Archivo del sitio

Tomados de la Mano.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

Tomados de la Mano

Darby y Joan, de Eugenio Zampighi

Darby y Joan, de Eugenio Zampighi

“El amor no se encuentra en las rosas;
el amor es aquel que hace presencia
en la noche y en la oscuridad”.

AFUERA DE la casa el viento soplaba con una fuerza desconocida, imprimiendo una enorme fuerza sobre los ventanales del estudio y de la sala. Dentro de la casa dos siluetas se movían haciéndose un acompañamiento único, el acompañamiento de dos seres que llevan juntos y solos por varios años. La vida los juntó décadas atrás, cuando la juventud aún estaba como reflejo y prueba en sus cuerpos, como cuando dos personas unen sus vidas para formar una familia, cosa que por cierto lograron, sin embargo, de más de dos décadas a la fecha actual la única presencia que tienen es la mutua.

ALGUNA VEZ él fue un buen escritor y editor de libros, fue llenando cada rincón de su casa con letras y más letras; ella por otra parte, dedicó su vida a la música y a la composición, prueba de esto, es el gran piano que abarca todo el estudio, así como los instrumentos de cuerda que le hacen compañía a este voluminoso instrumento musical. Todas las tardes aquellos dos viejos se reúnen a discutir sobre antiguos libros y anécdotas y si más de una pieza musical se deja escuchar sobre esas derruidas paredes.

LOGRARON FORMAR en un principio una familia compuestos de dos varones, dos extensiones de sus ideales como pareja y esposos. Dos pequeños que fueron creciendo entre historias y música, entre el arte y el amor de sus padres. Pero a veces el destino no es tan bondadoso, a veces se interponen cosas que están más allá de un Dios, de una Fe, del amor. La guerra llegó, y ésta misma exigió como valerosos guerreros a los hijos de esta familia; y así como los exigió ya no los regresó, dejando en sus padres la soledad y el dolor mutuo.

A PARTIR de ese momento el mundo cambió para esta pareja, las cosas parecían ya no tener sentido alguno, ni la música ni los libros; todo aquello ya no importaba. Tomaron tiempo en comprender que si bien, estaban solos, al menos se tenían el uno para el otro para acompañar el corazón destrozado de cada uno. Cuando la vida te arrebata todo es mejor tener a alguien a quien tomar de la mano a estar totalmente solo.

LA VIDA se centró en un acompañamiento mutuo, a recibir la vejez tomados de la mano, a compartir el pan y cada taza de café, ahora en un ocaso en el cual la muerte asecha cada rincón de la casa, el miedo más grande de aquellos dos es saber qué pasará cuando uno de ellos se vaya, qué nueva sorpresa traerá consigo el cruel destino, aquel que alguna vez les quitó el futuro de su sangre, sin embargo, para qué pensar en lo que tarde o temprano va a pasar. En este presente, en este día aún se tienen el uno al otro y eso es todo lo que les importa.

EL AMOR no consiste en muchas ocasiones en grandes demostraciones ni historias extraordinarias, a veces el amor verdadero se recibe de quien esté dispuesto a tomarte de la mano cuando todo parece perdido y sin esperanza, contra toda tormenta nuestros protagonistas fue lo que decidieron, vivir el uno para el otro en la soledad y en la vejez.

AL RITUAL de las pláticas, de los versos, y de la música; sigue el del descanso cada noche. Cuando la oscuridad se aproxima estos dos viejos esposos quedan más expuestos a la soledad y al dolor provocado por el recuerdo, por el pasado. La mejor forma de enfrentar todo esto es dormir pegados en cuerpo y alma el uno al otro, y sobre todo tomados de la mano.

* Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes

Anuncios

Apuntes sobre la Revolución Cubana.

Historia en Letras.

Apuntes sobre la Revolución Cubana

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

“El abanderado”, de Raúl Martínez, 1970

“El abanderado”, de Raúl Martínez, 1970

ESTIMADO LECTOR como cada enero de cada año recordamos un aniversario más de la Revolución Cubana, uno de los sucesos más relevantes para América Latina y el resto del mundo. A partir de entonces Cuba se convertiría en uno de los únicos estados socialistas en América, y en el más cercano a Estados Unidos. La pequeña isla sería pieza importante dentro de los hechos de la Guerra Fría, y sobre todo la Revolución traería una transformación importante para la sociedad cubana.

EL NOMBRE de Fidel Castro saltó a la luz el 26 de junio de 1953 con el intento de asalto al cuartel de Moncada, donde fue capturado y puesto en prisión junto con colaboradores y su hermano Raúl. Anteriormente Castro ya había escrito en contra del gobierno de Fulgencio Batista considerándolo ilegal e improcedente, pero no fue hasta el asalto de Moncada donde la mayoría de la sociedad cubana lo conoció plenamente.

PARA ENTENDER mejor los sucesos que se desarrollaron en los años 1953-58, debemos conocer un poco más sobre quién fue Fulgencio Batista; normalmente sólo lo conocemos entre líneas como el dictador al que Castro derrocó, pero no sabemos un poco más de él. Batista fue uno de los principales generales y protagonista de la Revolución de 1933 que terminó con el gobierno de Carlos Céspedes. A partir de entonces fue una figura política de mayor importancia en la isla y fungió como primer presidente constitucional (1940-1944) tras la declaración de la Constitución de 1940. Batista gozaba de un gran prestigio en el ejército y fue él quien introdujo las reformas más importantes dentro del mismo. A su llegada al poder en la década de 1950, tenía una gran aceptación por parte de varios sectores de la población cubana. (1)

OTRO REFERENTE importante fueron las elecciones presidenciales de 1952, donde el candidato favorito Eduardo Chibás, del Partido Ortodoxo, se suicidó en medio de la campaña presidencial dejando un ambiente de expectación; dentro de las mismas elecciones Batista figuraba como uno de los candidatos, aunque no con muchas posibilidades de ganar, así como Castro era seguidor de Chibás. Al ver que no tenía opciones de llegar a la presidencia por la vía electoral, Batista organizó desde el seno del ejército un golpe de estado contra el presidente en funciones, Carlos Prío Socarrás, el 10 de marzo de 1952.

AL PRINCIPIO la sociedad cubana reaccionó con calma a la llegada de Batista al poder, pero poco a poco varios personajes levantaron la voz en su contra por considerar ilegal su gobierno, entre ellos, como ya lo mencionamos, se encontraba Fidel Castro, que comenzó a escribir en diversos diarios en contra de la dictadura. Con el gobierno de Batista también se dio una mayor relación con los Estados Unidos ya que éste se adueñó de varios sectores industriales y casi toda la producción agrícola de la isla se destinó a Norteamérica.

A PARTIR del asalto de Moncada el movimiento encabezado por Castro se le conoció como “Movimiento 26 de junio”. Es el 2 de diciembre de 1956 cuando Castro zarpa de México junto con 82 miembros de este movimiento para iniciar la Revolución que acabaría por derrocar a Batista en enero de 1958. Estos hechos pondrían a la sociedad cubana en una intensa actividad política entre los que apoyaban el derrocamiento de Batista por la vía armada y los que pensaban que el camino era por la vía pacífica y legal.

ES IMPORTANTE observar que tanto Castro y Batista ponían como base de su ideología política la Revolución de 1933, ambos recurrían a ella para fundamentar sus acciones y sus planes. Castro consideraba que Batista había traicionado esta primer Revolución, por su parte Batista se presentaba como el protector de está. Batista huyó primero a República Dominicana tras su derrocamiento, después se trasladó a Portugal y España, donde murió en el año de 1973.

POR SU parte Fidel Castro llegó al poder en Cuba iniciando un proceso de trasformación en su población, un proceso que aún podemos observar en el presente. La instauración del socialismo en Cuba fue en su momento estigmatizado por Estados Unidos y presentado ante la comunidad internacional como una aberración, sin embargo, hoy en día podemos ver la Revolución Cubana no como algo malo sino como un agente de transformación, un factor de identidad para los cubanos y su sociedad.

Nota

  1. Rojas, Rafael, Historia mínima de la Revolución Cubana, El Colegio de México, 2015, p.25.

* Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

El hombre del tiempo.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas.

Hombre y reloj, Federico Sequeira

Hombre y reloj, Federico Sequeira

Para Sofía Flores en un primer año juntos.

“La vida está llena de miseria, soledad y sufrimiento;
Y todo termina demasiado pronto”
-Woody Allen

MIENTRAS CAMINABA bajo los intensos rayos del Sol su reloj de bolsillo marcaba las tres, una hora muy inusual para estar fuera del hogar, más en el caso de él que vivía exiliado del mundo en su propia soledad. Pero que más podía hacer si necesitaba sus estampillas, sin ellas no podría mandar más cartas en tiempo y forma. Aunque el Sol generaba calor ya se sentían los primeros vientos helados que presagiaban un invierno temprano.

LA NAVIDAD y el final de año siempre representan fechas de unidad familiar, pero para él representaban fechas muy tristes y solitarias, llevaba cerca de 10 inviernos sin ver a alguno de sus hijos. Tenía tres y ninguno de ellos lo visitaba o llamaba, y mucho menos escribía. Tan solo tenía de ellos viejas direcciones en otras ciudades de las cuales no podía confirmar si sus hijos seguían viviendo ahí, ni siquiera un número telefónico dejaron tras su abandono.

EN LA SOLEDAD de su casa se sentaba y meditaba sobre su presente, él entendía que era la ley de la vida que los hijos tenían que irse algún día de casa, pero no comprendía porque sus hijos habían tomado esta ley tan en serio y lo habían dejado totalmente en el olvido, en la oscuridad. Económicamente no los necesitaba él podía valerse por sí mismo como lo había hecho toda su vida, pero el dolor de su ausencia le pesaba enormemente. Más en la época de navidad cuando todas las familias están unidas, había perdido a su esposa tan solo catorce años atrás y desde entonces sus hijos se fueron alejando cada vez más de él hasta que perdieron totalmente el contacto.

EL RELOJ de cuerda marcaba el paso en la habitación mientras él sacaba bolígrafo y papel para redactar como todos los días cartas para cada uno de sus hijos, en aquellos escritos no había reproche alguno, solo eran para reportar cada uno de los pormenores de su vida solitaria, para anunciarles el amor que sentía por ellos y la gran tristeza que sentía por no verlos. Como era costumbre las cartas se iban, pero nunca regresaba respuesta de ninguno de los tres destinatarios.

UNA VEZ terminado el ritual de las tardes de escritura, el viejo preparaba su taza de café para sentarse fuera de la puerta de su casa y observar la vida cotidiana de su barrio. El jugueteo de los niños, sus risas, su andar. A veces se preguntaba si él tenía nietos, cuantos años tendrían, como serían, tal vez un día lejano antes de su fin podría conocerlos.

LOS MINUTOS seguían muriendo en el reloj del viejo, mientras él comenzaba ahora el ritual de dormir, de pensar en sus hijos, de soñar con un rencuentro. Quién puede imaginar su dolor cuando lo ven con su caminar lento hacia el servicio postal a depositar sus cartas diarias, quién puede imaginar siquiera la soledad de un viejo y el dolor que genera el paso del segundero sobre aquellos minutos y horas.

* Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes

Memorias y anécdotas de una vida.

Entre Letras.

Memorias y Anécdotas de una Vida

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

Otoño de Bristol, de Leonid Afremov

Otoño de Bristol, de Leonid Afremov

SENTADO EN la banca de aquel parque el viejo recordaba todos los pasajes de sus 78 años, los largos caminos que recorrió y las decisiones que algún día había tomado. Como una rutina inquebrantable había visitado ese parque cada tarde desde hace cinco años. No tenía mucho que hacer, nadie lo esperaba en su casa, tenía décadas que vivía solo, pero eso fuera de entristecerlo le hacía la vida más sencilla.

 AMABA LA singularidad de las cosas pequeñas, para él cada detalle por más minúsculo que fuera contaba. A diferencia de otros hombres de su edad no había perdido el hábito del sueño, disfrutaba despertar ya entrada la mañana y beber su café con el mediodía, no necesitaba de lentes para leer su periódico diario, ni algún párrafo o verso que se desprendiera de sus libros. Era un hombre pulcro y serio que engañaba a la vejez en muchos aspectos.

 SOBRE SU escritorio se encontraba una pequeña libreta roja donde anotaba los sucesos más importantes de sus días o algún recuerdo suelto de sus memorias, nunca cultivó la poesía o el verso, aunque disfrutaba mucho leerlos, no, para él todo se limitaba a sus memorias y vivencias, dejaba la belleza de las letras para otra persona con más sentido de la estética. Era un hombre de extraordinaria, lo único que lamentaba era que con su muerte algún día todo se perdería.

 CUANDO EL sol comenzaba a caer tomaba su sombrero y su reloj de mano y se dirigía a la calle, a unas cinco cuadras se encontraba ese parque público que tanto visitaba, siempre el mismo camino, siempre la misma banca alejada de las demás, incluso de aquellos de su misma edad que también frecuentaban y se reunían en el parque por las mismas horas. Prefería el ruido de la soledad, la complejidad de la naturaleza. En su juventud siempre fue juzgado por sus acciones, nunca fue entendido por aquellos que más quería, sus padres y sus hermanos, por eso a esta edad prefería estar solo y estar rodeado tan solo de aquello que no podía juzgarlo.

 TODO LO anterior tampoco convertía a nuestro personaje en un ermitaño ni en un ser antisocial. En ocasiones nuestro amigo recibía visitas en aquel jardín, en su mayoría jóvenes y niños a los que les causaba cierta curiosidad por su seriedad, tal vez en su interior sentían algún pesar como el viejo lo sintió de joven, de cualquier manera, él les regalaba lo único que tenía a su alcance, trozos de su memoria.

 EN ESTAS pláticas y conversaciones aquel viejo encontró una pequeña manera de que sus historias y anécdotas vivieran mediante otras personas. Personas llenas de malas decisiones, personas que se sentían solas encontraban algo de paz en aquellas historias, sobre todo, hallaban una especie de consuelo e identificación. Eso llenaba sus días, su existencia, o lo que quedaba de ella.

 DÍA TRAS día las tardes de pláticas se sucedían, cada noche regresaba a su casa agotado pero satisfecho de poder transmitir todo aquello que vivió al final del día solo lo esperaba su taza de café y alguna que otra lectura pasajera y la sensación de que en cualquier momento podía partir sin el miedo de quedar enterrado por el olvido.

 *Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Publicación en Página 24:

http://pagina24.com.mx/2017/10/22/columnas/entre-letras-23/

Tarde de Lluvia.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

A propósito de la lluvia, Manuel Terán

A propósito de la lluvia, Manuel Terán

Tarde de Lluvia

LA MELANCOLÍA es un absurdo juego de niños, una cruel trampa para el corazón, aunque necesaria para aprender a vivir. Esto es lo que absorbía mi pensamiento aquella tarde de lluvia, a decir verdad, los días nublados y de tormenta son mis favoritos desde siempre. En la ventana golpean las gotas de agua, con esas gotas viene a mí cierto aire de tristeza, de recuerdo y de reflexión.

EL CENICERO se va desbordando poco a poco de colillas de cigarro, la cafetera no ha dejado de funcionar desde tempranas horas de la mañana. Cuando el día no viene cargado de lluvia, mi lugar preferido es aquel parque donde me siento por largas horas por el simple gusto de observar el paso de las personas. Un mundo donde sólo existo con mis pensamientos, donde los problemas propios no me pueden alcanzar. Mi vida está plagada de aquel gusto por las pequeñas cosas, no necesito grandes cosas para vivir tan sólo un montón de letras, una taza de café y el tabaco.

HAY ALGO que siempre es recurrente en mí, es el sentir que todo el mundo te ahoga, que todo el mundo espera algo de ti. Mientras pienso en ese vacío que dejó en los demás y en el vacío que ellos me provocan los acordes de una vieja guitarra van subiendo de tono, envuelve mis penas entre sus melodías, me llevan a otro lugar, a donde las expectativas de todos no me alcanzan, a donde no puedo fallarle a nadie.

PERO MIS palabras no son tristes ni están afectadas por la amargura, como dije anteriormente mi felicidad se encuentra en los pequeños detalles que la vida puede dar. Hay un bastión de letras que me protege de todo, en ocasiones puedo parecer retraído o encerrado en mi universo, esto sólo es una forma de observar el mundo, de caminar, de analizar todo aquello que me rodea. La precaución es una forma de actuar que las malas experiencias enseñan al ser humano, es por eso que todo lo que es nuevo en mi entorno es recibido con esa correspondiente precaución.

EL RELOJ de pared marca las nueve de la noche, las estrellas son opacadas por las nubes cargadas de lluvia, el cielo se ilumina de vez en cuando con el rayo furtivo y lejano que lo atraviesa. Papel y lápiz son mis herramientas de esta noche, en ocasiones me dedico a atrapar todas aquellas ideas que vienen a mente, aunque, no tienen belleza ni estética procuró guardar para mí mis reflexiones, para recordarme a mí mismo todos aquellos errores en los que he caído y en los que no puedo darme el lujo de caer nuevamente.

MI SOLEDAD es una de esas virtudes que me acompaña siempre. Comprender a la soledad no es fácil, uno cae en el error de que ésta es mala o hermana de la tristeza, requiere tiempo, pero uno se da cuenta de que no es así, la soledad te hace entender todo lo incomprensible del destino, te hace valorarte más a ti mismo y sobre todo conocer todo respecto a tu interior.

ES CERCA de medianoche y la lluvia se ha calmado un poco, una que otra estrella se ha asomado para brillar sobre la ventana. Me acerco a la cocina por aquella taza de café que me permite conciliar todas las noches el sueño, sin ella mis noches son turbias llenas de malos pensamientos e inquietud, tal vez sólo sea imaginación mía, pero aun así preparó aquella taza. Sobre la mesa conservó aun algunos pequeños recados con demostraciones de amor que ya no existe; el dolor se ha ido, pero uno tiene que aprender y recibir lecciones al final los sentimientos más fuertes se esfuman con el viento y las rosas blancas terminan en la basura. Pero la vida continúa y lo mejor viene con la soledad y la nostalgia.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso

Una Fotografía de su Mirada.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Una Fotografía de su Mirada

Pintura de Ivan Alifan

Pintura de Ivan Alifan

Tus ojos tienen la maravilla del café impregnados,
El aroma, la facultad de capturar la esencia de otra alma,
Eres la mujer que refleja el grano del café, eres quien
Captura todos los instantes en una mirada.

LOS RAYOS del Sol pegaban aquella tarde con gran intensidad sobre la plaza de la Revolución, Emilio sentado en aquella banca se entretenía en intentar encender aquella vieja cámara que lo acompañaba desde hace dos semanas a todas partes; había encontrado aquel artefacto en un bazar y tardó un poco más de dos meses en reunir el dinero suficiente para comprarlo.

EL PRIMER intento para hacer funcionar su cámara era esa misma tarde en aquella plaza, y no es que no existan suficientes fotografías del “Che” ya, pero esa imagen, ese espacio siempre lo había atraído de una manera casi mística, ¡Por fin! Después de dos horas de intentos aquel viejo aparato con la palabra Nikon casi diluida por el tiempo tomo la primera foto, un momento que, aunque pareciese sencillo quedó marcado por siempre en su alma, en la memoria de un muchacho que sólo quiere guardar para sí cualquier instante, persona o lugar.

AFUERA DE su nuevo mundo de fotografías de y capturas su mundo y el de su familia se concentra en el café, en la recolección del fruto del cafetal, en el tostado y trasformación de aquel misterioso grano; todos los días con la llegada del rocío matutino el aroma del café recién hecho inundaba las habitaciones de su casa, ese espacio esa actividad también se hizo blanco del flash de sus capturas, había demasiada belleza demasiado misticismo en aquel fruto, en aquella bebida como para dejarla pasar así nomás.

EMILIO NO sabía cuándo había nacido en él aquella inquietud de poder capturar los momentos con aquella herramienta, no lo entendía, pero cuando observó aquella cámara en aquel bazar pudo entender que la tenía que obtener a como diera lugar, siempre había observado con cierta curiosidad todas aquellas fotografías familiares que adornaban su casa, siempre deseo capturar para una eternidad cada instante.

A PARTIR de ese momento los días trascurrieron entre jardines. Plazas, blancas, todo lo que era aquella Habana Vieja; los olores y encantos del café entre mezclados con una rumba, con la mugía de un mojito, y la riqueza de un pueblo con miles de ideales y sueños. Todo aquello que era lo cotidiano se volvió la inspiración de sus fotografías.

UNA DE tantas tardes la encontró a ella, a la luz del día los ojos de aquella mujer reflejaban la intensidad del grano de café; la descubrió con una leve sonrisa que regalaba a quien se le acercara, pero a la vez había una tristeza profunda que sólo reservaba para sí misma y para la locura que se guardaba en su cabeza y su pensamiento.

CAPTURAR SU sonrisa, preservar cada centímetro de aquella piel morena en una imagen, era como realizar la más bella de las pinturas, él había descubierto una nueva manera de hacer arte. Ella en sí misma era un todo, arte y belleza en toda la extensión que se filtraba más allá de la intimidad donde ella explotaba y dejaba el alma completa, sinfonía de café en cada poro, en cada pequeño espacio de su cuerpo.

ENTRE CAPTURAS y fotografías ella pregonaba su libertad, su derecho a vivir, aunque por dentro las cadenas y los grilletes fueran tan pesados. Se negaba a quedarse, se negaba a atarse a otro corazón, una tarde llegó entre resplandores otra tarde se marchó dejando vacío y noche, tanto deseaba la libertad que nunca se dio cuenta que jamás sería tan libre como cuando estaba con él.

EL MUNDO siguió girando entre nuevas fotos, lugares, nuevas personas, ojos que reflejaban distintos colores, distintos sentimientos, cada uno de ellos con un esplendor diferente y único. La vida sigue su curso y no puede detenerse y el universo siempre ofrece nuevas imágenes, nuevas maravillas, cada nuevo día explotaba entre ideologías y revoluciones, entre bullicio y café, cada día traía un nuevo recorrido, uno que mostraba a partir de fotografías la manera en que se tenía que seguir respirando, la manera en que uno tenía que seguir viviendo, y esto realmente no era para nada malo, el conocimiento hacía su arribo con cada nuevo despertar.

Y, SIN embargo, a pesar de tantas cosas buenas, cada noche el recuerdo lo asaltaba, aquello que ya no estaba a su lado, unas manos, un rostro, cada uno de sus lunares, el punto exacto de cada uno de estos, y todas aquellas imágenes que almacenó de ella, sabía dentro de sí que nunca volvería a capturar algo tan bello, algo tan magnifico. La vida no acaba, claro, pero el vacío tampoco podía ocultarse.

UNA TARDE de otoño ella apareció en aquella banca, se sentó a su lado y lo volvió a mirar con aquellos ojos de café; comprendió que sus almas estaban atadas, aunque no pudieran estar siempre juntos, aunque todo sería un ir y venir solamente, él no sabía porque lo hacía ella, pero lo aceptó, siguió su vida capturando personas y momentos con aquella vieja Nikon, la siguió recibiendo en instantes con la esperanza de que algún día por fin se quedara, y el mundo continuó girando, la vida continuó su curso, la vieja Habana continuó con su bullicio.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso.

publicado en Página 24: http://pagina24.com.mx/2017/03/19/columnas/entre-letras-9/

Una Pintura en la Tristeza

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

Una Pintura en la Tristeza

Otoño, de Leonid Afremov

Otoño, de Leonid Afremov

EL DÍA se hace más denso a medida que la mañana avanza, frente a aquel hombre se encuentra aquel campo abierto, tapizado de una corta hierba y con árboles de gran tamaño al fondo; llegó ahí antes de que los primeros rayos del sol anunciaran su llegada, cuando la brisa matutina lo inundaba todo. Aquel era su escape, su salida de la realidad, el ir a pintar paisajes o la primera cosa que se cruzara frente a sus ojos.

 ESTE DÍA no todo avanzaba como él quería, había hecho unos primeros bosquejos, pero no quedaban como él quería, no lograba comprender lo que pasaba, era tan sólo una pintura de naturaleza cotidiana, como tantas se habían hecho ya; por qué no podía plasmar lo que se encontraba frente a su vista, tal vez porque ni él sabía que es lo que plantaba en frente.

 QUÉ MENSAJE o complejidad se puede vislumbrar en un campo como cualquier otro, en un campo donde el otoño estaba en pleno apogeo, con hojas regadas por todos lados y la decadencia que anuncia la llegada próxima del invierno. A unos cuantos metros un pequeño lago recuerda su presencia con el aire frio que llega de él.

 ÉL SE absorbe en sus pensamientos, había hecho esto tantas veces, había pintado tantos paisajes y cosas cotidianas, por qué ahora era diferente; por qué los recuerdos de aquello que quería dejar atrás lo perseguían hasta este lugar donde se suponía habría paz y tranquilidad. Por qué la imagen de ella estaba en este lugar, él sólo quería escapar de tantos recuerdos conjuntos de tantas cosas planeadas, pero por lo visto algunas cosas dolorosas tienen la facultad de colarse en los momentos menos pensados.

 EN OCASIONES lo que plasma el pintor no obedece al panorama que tiene frente a sí; se dice que lo que deja en el óleo obedece mucho al estado de ánimo del artista; en este caso nuestro pintor se desesperaba al querer pintar algo alegre cuando sólo podía visualizar tristeza en su horizonte. No todos los escapes que busca uno para salir de la tristeza obedecen a esta función, los recuerdos tienen esa facultad de poder aparecer en todas partes y en todas las formas posibles.

 PENSANDO EN esto nuestro personaje saca un cigarrillo y prepara un poco de café de su termo, dos elementos que han funcionado como buena herramienta de su soledad, de su dolor, de la tristeza; él sólo buscaba paz, y terminó atacado por todo aquello que quería pintar. Deja por un momento de pensar en el pincel y la pintura y se pone a pensar qué hizo de mal para llegar a aquel punto en su vida. Los recuerdos habían vencido una vez más y no quedaba más que meditar en ellos una vez más como siempre.

 EL MEDIODÍA se acercaba y nuestro pintor tomó una decisión, tenía que pintar lo que veía sin importar lo doloroso que era, tenía que plasmar todo lo que estaba dentro de su alma en aquella pintura sin importar lo estético o lo cruel que resultara, para qué engañarse con un falso escape o dando a conocer una pintura de paisaje más del montón; simplemente tomó su dolor y lo dejó plasmado.

 EL RESULTADO fue un paisaje melancólico, acorde al otoño que estaba presente, él no consiguió conciliar su corazón ni alegrar su vida, simplemente plasmó todo aquello que quería gritar en su obra. Para qué querer sobornar al dolor con falsas esperanzas, no todo siempre es tan bello como se dice, ni las esperanzas llegan como todos quieren pensar o hacer creer.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso

Tarde de baile, sones y destino…Una tarde en la plaza de Aguascalientes.

Tarde de baile, sones y destino.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas.

El Sol transmite sus rayos ya decadentes hacia los transeúntes, hacia los árboles y objetos, hacia aquellas paredes, que son testigos mudos del ir y venir de tantas personas, de tantos acontecimientos.  La vida sucede generación tras generación, pero aquella plaza aún sigue recordando con añoranza a cada uno de sus personajes, y la visión de cada una de las épocas por las que ha pasado Aguascalientes.

     En esta tarde de viernes resaltan los espacios tradicionales de la plaza con aquellos nuevos como el jardín de las Jacarandas, espacio que, aunque ha generado críticas y voces a favor y en contra, ha sido apropiado por la gente que aprovecha para descansar, sentarse, charlar un poco y esconderse tal vez un poco de la luz del Sol.  En esta tarde se realizan varios eventos que corresponden a la Feria del Libro de la Casa de la Cultura 2016

     Los sones se dejan escuchar, llevados a la par de los bailables en un escenario dispuesto en las Jacarandas, sillas blancas decoran los alrededores mientras los espectadores se llenan de música en sus asientos al igual que todos aquellos que solo caminan con destino a otro lugar. Un grupo de danza ameniza la ocasión brindando su espectáculo alrededor de la exedra, la gente fija su atención al sonar del ritmo y a los movimientos realizados por los miembros de este grupo.

     Las personas se sientan y conversan frente a Palacio Municipal, algún vendedor de dulces interrumpe sus pláticas en su ritual constante de ofrecer sus productos alrededor de los jardines.  Atrás del águila que adorna el centro de la plaza el caer del agua se deja escuchar, es la fuente a Manuel M. Ponce, compositor que nació en Fresnillo, Zacatecas, pero que se ganó el corazón de Aguascalientes, su busto serio y sereno observa a los niños que juegan con las aguas de la fuente, las risas, los juegos, y los padres que vigilan constantemente las andanzas de sus vástagos. En los jardines se ve una escena similar de niños corriendo y jugando, lejos de cualquier problema, de cualquier preocupación propia de los adultos.

nubes

Frente a Sanborns y las oficinas del Poder Legislativo uno puede sentarse mientras los boleros hacen lo propio con nuestro calzado.  Los temas de conversación son varios, pero por lo regular los boleros son excelentes para los temas de política, su experiencia es de primera mano, no en balde ven desfilar frente a ellos a tantos diputados, regidores, y funcionarios, claro a más de uno le da servicio para sus zapatos, así que si uno quiere estar al día en cuestión de polaca solo basta con sentarse a recibir una buena boleada e iniciar una plática.

     Los últimos rayos del Sol se entrecortan en un sonar de risas, de gritos, de llantos, puede parecer un viernes cualquiera, pero cada historia, cada llanto es una novedad, bien se dice que la plaza es el corazón del pueblo y la ciudad.  Frente a la calle Madero destaca el baile del ya conocido danzante, que con su indumentaria siempre tan vistosa resulta una novedad para quien visita por primera vez la ciudad, sin embargo, para el parroquiano de esta ciudad se ha vuelto parte del panorama del centro histórico.

     Sobre la calle Madero alcanzó a divisar los tranvías que ofrecen recorridos turísticos por el centro histórico, atrás de ellos los buenos consumidores de café disfrutan de su bebida favorita en el café Catedral, con vista exclusiva a los jardines de la plaza y por supuesto a la Catedral donde habita Nuestra Señora de la Asunción.

     Una plaza cargada de historia, que ha visto evolucionar su parroquia, ha visto convertirse en Palacio de Gobierno aquella majestuosa casa de los Rincón Gallardo, ha visto a todos aquellos revolucionarios que hicieron su Soberana Convención en aquel hermoso teatro Morelos, los años, las décadas, se suceden unos tras otros, mientras la exedra espera impaciente por nuevas historias y por nuevos personajes.

     La noche es casi dueña del paisaje, el bullicio aumenta, hay quien apenas salió de sus labores otros se dirigen al encuentro de alguna cita, algunos más sufren en silencio por algo o por alguien, todo esto complementa el latir del corazón de “Termapolis”, pasó para todo tipo de personas, estudiantes, familias, vendedores y demás, por otra parte, es el punto de reunión de todas las clases sociales.

     Entró por un momento al Palacio de Gobierno y veo a primera vista sus singulares murales testigos del paso de tantos entes, algunos entran solo a contemplar la composición de sus obras, para otros su presencia es solo decorativa en su andar a realizar algún trámite o al servicio de baños. El recinto se va oscureciendo poco a poco, las pinturas son cada vez más difíciles de ver, el edificio de incontables años comienza a dormir para prepararse a recibir nuevos visitantes, nuevos hechos que engrandezcan su historia.

     Y es que al caminar por estos lugares no hago más que abstraerme y recordar pasajes de mi infancia cuando a temprana a edad recorrí los mismos lugares con mis padres, las tardes de domingo en misa de Catedral, el globo a la salida, y por supuesto el ritual de perseguir a las palomas; cuantos más no tienen recuerdos parecidos a los míos, seguro que muchos aún conservan un recuerdo como este, donde la protagonista sin darnos cuenta es la plaza de nuestra ciudad.

     Salgo de mi concentración para caminar frente a Catedral frente a mis ojos aparece aquella gran explanada abierta que es el paso de la población; con su gran asta para la bandera nacional en medio, a un costado del edificio eclesiástico percibo aquel pasillo que lleva al revolucionario teatro Morelos y más adelante a las constantes obras que se llevan a cabo para “embellecer” el centro histórico; el ruido de la maquinaría contrasta con el ruido entremezclado de música y voces producido en cada rincón del céntrico lugar.

     Tal vez cada ciudad, cada estado, cada municipio y cada pueblo cuente con un espacio similar; pero para mí la plaza de Aguascalientes es única y singular, con el gran pilar rematado por el águila nacional siempre recibiendo la luz y mirando al horizonte, con sus palacios, su Catedral, su teatro y los cafés que giran alrededor. Lo más seguro es que en otro lugar una persona como yo piense lo mismo sobre la céntrica plaza del lugar donde reside, lo que alimenta mi argumento de que aunque los lugares pueden ser parecidos y casi iguales, cada uno conserva sus características únicas, producto de las experiencias de sus parroquianos.

     El día prácticamente ha terminado pero una silueta llama mi atención ubicada frente a la Catedral, es una persona disfrazada de calavera sujetando una caja donde se puede leer “destino”, veo como la gente se acerca y echa unas monedas para que la caja se abra y así pueda sacar el papel que contiene los pormenores de su vida y lo que le depara para el futuro; muchos no creen esas cosas y me incluyó un poco en ese grupo, pero la tentación es mucha hasta para el más escéptico, así que tomo unas monedas de mis bolsillos las entrego al singular personaje y saco mi papelito, parece que esta tarde de plaza el destino me ha alcanzado.

     Así termina este recorrido por la plaza de Aguascalientes, en una tarde de viernes que se llenó con los sonidos de música, bailes y sones; así como el improvisto del destino que llego ante mis pies.

Historia del Café (I). La Bebida que Mueve al Mundo.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Historia del Café (I). La Bebida que Mueve al Mundo

Para mis cuatro hijos: Yosgart, Naomi, Karol y Grecia. 

“Una buena taza de su negro licor, bien preparado, contiene tantos problemas y tantos poemas como una botella de tinta…”
Rubén Darío (1)

EN ESTA ocasión quiero dedicar este espacio a la historia de la bebida más influyente sobre el hombre, sí, hablo del café, aquella bebida que millones de personas beben para mantenerse despiertas, que algunos más consumen por su exquisito sabor; antídoto perfecto para hacer brotar las ideas, símbolo de las clases alta, media y baja. Porque no olvidemos la identificación que se da con las clases obreras de todos los países a inicios del siglo XX, así como los grandes cafés del París del siglo XIX.

EL ORIGEN del café nos puede resultar algo incierto, algunos lo ubican en Persia, otros en Etiopía; pero es en realidad en Adén, ubicado en la Península Arábiga, donde a finales del siglo XV comienza su consumo como bebida y se propagó de tal manera que en 1511 al llegar a La Meca se prohibió su consumo; esto no detuvo su camino por todos los países islámicos y para 1510 se muestra su presencia en El Cairo. (2)

ES PARA el año de 1615 que el cafeto hace su aparición en Venecia, aquí es donde se propaga por toda Europa llegando a las grandes capitales europeas como Londres, Roma y París, en esta última ciudad el café recibió una especial acogida que se tradujo en la creación del café como espacio. Alrededor de 1850 podíamos encontrar tan sólo en París más de tres mil cafeterías y cada pueblo de Francia tenía su cafetería propia; (3) además el espacio que se creó fue punto de reunión de personas comunes, intelectuales, rebeldes, idealistas; se puede asegurar que más de una revolución se planeó desde un café.

El café, el gran impulsor de ideas. Carlos Alberto Sánchez Villegas, 2015

El café, el gran impulsor de ideas. Carlos Alberto Sánchez Villegas, 2015

EN EL SIGLO XIX se podían encontrar cuatro categorías básicas de café de acuerdo a su procedencia y comercialización: Moka, originario de Arabia; Cayena, procedente de las Guayanas; y por último el Antillano y Borbón de origen francés que se cultivaban en las Antillas.

PERO EL café no es únicamente un espacio, el café no es exclusivo de los burgueses y la gran sociedad, el café es además la bebida de pueblo, es aquello que los obreros y las clases trabajadoras toman antes de realizar sus actividades; a mediados del siglo XIX aparecen en las grandes ciudades como Londres, vendedores ambulantes de esta bebida mágica, aquella que no sólo se disfruta por su sabor, sino por sus beneficios, en efecto, aquellos que lo tomaban aseguraban tener más energía, incluso, los mantenía despiertos cuando el sueño y el cansancio apremiaban.

SE CUENTA que en 1714 los holandeses regalaron al rey de Francia un arbusto de café, el cual, fue llevado al Jardín de Las Plantas; de esta manera, cuenta la leyenda, se inicia el cultivo de cafetales no sólo en Francia sino en la Martinica, colonia francesa ubicada en América, además aquí inicia el camino del café en el continente americano, las Antillas, las Guayanas, se convirtieron en grandes productores de café, en este periodo Santo Domingo se caracteriza por la calidad de su grano, y por su gran sabor.

ANTES DE continuar quisiera aclarar que el presente texto no es sólo una cronología, sino un ejercicio de tener el conocimiento de que cada taza de café que pasa por nuestras manos tiene siglos de historia que contarnos, el café como bebida ha experimentado los cambios de la humanidad en los últimos siglos, y no nada más eso el café como espacio se caracterizó como foco de ideas y de opinión, sus clientes se reunían y se reúnen aún para comentar los últimos sucesos de su sociedad, de la política, y de la vida cotidiana. (4)

EN MÉXICO el café comienza su historia a finales del siglo XVIII; son diferentes las versiones por dónde llegó y se comenzó a usar, pero la más confiable es que arribó por el puerto de Veracruz, y es en los alrededores de Córdoba donde comienza su cultivo activo. La historia de esta bebida en México es muy interesante, por este motivo en la siguiente entrega les hablaré más sobre la historia del café en México y Colombia, así como una mayor profundidad en el café como espacio.

Notas

1. Poeta nicaragüense (1867 -1916).

2. Braudel, Fernand, Bebidas y excitantes, Alianza Cien-Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México, 1994, p. 51.

3. Díaz y de Ovando, Clementina, Los Cafés en México en el siglo XIX, Universidad Nacional Autónoma de México, 2000, p. 12.

4. Ibid, 13.

* Carlos es de origen aguascalentense, tiene gran fascinación por los libros, el café, la fotografía, y las disciplinas de las ciencias sociales, en un futuro tiene como objetivo destacar como historiador, y líder de opinión en el ámbito político y social. Por último espera que para acompañar la lectura de esta columna disfrutes del sabor de una buena taza de café.

Afganistán y su Belleza Cultural: una Perspectiva en su Transición Política.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas.

A la memoria del Sr. José Guadalupe Maldonado Esqueda.

Cada calle de Kabul es cautivadora al ojo
A través los bazares, las caravanas de Egipto pasan
Son incontables las lunas que brillan sobre sus azoteas,
O los mil soles espléndidos que se ocultan tras sus muros.

(Saib-e-Tabrizi). (1)

A primera vista el título de “Afganistán  y su belleza cultural”, nos puede parecer un poco fuera de la realidad, ya que lo primero que pensamos cuando escuchamos hablar de este país es inestabilidad, guerra o terrorismo. En realidad este país ha sido golpeado por grandes problemas políticos y sociales, que han hecho que en la actualidad lo identifiquemos más por las actividades terroristas que se realizan en él, que por su cultura y belleza.

Afganistán saltó a la luz con los atentados del 11 de septiembre del 2001, desde esta fecha conocimos el lado oscuro que se vivía en este país: su extremismo religioso, la actividad del grupo terrorista de Al-Qaeda, sus grandes niveles de pobreza, y en general todo lo malo que se puede encontrar en los países musulmanes; a diario los noticiarios nos enteraron acerca de la intervención de los Estados Unidos en este país y todo el peligro que se encerraba en este país asiático.

Propiamente dicho, este país se encuentra en el Asia Central, tiene frontera con Pakistán, y es un país de actividad mayoritariamente rural. Durante siglos esta nación se conformó como una monarquía, y fue uno de los únicos países que no fue colonia de las grandes naciones europeas. Su capital, Kabul, se consolidó durante siglos como uno de los focos económicos más influyentes de Asia. Los grandes movimientos de agitación política se dan a partir de 1973, (2) año en que cae la monarquía, para convertir al país en una República. El PPDA (3) fue el partido principal durante esta etapa, el cual estaba influenciado por la Unión Soviética, quien fue interviniendo cada vez más en la vida política de Afganistán.

Finalmente en 1979 la Unión Soviética toma el control político y militar de Afganistán y la ocupación dudaría más de una década; durante este tiempo se crearon varios grupos guerrilleros para expulsar a los soviéticos, uno de los cuales era el grupo mujaheddin, quien posteriormente sería el grupo Al-Qaeda; este grupo fue entrenado por Estados Unidos en un principio, con el objetivo de boicotear a la Unión Soviética, la etapa soviética terminaría en 1989.

A partir de 1989, asume el mando político de Afganistán un grupo extremo religioso conocido como Talibán, el cual, gobernaría hasta la intervención estadounidense en 2002; debido a los talibanes conocemos el lado de extremismo religioso de este país, en que la población fue conducida por un gobierno extremista que violentaba sus derechos y acrecentaba su pobreza.

Afganistán es un país de gran diversidad cultural, y gran diversidad étnica, la mayoría de su población vive hoy en día en la pobreza, pero además viven con la cicatriz de décadas de guerra e inestabilidad. La finalidad de este texto es conocer un poco más de la historia, no sólo de Afganistán, sino de los países musulmanes en general, para de esta manera acercarnos más a una cultura de gran belleza, olvidando los estereotipos acerca del terrorismo y la guerra que se encuentran en estos países, que sin duda existen, pero no lo es todo. La sociedad afgana, es un pueblo que hoy en día se está reconstruyendo, es un pueblo que ve con añoranza a su Kabul del pasado, al “Kabul de los mil soles espléndidos”.

Notas

1. Poema de Saib-e-Tabrizi, escrito en el siglo XVII, haciendo referencia a la hermosura de la ciudad de Kabul.

2. Domínguez Ávila, Carlos Federico, “Guerra y paz en Afganistán: Un análisis del conflicto afgano en perspectiva (1978-2008)” en Revista Estudios de Asia y África, El Colegio de México, vol. XLIII, número 1, enero-abril 2008, pp. 159-194.

3. Partido Popular Democrático Afgano.

Sandeep_Kumar,_I_am_Only_a_Woman_VIII

* Carlos es de origen aguascalentense, tiene gran fascinación por los libros, el café, la fotografía, y las disciplinas de las ciencias sociales, en un futuro tiene como objetivo destacar como historiador, y líder de opinión en el ámbito político y social.