto caer las primeras gotas de lluvia, en un momento de su viaje había intentado atravesar una densa tormenta, pero su búsqueda y su vida casi terminaban en ese instante, por eso decidió en esta ocasión descansar un rato y aguardar el término de la precipitación. Pasó casi toda la tarde sin que se detuviera la lluvia, pero antes del atardecer al fin dejó de caer agua; la pradera y vegetación estaban llenas de brisa, el petirrojo pensó en continuar su trayecto, pero se percató de que la noche estaba a punto de hacer su arribo.

LA NOCHE era algo que imponía respeto y temor a su ser, cuando volaba en medio de la oscuridad podía percibir a todas esas criaturas que deambulaban a la espera de su presa, pero a la vez cuando descansaba en alguna rama en medio de la noche sentía la protección y la maravilla de las estrellas. Ahora lo único que importaba era dormir un poco, descansar algo antes de partir nuevamente en la mañana. El cansancio poco a poco fue haciendo efecto, nuestra querida ave cayó en un profundo sueño.

A LA LLEGADA del día, la brisa lo seguía cubriendo todo, era una mañana despejada con muy pocas nubes en el horizonte, nuestro amigo emprendió el vuelo buscando aquello que aún no conocía. Los días de intensa lluvia habían llenado de verde todos los campos, además los ríos corrían con más intensidad. De todos estos cambios el petirrojo se había dado cuenta, también había notado que cada día crecía más, ya no era el mismo pequeño que había estado en ese nido junto a sus padres; ahora recorría el mundo por sí mismo, todo se encontraba bajo sus alas, podía ir a cualquier lugar que él quisiera.

TODO ESTE largo viaje lo había ayudado a conocerse a sí mismo, conocer todo aquello de lo que es capaz de hacer, de hasta dónde puede volar, y descubrió que el límite tan sólo lo imponía él mismo. Bajó cuando era mediodía a buscar algún alimento, en el suelo, bajo las cortezas de los árboles y bajo la sombra descubrió que había más como él y otras aves de distintos colores y tipos, no todas eran tan amables como esperaba, pero así tuvo más conocimiento de todo lo que le rodeaba.

OTRO RECUERDO grato de esta larga odisea eran los atardeceres. Muchas ocasiones se descubría observando cómo la luz iba cambiando su tonalidad a su alrededor, todo el horizonte reflejaba un color dorado, y ésta era su hora preferida para mantener su vuelo. Después al caer la noche su atención se centraba en encontrar algún lugar para descansar, esto bajo el brillo temprano de las constelaciones que siempre parecían proteger su actuar.

LOS DÍAS y las semanas iban pasando y él aún no descubría aquello que anhelaba tanto, la desesperación apareció en sus alas y se traducía en un batir cada vez más rápido. Cómo podía simplemente conocer y saber tanto sin encontrarse con todo lo que quería.

CADA DÍA que pasaba se detenía a pensar en esta situación. Sus lugares favoritos eran aquellos apartados y solitarios donde ni el viento podía interrumpir sus reflexiones. Uno de esos tantos días un humo que ascendía a los cielos llamó su atención; se posó en una rama cercana y descubrió la cabaña de un hombre solitario, éste parecía ser muy viejo ya que se desplazaba con mucha dificultad, aquel viejo sostenía una canción e interpretaba canciones agradables a la naturaleza. En ese momento el petirrojo entendió al ritmo de las melodías que su búsqueda había hecho efecto mucho tiempo antes, el tiempo le había dado sabiduría y conocimiento del mundo, y eso es todo lo que su ser había buscado desde el principio.

Enlace en Página 24:

http://pagina24.com.mx/2017/09/17/columnas/entre-letras-21/

Alí Primera, Canciones Para el Combate y la Justicia.

Historia en Letras.

Alí Primera, Canciones Para el Combate y la Justicia

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

Alí Primera

Alí Primera

“Canta, ¡canta compañero!, que tu voz sea disparo, que con las manos del pueblo no habrá canto desarmado…”
Alí Primera.

QUÉ TAL estimado lector, en el siguiente espacio hablaremos de uno de los personajes más emblemáticos de la canción latinoamericana, nos referimos al cantante venezolano Alí Primera, quien nació el 31 de octubre de 1941. Además de desempeñarse como cantautor, Primera también fue poeta, activista político y militante comunista. El periodo de su actividad se da en la década de los setenta, justo después de que Fidel Castro toma el poder en Cuba y Salvador Allende gana las elecciones en Chile, etapa en que el comunismo tiene una gran repercusión en Latinoamérica.

DESDE SU juventud Alí Primera tuvo una fuerte atracción hacia el comunismo y en 1969 que se establece en Rumania para estudiar una ingeniería enfocada en el estudio del petróleo. Su estancia en este país se alargó hasta 1973, año en que deja sus estudios para regresar a Venezuela, ya que no estaba dispuesto a entregar el fruto de su trabajo a las grandes compañías petroleras. (1)

DE VUELTA en su país natal comienza su carrera como cantante y como activista político. Fue integrante activo del Partido Comunista de Venezuela, sus canciones siempre estuvieron orientadas a la lucha social, la protesta y el comunismo siendo uno de los sellos que caracterizaron su trayectoria como artista.

PRIMERA CONOCIÓ en 1977 a Pablo Milanés y Silvio Rodríguez durante un viaje que realizó a Cuba, éstos eran representantes de la Nueva trova cubana, Alí sintió que la música de estos dos trovadores iba más enfocada a la poesía a diferencia de la suya que era más agitadora, rebelde y de protesta. Editó más de 10 discos de estudio, siendo en 1976 cuando tuvo su salto mediático a las radios de Venezuela y el resto del mundo.

SU CARRERA está plagada de grandes canciones, y si es intención tuya estimado lector escuchar algo de sus creaciones puedes comenzar por “Techos de cartón”, “Tin marin”, “Abrebrecha”, “La patria es del hombre”, “canción mansa para un pueblo bravo”. Su obra es considerada patrimonio cultural de Venezuela por lo que vale mucho la pena acercarse a la obra de este gran autor.

LA MUERTE de Alí Primera se da de manera temprana, el 16 de febrero de 1985. El cantante muere debido a un accidente de automóvil. Su partida llega justo en el momento que preparaba un nuevo proyecto musical en donde combinaría canciones ya conocidas con nuevos ritmos que nunca había utilizado; su legado musical sigue vigente en la memoria de los venezolanos y se volvieron estandartes de la izquierda venezolana. (2)

SU MÚSICA fue utilizada por el régimen de Hugo Chávez para legitimar su régimen y su ideología, por lo que en la actualidad es muy común que se asocien las canciones de Alí con el chavismo, sin embargo, debemos considerar que la trayectoria de este cantante se da en un contexto diferente, en el sentido de que se da con el surgimiento de un comunismo más activo en América Latina y no tanto apoyando algún movimiento en específico, más aún, debemos considerar la obra de Primera como algo universal y como una enseñanza para Latinoamérica.

EN ESTE presente donde los ojos del mundo están puestos en la situación que se vive en Venezuela es bueno acercarse a la ideología de sus personajes, de su cultura. En el caso de Alí Primera su obra nos enseña el valor del combate, de la justicia, y de la lucha, algo que quedó muy vigente en la memoria del venezolano, no importa de qué lado se esté, la obra de Alí es universal, inculca la actividad social a cualquier persona sin importar su ideología. La música de este autor también puede cruzar fronteras y el poder escucharlo nos puede dejar grandes enseñanzas y buenas lecciones para nuestra vida social.

Notas

1. http://noticiaaldia.com/2016/10/ali-primera-el-cantor-del-pueblo-historia-de-un-legado-perfilvideo/, consultado el 20 de agosto del 2017.
2. http://www.radiomundial.com.ve/article/canciones-de-al%C3%AD-primera-encienden-el-coraz%C3%B3n-del-pueblo-75-a%C3%B1os-de-su-natalicio, consultado el 21 de agosto del 2017.

Historiador, escritor y columnista, egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes

Link: http://pagina24.com.mx/2017/08/23/columnas/historia-en-letras-3/

Gus y las Estrellas.

Entre Letras.

Gus y las Estrellas

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

“Aquellas constelaciones, aquellos astros, por siglos han dado consuelo y acompañamiento al hombre, por qué no poder tocarlas o viajar hasta ellas”

“Aquellas constelaciones, aquellos astros, por siglos han dado consuelo y acompañamiento al hombre, por qué no poder tocarlas o viajar hasta ellas”

“La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante.”
Jaime Sabines

EN UNA noche llena de estrellas el pequeño niño miraba con dirección a la luna, observaba la luz penetrante del ancestral satélite de la tierra. Ya era casi media noche, una hora inusual para que un niño estuviera fuera de la cama, pero eso a él no le importaba, él sólo pensaba en constelaciones y astros.

DESDE QUE tenía uso de razón, Gus siempre sintió fascinación por el cielo y las estrellas, cuando en la escuela mencionaron lo que era un astronauta se dijo así mismo que eso sería de grande. Conforme sus padres discutían cada vez más, Gus lamentaba no poder crecer lo suficientemente rápido para poder cumplir su objetivo de ser astronauta.

AQUELLAS CONSTELACIONES, aquellos astros, por siglos han dado consuelo y acompañamiento al hombre, por qué no poder tocarlas o viajar hasta ellas. Cada noche estos pensamientos inundaban la mente de Gus, no le importaba lo que ocurriera a su alrededor, él tenía el consuelo de su cielo estrellado al que podía viajar al menos en su imaginación en cualquier oportunidad.

UNA DE tantas noches al asomarse por su ventana, Gus vio algo que no podía creer, en el patio de su casa había un hombre con traje de astronauta que saludaba con dirección a su ventana, más que miedo el niño fue presa de una enorme curiosidad por lo que rápidamente bajó de su casa quedando frente a aquel misterioso individuo. Resultaba que el hombre del traje se llamaba Max y venía por el pequeño para explorar en aquel preciso momento la superficie de la luna.

A DIFERENCIA de lo que podríamos pensar el viaje no sería en cohete, sino que Max había atado una enorme cuerda en algún punto de la luna y el otro extremo colgaba justo de su mano cuando se la mostró a Gus. El ascenso fue rápido el niño ya portaba su traje espacial y poco a poco sentía el vacío del espacio que a la vez lo inundaba todo, su corazón latía con cada vez más fuerza debido a la emoción de cumplir un sueño tan pronto.

AL LLEGAR ambos a la luna no se sentía ningún tipo de cansancio; al posar su vista hacia la tierra, el niño pudo percatarse de la belleza de ésta, por otro lado, la cercanía del espacio era algo increíble, las estrellas se sentían al alcance de la mano, sólo en aquel momento Gus pudo olvidar todos los problemas que había en su casa.

LA SUPERFICIE de plata de la luna era algo maravilloso, el suelo lunar era muy suave al tacto, además uno podía dar grandes saltos y recorrer grandes distancias al mismo tiempo. Se puede decir que esa noche fue algo espectacular para el pequeño con Max compartió la merienda y juntos recorrieron gran parte del satélite de la tierra. El traje espacial era algo que le encantaba al niño, nunca pensó que podría usar uno antes de crecer.

PERO TODO lo que comienza tiene que terminar, y a la noche siempre le sigue un amanecer, antes de que éste llegara Max se despidió de Gus agradeciéndole su compañía y los recorridos que dieron juntos, el pequeño preguntó si regresaría aquella noche, pero el hombre espacial sólo contestó que eso no podía saberlo. A los primeros rayos de la mañana los dos estaban pisando el suelo de la tierra bajando de aquella delgada cuerda, al entrar el niño en su habitación volteó al exterior y sólo vio una cuerda colgando del cielo a la tierra, eso fue lo último que vio antes de quedarse dormido.

AL DESPERTAR sentía hambre por la luz del exterior se dio cuenta que ya era más de mediodía, al bajar a la cocina ésta estaba vacía sólo quedaban las tazas de café que sus padres habían usado en la mañana. Se preguntaba a sí mismo si todo había sido tan sólo un sueño, uno muy real, Gus esperó con ansias la llegada de la noche, pero cuando ésta llegó y miró hacia las estrellas no había nada particularmente extraño por lo que decidió irse a la cama, antes de apartarse de la ventana miró hacia el patio para distinguir entre la luz de las estrellas una delgada cuerda.

* Historiador, escritor y fotógrafo, egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

http://pagina24.com.mx/2017/08/15/columnas/entre-letras-19/

 

Los Primeros Conflictos Laborales en el Ferrocarril Mexicano.

Historia en Letras.

Los Primeros Conflictos Laborales en el Ferrocarril Mexicano

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

Trabajadores ferrocarrileros de Aguascalientes (Foto: Archivo Histórico del Estado de Aguascalientes/aguascalientes.gob.mx)

Trabajadores ferrocarrileros de Aguascalientes (Foto: Archivo Histórico del Estado de Aguascalientes/aguascalientes.gob.mx)

La vida trae nuevos viajes, nuevos pasajeros.
Gracias Sofía Flores Gutiérrez.

PARA DAR inicio mi participación en este proyecto de “Historia en letras”, quisiera abordar el tema de los primeros conflictos de trabajadores ferrocarrileros que existieron durante el Porfiriato y la instalación de la red ferroviaria en México. En un inicio y anterior a la creación de Ferrocarriles Nacionales de México (1907-1908) la realización y operación de este transporte corría a cargo de distintas empresas, casi todas de origen extranjero. En Aguascalientes la empresa que se encargó de la construcción de la estación y los talleres fue la Compañía del Ferrocarril Central Mexicano, que tenía su origen en capital estadounidense, ésta misma operó en distintos puntos del país, aunque existían más empresas que se encargaron de tender las vías de hierro por ciudades y poblados de la nación.

EL PRIMER ejemplo que se ve acerca de inconformidad en los trabajadores del ferrocarril se da en Aguascalientes entre el año de 1904 y 1906. En la ciudad aguascalentense se establecen los Talleres Generales de Construcción y Reparación de Máquinas y Material Rodante de la Compañía del Ferrocarril Central Mexicano, que fueron terminados de construir en el año de 1903, generando más de mil empleos. Después de un año los primeros conflictos aparecieron entre los trabajadores que desempeñaban distintos puestos tanto en el taller como en la operación de las locomotoras, éstas tenían que ver sobre todo con los bajos sueldos y la cantidad de horas laborales. En una primera instancia expusieron esta situación ante el gobernador Alejandro Vázquez del Mercado, quien, entre otras cosas, se comprometió a construir una colonia contigua a los talleres para que los obreros pudieran adquirir viviendas. (1)

A PESAR de estas medidas las inconformidades continuaron hasta que en 1906 los obreros de los talleres se fueron a paro de labores. En esta ocasión una de las principales peticiones es que el sueldo de los mecánicos mexicanos se igualara al de los trabajadores extranjeros, que en su mayoría eran norteamericanos. La situación fue llevada hasta el presidente de la República Porfirio Díaz, quien hizo negociaciones con el Central para que se igualara el sueldo de los trabajadores, dando por terminada de forma momentánea los conflictos laborales en Aguascalientes.

NUESTRO SEGUNDO ejemplo se desarrolla en la construcción de la línea del Ferrocarril Nacional de Tehuantepec que, inaugurada en 1907, estaba a cargo de la compañía de origen británico Pearson and Son Limited. En abril de 1903 los distintos mecánicos y fogoneros del taller de Rincón Antonio, en Oaxaca y los trabajadores y mecánicos de la estación de Coatzacoalcos, Veracruz, se declaran en paro de labores y huelga debido a que la empresa inglesa bajó los sueldos de los mecánicos y aumentó las horas laborales. Lo que se destaca de esta huelga además de ser una de las primeras en el ámbito ferroviario, fue la forma en que se resolvió. Ya que en esta ocasión la empresa optó por despedir a los empleados que apoyaban el paro. (2)

EN LA HUELGA de Tehuantepec de 1903 no hubo repercusión del conflicto en la empresa, las autoridades de Oaxaca y los jefes políticos de dichas zonas declararon su desconocimiento de cualquier huelga o conflicto. Pearson por medio de comunicados oficiales negó cualquier problema entre los empleados de sus talleres. En total la huelga en esta zona duró 14 días y terminó de manera desfavorable para los ferrocarrileros que exigían sus derechos.

EN ESTE caso se destaca la unión que hubo entre los diferentes trabajadores, tanto de los talleres como de las estaciones. Sus dos puntos más importantes fueron Coatzacoalcos y Rincón Antonio. A pesar de que no concluyó de manera positiva para los empleados la huelga de Tehuantepec es uno de los primeros conflictos que surgen entre los trabajadores ferrocarrileros del país para exigir una mejora de sueldos y el fin de los abusos laborales.

ASÍ COMO estos dos ejemplos también podemos percibir movimientos por igualdad de derechos en San Luis Potosí, Puebla, la Ciudad de México, entre otros estados donde operaban las distintas empresas de origen extranjero que controlaban las vías de hierro. En este caso se usaron sólo dos pequeños ejemplos de estos sucesos. En el caso de Aguascalientes la prensa sí hace un seguimiento y mención de lo que se desarrolla en sus talleres con sus trabajadores, así como la resolución del conflicto, (3) en cambio, en la huelga de Tehuantepec no se hace ninguna referencia a este conflicto mediante los periódicos.

RESULTA INTERESANTE observar como en los dos conflictos mencionados los resultados fueron distintos, en el caso de la problemática de los talleres de Aguascalientes la situación se resolvió de manera favorable para los trabajadores. En el conflicto de la línea de Tehuantepec la situación terminó con el despido de los empleados. En este caso los hechos que se dan en Aguascalientes son un poco posteriores que, en Oaxaca y Veracruz, por lo que sería bueno analizar qué cambio se da en la respuesta oficial ante estos conflictos durante el lapso de estos dos o tres años. Una observación importante es también que la mayoría de los estudios históricos que dan sobre el ferrocarril y sus trabajadores se hace durante la etapa de Ferrocarriles Nacionales de México, hace falta más análisis sobre la etapa que da origen a las redes ferroviarias del país en el periodo anterior a 1910.

Notas

Sánchez Villegas, Carlos Alberto, La llegada del ferrocarril a Aguascalientes y San Luis Potosí 1880-1908. Historia comparada. (2016) Tesis de licenciatura, Universidad Autónoma de Aguascalientes. P.52.

Sedano Ortega, Mauricio, “Los trabajadores del ferrocarril de Tehuantepec y la huelga “olvidada” de Rincón Antonio (1903), en Secuencia. Revista de historia y ciencias sociales, núm. 96, septiembre-diciembre 2016, pp. 142-166.

El Republicano, 23 de septiembre de 1906.

Historiador, columnista, escritor y fotógrafo. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Publicado en Página 24: http://pagina24.com.mx/2017/07/25/columnas/historia-en-letras-2/

Crónica de un hospital.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas*

“La soledad y la tristeza son el pan de cada día”.

Llueve sobre aquella ventana, los relámpagos dejan sentir su pesado estruendo; solo el alma solitaria entiende la belleza de aquel espectáculo. Para alguien que lleva días en el hospital aquel panorama es sorprendente, cargado de recuerdos, como aquel día que la llevo a su casa n su motocicleta mientras llovía. Al mismo tiempo que esto cruza por su mente afuera el agua cae con más intensidad.

doctors-hospital-design-facebookJumbo (1)

     En el exterior el mundo gira y transcurre en total normalidad olvidándose de todos aquellos que por alguna razón pasan sus días en las camas de un hospital. Graves o no, hay una tristeza que va envolviendo todo, tanto a pacientes como a familiares. A decir verdad, hay otros sentimientos que se entremezclan junto con la tristeza, como la angustia, desesperación, abandono; si uno quiere encontrarse con todo esto basta con asomarse a la habitación de un nosocomio.

     Mientras pienso en todo esto aguardó la visita de ella, es de las únicas cosas que me dan consuelo junto con mi familia. Su plática y sus hermosos ojos hacen perfecta armonía, dan alegría a estos días de estaría sombría.

     He tenido que cambiar mi habitual taza de café por vasos de agua y té, eso no tiene nada de divertido, pero todo sea por el bienestar de uno. Las horas en cama solitarias, le dan a uno muchas cosas que pensar, sobre la vida misma y sobre el olvido en que la sociedad tiene a todos aquellos enfermos, en fin, creó que no tomar café me hace delirar demasiado.

      Hay cosas que lo unen a uno a otros seres humanos, accidentes también como en mi caso que dejó una tibia rota y más de una semana hospitalizado, pero definitivamente tengo como una gran ganancia que todo esto me ha unido más a ella, discutimos de cualquier cosa, pero ese es el sentido de estar con alguien, disfrutar hasta las riñas.

     La estaría en un lugar así es difícil, aunque uno no este grave la muerte asecha siempre en los alrededores y la pena lo embarga a uno de ver a otros en situaciones más críticas, al menos yo tengo el privilegio de estar junto a una ventana. Las agujas son el pan de cada día, piquetes por aquí y por allá, ya hasta estoy superando mi pánico a las inyecciones, tengo que hacerlo hay otros que la están pasando peor.

      En fin, el día de mi operación se acerca, el nerviosismo no es tanto, solo tal vez un poco de miedo a la anestesia, pero en general es una intervención de carácter sencillo, porqué se me ocurrió esto querido lector, tal vez sea por la soledad que se siente en este tipo de lugares, una estancia que pocas veces tenemos oportunidad de vivir. Ahora solo pido por todos aquellos que tienen que pasar días en un nosocomio, por su recuperación y para que no tengan una estancia prolongada.

*Historiador, escritor y columnista, egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Una Fotografía de su Mirada.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Una Fotografía de su Mirada

Pintura de Ivan Alifan

Pintura de Ivan Alifan

Tus ojos tienen la maravilla del café impregnados,
El aroma, la facultad de capturar la esencia de otra alma,
Eres la mujer que refleja el grano del café, eres quien
Captura todos los instantes en una mirada.

LOS RAYOS del Sol pegaban aquella tarde con gran intensidad sobre la plaza de la Revolución, Emilio sentado en aquella banca se entretenía en intentar encender aquella vieja cámara que lo acompañaba desde hace dos semanas a todas partes; había encontrado aquel artefacto en un bazar y tardó un poco más de dos meses en reunir el dinero suficiente para comprarlo.

EL PRIMER intento para hacer funcionar su cámara era esa misma tarde en aquella plaza, y no es que no existan suficientes fotografías del “Che” ya, pero esa imagen, ese espacio siempre lo había atraído de una manera casi mística, ¡Por fin! Después de dos horas de intentos aquel viejo aparato con la palabra Nikon casi diluida por el tiempo tomo la primera foto, un momento que, aunque pareciese sencillo quedó marcado por siempre en su alma, en la memoria de un muchacho que sólo quiere guardar para sí cualquier instante, persona o lugar.

AFUERA DE su nuevo mundo de fotografías de y capturas su mundo y el de su familia se concentra en el café, en la recolección del fruto del cafetal, en el tostado y trasformación de aquel misterioso grano; todos los días con la llegada del rocío matutino el aroma del café recién hecho inundaba las habitaciones de su casa, ese espacio esa actividad también se hizo blanco del flash de sus capturas, había demasiada belleza demasiado misticismo en aquel fruto, en aquella bebida como para dejarla pasar así nomás.

EMILIO NO sabía cuándo había nacido en él aquella inquietud de poder capturar los momentos con aquella herramienta, no lo entendía, pero cuando observó aquella cámara en aquel bazar pudo entender que la tenía que obtener a como diera lugar, siempre había observado con cierta curiosidad todas aquellas fotografías familiares que adornaban su casa, siempre deseo capturar para una eternidad cada instante.

A PARTIR de ese momento los días trascurrieron entre jardines. Plazas, blancas, todo lo que era aquella Habana Vieja; los olores y encantos del café entre mezclados con una rumba, con la mugía de un mojito, y la riqueza de un pueblo con miles de ideales y sueños. Todo aquello que era lo cotidiano se volvió la inspiración de sus fotografías.

UNA DE tantas tardes la encontró a ella, a la luz del día los ojos de aquella mujer reflejaban la intensidad del grano de café; la descubrió con una leve sonrisa que regalaba a quien se le acercara, pero a la vez había una tristeza profunda que sólo reservaba para sí misma y para la locura que se guardaba en su cabeza y su pensamiento.

CAPTURAR SU sonrisa, preservar cada centímetro de aquella piel morena en una imagen, era como realizar la más bella de las pinturas, él había descubierto una nueva manera de hacer arte. Ella en sí misma era un todo, arte y belleza en toda la extensión que se filtraba más allá de la intimidad donde ella explotaba y dejaba el alma completa, sinfonía de café en cada poro, en cada pequeño espacio de su cuerpo.

ENTRE CAPTURAS y fotografías ella pregonaba su libertad, su derecho a vivir, aunque por dentro las cadenas y los grilletes fueran tan pesados. Se negaba a quedarse, se negaba a atarse a otro corazón, una tarde llegó entre resplandores otra tarde se marchó dejando vacío y noche, tanto deseaba la libertad que nunca se dio cuenta que jamás sería tan libre como cuando estaba con él.

EL MUNDO siguió girando entre nuevas fotos, lugares, nuevas personas, ojos que reflejaban distintos colores, distintos sentimientos, cada uno de ellos con un esplendor diferente y único. La vida sigue su curso y no puede detenerse y el universo siempre ofrece nuevas imágenes, nuevas maravillas, cada nuevo día explotaba entre ideologías y revoluciones, entre bullicio y café, cada día traía un nuevo recorrido, uno que mostraba a partir de fotografías la manera en que se tenía que seguir respirando, la manera en que uno tenía que seguir viviendo, y esto realmente no era para nada malo, el conocimiento hacía su arribo con cada nuevo despertar.

Y, SIN embargo, a pesar de tantas cosas buenas, cada noche el recuerdo lo asaltaba, aquello que ya no estaba a su lado, unas manos, un rostro, cada uno de sus lunares, el punto exacto de cada uno de estos, y todas aquellas imágenes que almacenó de ella, sabía dentro de sí que nunca volvería a capturar algo tan bello, algo tan magnifico. La vida no acaba, claro, pero el vacío tampoco podía ocultarse.

UNA TARDE de otoño ella apareció en aquella banca, se sentó a su lado y lo volvió a mirar con aquellos ojos de café; comprendió que sus almas estaban atadas, aunque no pudieran estar siempre juntos, aunque todo sería un ir y venir solamente, él no sabía porque lo hacía ella, pero lo aceptó, siguió su vida capturando personas y momentos con aquella vieja Nikon, la siguió recibiendo en instantes con la esperanza de que algún día por fin se quedara, y el mundo continuó girando, la vida continuó su curso, la vieja Habana continuó con su bullicio.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso.

publicado en Página 24: http://pagina24.com.mx/2017/03/19/columnas/entre-letras-9/

The Times They are A-Changin’/Los Tiempos Están Cambiando.

The Times They are A-Changin’/Los Tiempos Están Cambiando.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

Venid escritores y críticos que profetizáis con vuestra pluma
y mantened los ojos bien abiertos, la ocasión no se repetirá,
y no habléis demasiado pronto pues la ruleta todavía está girando
y no ha nombrado quién es el elegido
porque los tiempos están cambiando.
Bob Dylan.

EN 1964 el mundo se encontraba entre dos conflictos de suma importancia, la Guerra de Vietnam (1955-1975) y la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. La Guerra Fría nunca enfrentó directamente a las dos potencias mencionadas, pero éstas influyeron en los diversos conflictos bélicos que se desarrollaron durante la segunda mitad del siglo XX, tal es el caso de Vietnam, Afganistán, Cuba, entre otras naciones.

EN MEDIO de la expectativa que generaba el ambiente de guerra alrededor del globo nace la canción de protesta y el rock, géneros que más que esperanza invitaba al público a reflexionar sobre la situación actual no sólo del planeta sino de su entorno, exponentes como Bob Dylan, The Doors, Creedence, Jimi Hendrix, entre muchos otros, dieron un vuelco en la forma de pensar de muchos jóvenes acerca de su presente y de lo que estaba mal en él. Esta música es parte de la contracultura y en parte se convierten en himnos de los diversos movimientos de protesta que se desarrollaron en la década de los 60. (1)

ES EN EL año de 1964 que sale a la luz el álbum de Dylan, The Times They Are a-Changin’, donde se encontraría la canción del mismo nombre, la mayoría de este disco se hallaba conformado por canciones de protesta y con alguna crítica de la situación del presente que se estaba viviendo en Estados Unidos y el mundo entero.

Una cantidad considerable de jóvenes estadounidenses se manifestaron contra la Guerra de Vietnam

Una cantidad considerable de jóvenes estadounidenses se manifestaron contra la Guerra de Vietnam

EN MUCHAS ocasiones diversas canciones sirven para representar alguna época, este caso la canción de Dylan, The Times They Are a-Changin’, es un emblema de la situación que se vivía en Estados Unidos a raíz de la Guerra de Vietnam, por supuesto que hay otros artistas que se hicieron sentir sobre el mismo tema, un caso sobresaliente es el de John Lennon, quien después tuvo problemas para obtener su residencia norteamericana debido a su actividad en contra de la guerra y a favor de la paz.

UNA INVITACIÓN a ver más allá de la guerra, una invitación a todo el mundo en general, a los escritores a los periodistas, políticos y a los padres de las nuevas generaciones para aceptar algo que ya es evidente “los tiempos están cambiando”, los problemas de aquel presente ya no se podían solucionar como en las anteriores generaciones y décadas, había que enfrentar los nuevos acontecimientos comenzando con aceptar que ya todo era diferente al pasado. Aquí es donde esta canción tiene relevancia, se convirtió en un símbolo de resistencia no sólo para la Guerra de Vietnam sino para todas las guerras siguientes al invitar al mundo a solucionar los problemas aceptando que todo había cambiado.

NUESTRO PRESENTE está lleno de conflictos y más recientemente la incertidumbre está reinando en las nuevas generaciones ante la amenaza de nuevos muros, de la discriminación, de los conflictos bélicos que envuelven Siria y otras partes del mundo; en nuestro país existe una problemática de violencia que no ha cesado en los últimos años. Por supuesto que hay cosas buenas, las redes sociales le han dado voz a todo mundo para expresarse; pero qué es lo que falta para combatir la incertidumbre, qué expresiones de la cultura y la sociedad nos pueden ayudar a enfrentar los retos de nuestro presente y hacernos entender que los tiempos han cambiado.

TAL VEZ la canción de Dylan sea un buen recordatorio de que los tiempos cambian, no sólo durante la Guerra Fría sino también en los tiempos actuales, “lo ahora presente más tarde será pasado, y el orden se desvanece rápidamente”. Es momento no sólo de recordar este tipo de letras, no por si merecen algún premio nobel, sino para adaptarlas al entorno que nos rodea ahora.

Notas

1. Landínez, González, Juan Pablo, “La influencia de la cultura rock sobre los movimientos de protesta gestado en la década de los sesenta en los Estados Unidos”, Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, Colombia, 2014, p. 53. Enlace web: http://repository.urosario.edu.co/bitstream/handle/10336/5121/80876358-2014.pdf?sequence=1 Consultado el 11 de diciembre del 2016.

* Historiador, columnista, fotógrafo y amante del café.

Un Tren, un Encuentro y una Taza de Café.

Entre Letras

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Un Tren, un Encuentro y una Taza de Café.

“...no quedaba más que comenzar una nueva vida, buscar un ideal, un horizonte, algo que nunca se había planteado sentir o pensar”

“…no quedaba más que comenzar una nueva vida, buscar un ideal, un horizonte, algo que nunca se había planteado sentir o pensar”

Nuevamente algo para ti Cecilia, a la espera de que el tren nos lleve a nuevos horizontes.

AQUELLA TARDE, un suceso algo raro para una tarde de mediados de noviembre. Por el ventanal de la estación las gotas de agua se hace hacen presente provocando los malabares de los vendedores que ofrecían sus productos a los pasajeros para salvar sus productos del agua. Él se encontraba sentado esperando el tren de las cinco de la tarde, el cual, por cierto, llevaba media hora de retraso; su destino eso aún no lo definía; cualquier lugar podría ser bueno para comenzar una nueva vida.

NO DEJABA nada en este lugar donde vivió toda su vida, sólo el dolor de haber perdido a sus padres y quedar completamente solo; era el menor de cuatro hermanos y el único que se había quedado a cuidar a sus padres en la vejez, pero ahora que ellos no estaban; no quedaba más que comenzar una nueva vida, buscar un ideal, un horizonte, algo que nunca se había planteado sentir o pensar.

POR ESO se encontraba sentado en aquella estación, aguardando un tren con destino a la frontera norte, a ciencia cierta no sabía cuál sería su destino tal vez el recorrido en aquella nueva tecnología lo definiría. La frontera resultaba tentadora a raíz de la llegada del monstruo de acero muchos viajaban hacia aquellos horizontes en busca de mayores oportunidades. La terminal de ferrocarril comenzó a retumbar, cada vez más cerca un silbato rompía el silencio, la locomotora anunciaba su llegada.

EL VIAJE en este transporte era novedoso y más para nuestro joven pasajero, quien nunca había salido de su pueblo, la vibración, el paso por los durmientes y los rieles, dejaban a cualquiera en un trance. Al poco tiempo del recorrido él se quedó totalmente dormido, al despertar un perfume ocupaba todo el entorno, una joven se había sentado a su lado y su presencia resultaba algo perturbadora para él, nunca se había sentido tan nervioso ante alguna persona; y su sonrisa, su sonrisa era tan encantadora que de repente se sintió invadido por una alegría poco común en su ser.

AL LADO de la joven el paisaje fue cambiando, de pronto el panorama tenía un color distinto, todo era más verde, todo tenía vida, por fin el destino ofrecía una esperanza en su vida futura, la incertidumbre quedaba relegada a un segundo plano. Durante todo su viaje nuestro joven amigo nunca intercambió palabra alguna con la bella mujer; su relación más cercana fue un par de sonrisas cruzadas durante todo el trayecto.

EL PANORAMA del alma puede cambiar en un segundo, en un trayecto incluso como es el caso de este joven, algunas veces hay algo después de la soledad, aunque sólo sea en casos especiales. Así prosiguió él todo el camino pensando en un futuro mejor mientras una sonrisa lo reconfortaba, él solo esperaba que aquel camino de hierro fuera interminable, aunque en ese caso no contaría con tanta suerte.

DESPUÉS DE un día interminable ella se bajó en una estación cerca de la frontera y él siguió con su camino hacia nuevos horizontes. Al bajar en la última estación ya cruzando la frontera se había esfumado el miedo, cruzó la primera calle, entró en una pequeña cafetería, tal vez el fondo negro de su taza daría más ideales y esperanzas a su vida.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso

Un Alivio Momentáneo Para la Soledad.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

* Un Alivio Momentáneo Para la Soledad

Mujer lectora, de Francine Van Hove

Mujer lectora, de Francine Van Hove

EL RELOJ marcaba las siete de la tarde y el cuarto le daba la bienvenida a los últimos rayos del sol, pensativa y sentada en su escritorio se iban sus minutos jugueteando con su taza de café, sólo el choque de la cuchara contra la cerámica llenaba de sonidos la habitación; un libro abierto asomaba algunos versos de Sabines, su poeta preferido. La idea se había esfumado por el día de hoy, mañana tal vez vuelva.

A VECES el proceso creativo es caprichoso, la idea viene y se deja ver, pero se esfuma cuando la quieres atrapar; así era la vida de ella, siempre al acecho de las ideas, de aquellas grandes chispas que se dejan ver tan sólo un instante, el problema no era vislumbrarlas, sino asentarlas en papel y tinta.

LA NOCHE es ahora la dueña del entorno, un Lucky se consume en el cenicero y ella se abstrae en amores lejanos, dueños de un pasado que a veces parece tan difuso; no pensamos en la juventud hasta que la vamos perdiendo, al igual que los amores no generan nostalgia hasta cuando ya no están.

SUS DÍAS transcurrían unos tras otros buscando la poesía en otros, sin darse cuenta que de ella emanan páginas enteras de versos, tan sólo el brillo de su piel bastaría para inspirar letras sin fin, en cada rincón de su cuerpo se percibe la sensualidad sin tocar, la belleza en su estado más puro.

MUJER DE cabellos oscuros y ojos cafés, para la firmeza de su piel los años no importan, para sus sentimientos sólo bastan los alivios cortos del café y el tabaco; su vida ha pasado mostrando sonrisas de felicidad al mundo cuando por dentro el dolor es dueño de su corazón, la soledad es fiel acompañante pero llega un punto en el que absorbe todo aquello bueno que uno tiene para dar a los demás.

CADA NOCHE su cama es testigo mudo del choque de su piel desnuda; único testimonio sin palabras de lo que cualquiera quisiera ser tan sólo vidente, y no es que se haya abandonado tan sólo así a su soledad, el ser busca siempre otro ente para compartir los días, el asunto es que no siempre los demás seres quieren un corazón para acoger, mientras tanto ella se encierra en sus esfuerzos, en su búsqueda, en martillar cada sentimiento en una página, tal vez así en cada párrafo encuentre el consuelo de quien se encuentra solo con sí mismo por siempre.

CADA CIERTO rato ella saca un cigarrillo y lo enciende se posa sobre la puerta que da a su jardín y contempla el infinito de luz que cae sobre el césped, sobre las plantas; escucha el cantar de aquellos pájaros ajenos a ella, y cae en la cuenta de que es ella y su pensamiento solamente, y que tal vez así sea siempre, a veces lo más hermoso no es entendido por los demás, día tras día la escena se repite, quedando sólo su silueta junto a la puerta.

VIVIMOS EN un mundo donde nos gustan las poesías y los versos alegres, los cantos, los bailes, las historias de soledad, de desencanto y tristeza no son tan frecuentes, tal vez porque en la mayoría de los casos no nos gusta que nos recuerden por lo que pasamos en carne propia. Mientras esta reflexión te hace pensar estimado lector aquella mujer vuelve a su estado rutinario frente a su escritorio, escribiendo, fumando, llorando, y tomando un café que se entremezcla con sus lágrimas; rayos de luz van y vienen, días van y vienen y nada cambia al nunca.

UNA IDEA se deja atrapar por aquella escritora, un alivio momentáneo para dejar sobre unas cuantas páginas, un alivio de momento para la amargura del corazón y para olvidar por unos minutos la visión de los amores lejanos que no dejan de acechar el ser.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso.