Archivo del sitio

El hombre del tiempo.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas.

Hombre y reloj, Federico Sequeira

Hombre y reloj, Federico Sequeira

Para Sofía Flores en un primer año juntos.

“La vida está llena de miseria, soledad y sufrimiento;
Y todo termina demasiado pronto”
-Woody Allen

MIENTRAS CAMINABA bajo los intensos rayos del Sol su reloj de bolsillo marcaba las tres, una hora muy inusual para estar fuera del hogar, más en el caso de él que vivía exiliado del mundo en su propia soledad. Pero que más podía hacer si necesitaba sus estampillas, sin ellas no podría mandar más cartas en tiempo y forma. Aunque el Sol generaba calor ya se sentían los primeros vientos helados que presagiaban un invierno temprano.

LA NAVIDAD y el final de año siempre representan fechas de unidad familiar, pero para él representaban fechas muy tristes y solitarias, llevaba cerca de 10 inviernos sin ver a alguno de sus hijos. Tenía tres y ninguno de ellos lo visitaba o llamaba, y mucho menos escribía. Tan solo tenía de ellos viejas direcciones en otras ciudades de las cuales no podía confirmar si sus hijos seguían viviendo ahí, ni siquiera un número telefónico dejaron tras su abandono.

EN LA SOLEDAD de su casa se sentaba y meditaba sobre su presente, él entendía que era la ley de la vida que los hijos tenían que irse algún día de casa, pero no comprendía porque sus hijos habían tomado esta ley tan en serio y lo habían dejado totalmente en el olvido, en la oscuridad. Económicamente no los necesitaba él podía valerse por sí mismo como lo había hecho toda su vida, pero el dolor de su ausencia le pesaba enormemente. Más en la época de navidad cuando todas las familias están unidas, había perdido a su esposa tan solo catorce años atrás y desde entonces sus hijos se fueron alejando cada vez más de él hasta que perdieron totalmente el contacto.

EL RELOJ de cuerda marcaba el paso en la habitación mientras él sacaba bolígrafo y papel para redactar como todos los días cartas para cada uno de sus hijos, en aquellos escritos no había reproche alguno, solo eran para reportar cada uno de los pormenores de su vida solitaria, para anunciarles el amor que sentía por ellos y la gran tristeza que sentía por no verlos. Como era costumbre las cartas se iban, pero nunca regresaba respuesta de ninguno de los tres destinatarios.

UNA VEZ terminado el ritual de las tardes de escritura, el viejo preparaba su taza de café para sentarse fuera de la puerta de su casa y observar la vida cotidiana de su barrio. El jugueteo de los niños, sus risas, su andar. A veces se preguntaba si él tenía nietos, cuantos años tendrían, como serían, tal vez un día lejano antes de su fin podría conocerlos.

LOS MINUTOS seguían muriendo en el reloj del viejo, mientras él comenzaba ahora el ritual de dormir, de pensar en sus hijos, de soñar con un rencuentro. Quién puede imaginar su dolor cuando lo ven con su caminar lento hacia el servicio postal a depositar sus cartas diarias, quién puede imaginar siquiera la soledad de un viejo y el dolor que genera el paso del segundero sobre aquellos minutos y horas.

* Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes

Anuncios

Enterrado por el Olvido: El Caso del Batallón de San Patricio en la Guerra Contra Estados Unidos de 1847.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Enterrado por el Olvido: El Caso del Batallón de San Patricio en la Guerra Contra Estados Unidos de 1847.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas.

Para mis hermanas: Damaris y Nataly.

“Irlanda por siempre”. (1)

EL SIGLO XIX mexicano estuvo marcado por diversos conflictos bélicos y políticos, tanto a nivel nacional como internacional. En este contexto tal vez el enfrentamiento con Estados Unidos en 1847 fue el que más hirió al naciente patriotismo mexicano, y el que dejó una profunda huella en México al tener que ceder los estados de Nuevo México y la Alta California.

LA HISTORIA oficial siempre nos ha enseñado a conmemorar la justa de los “niños” héroes que murieron defendiendo el Castillo de Chapultepec, el cual sería tomado finalmente por las tropas estadounidenses el 13 de septiembre, siendo la llave para que los norteamericanos entraran a la Ciudad de México dos días después, ya sin ninguna resistencia. Algo básico sobre los acontecimientos de 1847 es que hubo muchos acontecimientos en nuestra historia que son igual de relevantes que la Batalla de Chapultepec, y que han quedado olvidados y relegados de la historia oficial; uno de ellos es la defensa heroica de nuestro país por parte del Batallón de San Patricio, sobre el cual hablaremos hoy.

DE FORMA general debemos saber que el Batallón de San Patricio fue una unidad militar del ejército mexicano y estaba conformado por irlandeses desertores del ejército norteamericano; la mayoría de estos soldados profesaba la religión católica, y eran comandados por John Riley, (2) en sus filas se enrolaron entre 600 y 800 hombres y sirvieron al ejército mexicano en las principales batallas contra los norteamericanos. (3)

A LO LARGO de la historia las deserciones militares han sido frecuentes, pero a partir del siglo XIX son más raras, y mucho más raro es que el caso de estos irlandeses se haya dado en el seno del ejército norteamericano; raro porque siempre hemos tenido esa idea llena de mitos de que Estados Unidos se formó como una nación donde todos eran bien recibidos, tanto por sus ideologías como por su nacionalidad. La realidad era otra, los irlandeses que fueron llegando a los Estados Unidos se encontraron con un escenario en que eran juzgados de mala manera por su religión católica, ya que en Norteamérica dominaba el protestantismo; los irlandeses eran tratados como si fueran menos por los demás sectores de Norteamérica, siendo un factor importante para la deserción de los “San Patricios” en 1847 del ejército norteamericano. Además de la perspectiva de una guerra injusta contra un pueblo que también profesaba la religión católica como ellos. (4)

DE ESTA manera el Batallón de San Patricio tuvo su primera participación militar al lado del ejército mexicano, siendo apostado en el pueblo de Matamoros (5) donde ayudó a los mexicanos a bombardear a los norteamericanos, en estos momentos aún no se constituía en forma, pero para la Batalla de Monterrey (21 de septiembre de 1846) ya era un Batallón oficial. El grupo fue de suma importancia para las defensas mexicanas, participando en Batalla de la Angostura que se desarrolló el 23 de febrero de 1847, en la cual los mexicanos rápido valoraron las capacidades de estos irlandeses a los que llamaban San Patricios. En cuanto al nombre debemos recordar que San Patricio es el patrono de Irlanda, motivo por el cual escogieron este nombre.

Bandera del batallón de San Patricio: “Irlanda por Siempre”

Bandera del batallón de San Patricio: “Irlanda por Siempre”

EN UN PRIMER momento el Batallón de San Patricio fue un conjunto de artillería, pero después de la Batalla de la Angostura se cambió a infantería; a pesar de estos cambios la unidad siguió peleando con valentía hasta su última participación en la Batalla de Churubusco (20 de agosto de 1847), donde fue capturada por los estadounidenses; aquellos que formaban parte del ejército de Estados Unidos antes de la declaración de guerra fueron marcados con una “D” de desertores en la frente con hierro candente y azotados, mientras que aquellos que desertaron después de la declaración de guerra fueron ahorcados en masa como traidores. (6)

EL BATALLÓN de San Patricio es un caso único de la historia mexicana, de extranjeros dando su vida por una bandera ajena a la suya, la mexicana; es un hecho que transmite patriotismo, pero que ha quedado enterrado en el olvido de la historia oficial, tanto es así que casi no existe historiografía sobre el tema, y mucho menos historiadores mexicanos que se interesen en él, la mayoría de las fuentes que podemos encontrar son hechas por investigadores extranjeros; la lección tal vez es que hay muchos temas por abordar de manera profunda en la historia de México, y muchos acontecimientos que los mexicanos podemos encontrar en nuestro pasado dignos de hacer mención y recordar.

Notas

1. Frase inscrita en la bandera del Batallón de San Patricio.

2. Debido a la falta de fuentes biográficas sobre este personaje su apellido se ha escrito de diversas maneras, como “Rilley” o “O’Rilley”.

3. Ryal Miller, Robert, “Los San Patricios en la guerra de 1847”, Revista Historia Mexicana, El Colegio de México, v. 47, Número 2,  Octubre- Diciembre 1997, pp. 345-385.

4. Kenneth, C. Davis, “Un Mundo Nuevo y Valiente” en Qué se yo de historia de los Estados Unidos, Nueva York, Harper Collins Publishers, 2005, pp. 1-49.

5. Ryal Miller, Robert, Op. Cit., 352.

6. https://es.wikipedia.org/wiki/Batall%C3%B3n_de_San_Patricio, consultado el 19 de julio del 2015 a las 15:30 horas.

* Carlos es de origen aguascalentense, tiene gran fascinación por los libros, el café, la fotografía, y las disciplinas de las ciencias sociales, en un futuro tiene como objetivo destacar como historiador, y líder de opinión en el ámbito político y social. Por último espera que para acompañar la lectura de esta columna disfrutes del sabor de una buena taza de café.

El papel colonizador de los mormones en la historia de Estados Unidos. El caso de Utah.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas*

El papel colonizador de los mormones en la historia de Estados Unidos. El caso de Utah.
El origen de las colonias inglesas nos da un panorama de diversidad y de crisol cultural, los primeros colonos constituían en su mayoría protestantes de diferentes ideologías, la mayoría de estos estaban en desacuerdo con la Iglesia Anglicana de Inglaterra, un ejemplo, es el caso de los puritanos que estaban en total desacuerdo con los anglicanos y que decidieron viajar al Nuevo Mundo para tener un mejor desarrollo y futuro; se establecieron principalmente en Virginia esto ocurrió alrededor de 1620, pero la apertura a nuevas tierras también permitió la emigración de holandeses e irlandeses, además de una pequeña minoría católica.(1)
El carácter religioso fue de suma importancia para la conformación de las Trece Colonias, la vida cotidiana giraba en torno al templo y a los pastores, además las reglas religiosas eran seguidas con gran esmero por los colonos marcando una forma de vida, el trabajo, el esfuerzo, eran factores clave dentro del protestantismo que se desarrolló en Norteamérica. Esta forma de llevar la religión aportó además otro concepto clave para la futura Unión Norteamericana, me refiero a la disciplina y el orden.

jackson-county-copy

“Colonización de Utah por parte de los mormones”.

Una vez que se logró la independencia de los Estados Unidos y se fue conformando la Unión, la necesidad de extender el territorio de la nueva nación se hizo más evidente y de suma importancia para el futuro de Norteamérica, en 1811, por ejemplo, comienza la colonización del Oeste cercano que tuvo su principal arteria en Ohio, y por medio del canal de Erie, que ligaba al río Hudson y el océano Atlántico con los grandes lagos, (2)tiempo después en 1845 se logra la anexión de la Independiente Texas, y en 1847, producto de la guerra con México se obtienen California y Nuevo México; esto motivo a los distintos colonos de los otros estados a emigrar al Lejano Oeste debido también a que se encontraron grandes riquezas y fuentes de oro en Nuevo México.
Pero en el ámbito religioso no todo era perfecto, a pesar de que el protestantismo le daba una identidad al pueblo norteamericano, este a la vez relegaba a todos aquellos habitantes que no practicaban estas religiones, el caso tal vez más famoso es de los católicos irlandeses que eran vistos de mala manera por seguir practicando el catolicismo, una religión que era considerada como atrasada y que incitaba al poco esfuerzo y al no trabajo, además de ser sinónimo de corrupción. Pero la fuerte disciplina religiosa afectaba también a quienes se encontraban dentro del protestantismo, producto de esto comenzaron a florecer diferentes sectas e ideas religiosas que seguían líneas diferentes, esto, siempre dentro de las ideas cristianas.
En este contexto nace una de las religiones más importantes en Estados Unidos y en el mundo, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días, mejor conocidos como mormones; su historia sería como cualquier otra Iglesia sino fuera porque afectó de manera directa el desarrollo de los Estados Unidos y su expansión, ayudando a colonizar parte del Oeste y a establecer ciudades y poblados.
Su origen está ligado a un hombre, Joseph Smith quien era originario del norte de Nueva York, este afirmaba que cierto día de 1820 se le aparecieron dos figuras gloriosas que le pidieron que aguardada a la plena restauración del Evangelio, tiempo después de este suceso un ángel llamado Moroni se le apareció y le contó de un registro grabado en láminas de oro que contaba la historia de los antiguos nativos de América del norte, con la ayuda de este ángel desenterró dichas láminas y tradujo lo que estas contaban publicándolas en 1830 con el nombre de El libro del Mormón, este libro es básico para los mormones ya que aquí se cuenta con evangelios que no se incluyen en las biblias cristianas, además de que fija las normas de vida y convivencia para los feligreses. (3)
Joseph Smith fue el fundador de esta Iglesia, tenía un carácter carismático y fue considerado en la ideología de los mormones con el papel de profeta, ya que fue por medio de él que se revelaron los nuevos evangelios y la nueva palabra de Dios para estos feligreses, entre sus ideologías se encontraba aquella que aseguraba que Jesús después de su pasión y muerte vino a predicar a los nativos de América del Norte. (4)
La primera sede de esta Iglesia se estableció en Illinois. Aquí los mormones construyeron a orillas del Misisipí la ciudad de Nauvoo, donde incluso llegaron a fundar una Universidad, y un gran templo, entre sus costumbres adoptaron la poligamia, que tiempo después provocaría una gran polémica.
El desarrollo de fue prosperó, sin embargo, despertaron una gran antipatía entre los colonos y habitantes de Illinois, debido a sus prácticas como la poligamia que no iban con las ideas básicas del protestantismo; esta situación desató una serie de incidencias violentas en contra de los mormones, Joseph Smith fue encarcelado en varias ocasiones acusado de escándalo y alteración social; en el año de 1844 en una de esos encarcelamientos, la cárcel fue tomada por una turba de entre 200 y 300 personas que sacaron a Smith de la prisión para darle muerte. (5)
Después de estos incidentes tomó el control de la Iglesia Brigham Young, quien tomó la determinación de emigrar con sus feligreses a otras tierras, más en concreto hacía el Oeste, llegando hasta las praderas del Gran Lago Salado donde se establecieron fundando la ciudad de Salt Lake City, los mormones diseñaron toda la ciudad, así como le dieron identidad a todo el territorio ocupado, hicieron labores de agricultura, además de que lograron entablar relaciones comerciales con los otros poblados del Lejano Oeste. La ciudad de Salt Lake City fue diseñada totalmente por los mormones.
Pronto Utah se convirtió en el primer experimento de economía planeada, el único problema que tuvo fueron las prácticas que no concordaban con los ideales establecidos en la ideología de la Unión, entre ellas la más incomprendida era la práctica de la poligamia, aunque respecto a esta debemos decir que funciono y se adaptó a la colonización del Oeste, debido al clima hostil y a la vida difícil, en un principio la poligamia vino a proteger a las mujeres y los niños, aunque después de que se estableció Salt Lake City está se volvió innecesaria a la vista de muchos. Young tuvo bajo control a su congregación incluso con muchos tintes despóticos, pero supo mantener su poder por muchos años y llevo a los mormones a una estabilidad. (6)
El presente escrito tuvo como objetivo presentar como la religión fungió un papel de gran relevancia para la conformación de lo que hoy conocemos como Estados Unidos, la mayoría protestante fijó en muchas ocasiones el carácter de la naciente nación, sin embargo, también discriminó de manera muy evidente a las demás profesiones; actitud que se tradujo en la formación de distintas sectas y religiones que enriquecieron el crisol cultural de la población estadounidense.
Los mormones es un caso peculiar ya que no realizaron la colonización de una gran parte del territorio del Lejano Oeste en un momento en el cual la expansión era una necesidad de gran relevancia, a pesar de esto sus prácticas y costumbres resultó algo extraño a los ojos de los demás habitantes de la Unión. Utah se constituyó como territorio en 1850 y casi cincuenta años después como estado, pero para lograr esto se tuvo que renunciar primero a la poligamia.

Notas:

(1) Kenneth, C. Davis, “Un Mundo Nuevo y Valiente” en Qué se yo de historia de los Estados Unidos, Harper Collins Publishers, New York, 2005, pp. 1-49.

(2) Nevins, Allan, Steele, Henry, Breve Historia de los Estados Unidos, Fondo de la Cultura Económica, México, 1996, p.186.

(3) Ibídem. 192.

(4) El Libro del Mormón, Estados Unidos, 1992, p. 8.

(5) http://es.wikipedia.org/wiki/Joseph_Smith Consultado el 11 de junio del 2015 a las 22:30 hrs.

(6) Nevins, Allan, Steele, Henry, Breve Historia de los Estados Unidos, Fondo de la Cultura Económica, México, 1996, p.186.

* Carlos es de origen aguascalentense, tiene gran fascinación por los libros, el café, la fotografía, y las disciplinas de las ciencias sociales, en un futuro tiene como objetivo destacar como historiador, y líder de opinión en el ámbito político y social. Por último espera que para acompañar la lectura de esta columna disfrutes del sabor de una buena taza de café.

Historia del Café (II). El Aroma que Invita a las Revoluciones y la Actividad Política.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Historia del Café (II). El Aroma que Invita a las Revoluciones y la Actividad Política

Para mi mayor ejemplo (mi madre): Martha Elena Villegas Plascencia. 

“Todo el mundo debería creer en algo. Creo que voy a tomar otro café”.

Groucho Marx. (1)

EN LA ENTREGA anterior nos sumergimos en la historia de la bebida que mueve el mundo; nos dedicamos a conocer un poco sobre los andares del cafeto y cómo se fue convirtiendo poco a poco, desde la península Arábiga hasta los cafés de París, en la bebida más influyente para el hombre sin distinguir clases sociales, eso sí, imprimiéndole a cada una de éstas un toque distintivo.

EN MÉXICO el café llegó a finales del siglo XVIII, sus primeros cultivos se hicieron en el estado de Veracruz, principalmente en la ciudad de Córdoba. En cuanto el otro contexto, el de café como espacio, nos encontramos en que las primeras cafeterías tuvieron un impacto especial en la Ciudad de México, en donde no sólo se convirtieron en un espacio de reunión y entretenimiento sino en algo más: “Los cafés en México, fueron, desde sus inicios, espacios de reunión, de conspiraciones políticas, de lectura de periódicos y peñas literarias”. (2) La agitación política que se vivió en la Nueva España desde 1808, tuvo un escenario especial en los cafés de la ciudad, donde todas las clases se reunían a discutir sobre los sucesos del virreinato y la aparición de las primeras ideas de independencia.

EN LOS cafés se desarrollaban actividades como concursos de poesía, torneos de ajedrez, incluso, existieron aquellos que tenían su gabinete de lectura, algunos más tenían bolos y billares. La cafetería se convirtió en poco tiempo en el espacio por excelencia para los ciudadanos de la capital; en pocas palabras, “los cafés eran clubs políticos, centros de conspiración, de espionaje, refugio de cesantes, vagos, empleados, jugadores, caballeros de industria, asilo de políticos, periodistas, militares, literatos, etcétera”. (3)

AL IGUAL que la ciudad de París, en la de México también existieron diferentes tipos de café: había desde aquellos sencillos que se ubicaban en las esquinas de las calles, los vendedores ambulantes de café, hasta aquellos dueños de cafeterías que querían emular a las más grandes de la Ciudad Luz; la cultura de la cafetería se fue difundiendo poco a poco a los demás estados durante el siglo XIX, ciudades como Zacatecas, San Luis Potosí, Puebla, Guadalajara, etcétera, fueron creando su espacio de cafeterías y éstas poco a poco se adaptaron a la población mexicana.

Una de las proezas culminantes de la Revolución mexicana fue que las meseras les sirvieran café en la barra a los zapatistas de 1914, igual que se lo servían a los hacendados a quienes los ‘pelados’ acababan de despojar de sus haciendas: Elena Poniatowska

Una de las proezas culminantes de la Revolución mexicana fue que las meseras les sirvieran café en la barra a los zapatistas de 1914, igual que se lo servían a los hacendados a quienes los ‘pelados’ acababan de despojar de sus haciendas: Elena Poniatowska

LA IMPORTANCIA del café se deja sentir aún en la actualidad, donde las cafeterías son comunes en todas las ciudades, además el café acompaña el inicio del día de millones de mexicanos. Y si de números hablamos debemos tomar en cuenta que México es el cuarto mayor productor del grano en el mundo, tan sólo de detrás de Brasil, Colombia, e Indonesia, por lo que la importancia del café se deja ver. (4) Estamos acostumbrados a visitar las grandes cadenas de café comerciales pensando que el origen del grano puede ser italiano, o colombiano, sin darnos cuenta que en la mayoría de los casos el grano es de origen mexicano, que en calidad ha mejorado mucho en el siglo XX, poniéndose a la par de los de Colombia.

LA CULTURA del café se distingue de manera diferente en América Latina que en Europa, en América el café es la bebida que acompañó los procesos de independencia de los distintos virreinatos, es aquella bebida que se hace común en todas las clases, que los indígenas hacen propia; tres de los grandes productores de café se encuentran en América, en especial México y Colombia son casos donde el café ha dejado una huella en la cultura de estos países, hasta hace poco pensábamos que el café de Colombia no tenía igual, pero la producción de México se ha estado colocando poco a poco a la par.

EL CAFÉ se encuentra presente en todos los grandes procesos del México independiente, desde el movimiento de independencia hasta la revolución de 1910; el café es por excelencia la bebida que no puede faltar en las cocinas de las familias mexicanas, el café es por sí solo un acontecimiento histórico contenido en una taza, humo es aquel que nos transporta al recuerdo, a la esencia de la historia misma.

* Carlos es de origen aguascalentense, tiene gran fascinación por los libros, el café, la fotografía, y las disciplinas de las ciencias sociales, en un futuro tiene como objetivo destacar como historiador, y líder de opinión en el ámbito político y social. Por último espera que para acompañar la lectura de esta columna disfrutes del sabor de una buena taza de café.

Notas

1. Actor, humorista y escritor estadounidense.

2. Díaz  y de Ovando, Clementina, Los cafés en México en el siglo XIX,  Universidad Nacional Autónoma de México,  México, 2000, p. 13.

3. Ibid, p. 19.

4. Moguel, Patricia y Víctor Toledo, “El café en México, ecología, cultura indígena y sustentabilidad”, en revista Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México, Número 43, julio-septiembre, 1996, p. 41.

Una fotografía para recordar…

wpid-wp-1417396468403.jpeg

Otra de esas fotografías que nos traen gratos recuerdos…

La belleza en los artefactos antiguos.

wpid-wp-1416327340243.jpeg

La tecnología avanza cada día, y lo que nos va dejando son este tipo de recuerdos, testigos de un sin fin de cambios y de personas que pasan por este mundo.