Archivo del sitio

Apuntes sobre la Revolución Cubana.

Historia en Letras.

Apuntes sobre la Revolución Cubana

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

“El abanderado”, de Raúl Martínez, 1970

“El abanderado”, de Raúl Martínez, 1970

ESTIMADO LECTOR como cada enero de cada año recordamos un aniversario más de la Revolución Cubana, uno de los sucesos más relevantes para América Latina y el resto del mundo. A partir de entonces Cuba se convertiría en uno de los únicos estados socialistas en América, y en el más cercano a Estados Unidos. La pequeña isla sería pieza importante dentro de los hechos de la Guerra Fría, y sobre todo la Revolución traería una transformación importante para la sociedad cubana.

EL NOMBRE de Fidel Castro saltó a la luz el 26 de junio de 1953 con el intento de asalto al cuartel de Moncada, donde fue capturado y puesto en prisión junto con colaboradores y su hermano Raúl. Anteriormente Castro ya había escrito en contra del gobierno de Fulgencio Batista considerándolo ilegal e improcedente, pero no fue hasta el asalto de Moncada donde la mayoría de la sociedad cubana lo conoció plenamente.

PARA ENTENDER mejor los sucesos que se desarrollaron en los años 1953-58, debemos conocer un poco más sobre quién fue Fulgencio Batista; normalmente sólo lo conocemos entre líneas como el dictador al que Castro derrocó, pero no sabemos un poco más de él. Batista fue uno de los principales generales y protagonista de la Revolución de 1933 que terminó con el gobierno de Carlos Céspedes. A partir de entonces fue una figura política de mayor importancia en la isla y fungió como primer presidente constitucional (1940-1944) tras la declaración de la Constitución de 1940. Batista gozaba de un gran prestigio en el ejército y fue él quien introdujo las reformas más importantes dentro del mismo. A su llegada al poder en la década de 1950, tenía una gran aceptación por parte de varios sectores de la población cubana. (1)

OTRO REFERENTE importante fueron las elecciones presidenciales de 1952, donde el candidato favorito Eduardo Chibás, del Partido Ortodoxo, se suicidó en medio de la campaña presidencial dejando un ambiente de expectación; dentro de las mismas elecciones Batista figuraba como uno de los candidatos, aunque no con muchas posibilidades de ganar, así como Castro era seguidor de Chibás. Al ver que no tenía opciones de llegar a la presidencia por la vía electoral, Batista organizó desde el seno del ejército un golpe de estado contra el presidente en funciones, Carlos Prío Socarrás, el 10 de marzo de 1952.

AL PRINCIPIO la sociedad cubana reaccionó con calma a la llegada de Batista al poder, pero poco a poco varios personajes levantaron la voz en su contra por considerar ilegal su gobierno, entre ellos, como ya lo mencionamos, se encontraba Fidel Castro, que comenzó a escribir en diversos diarios en contra de la dictadura. Con el gobierno de Batista también se dio una mayor relación con los Estados Unidos ya que éste se adueñó de varios sectores industriales y casi toda la producción agrícola de la isla se destinó a Norteamérica.

A PARTIR del asalto de Moncada el movimiento encabezado por Castro se le conoció como “Movimiento 26 de junio”. Es el 2 de diciembre de 1956 cuando Castro zarpa de México junto con 82 miembros de este movimiento para iniciar la Revolución que acabaría por derrocar a Batista en enero de 1958. Estos hechos pondrían a la sociedad cubana en una intensa actividad política entre los que apoyaban el derrocamiento de Batista por la vía armada y los que pensaban que el camino era por la vía pacífica y legal.

ES IMPORTANTE observar que tanto Castro y Batista ponían como base de su ideología política la Revolución de 1933, ambos recurrían a ella para fundamentar sus acciones y sus planes. Castro consideraba que Batista había traicionado esta primer Revolución, por su parte Batista se presentaba como el protector de está. Batista huyó primero a República Dominicana tras su derrocamiento, después se trasladó a Portugal y España, donde murió en el año de 1973.

POR SU parte Fidel Castro llegó al poder en Cuba iniciando un proceso de trasformación en su población, un proceso que aún podemos observar en el presente. La instauración del socialismo en Cuba fue en su momento estigmatizado por Estados Unidos y presentado ante la comunidad internacional como una aberración, sin embargo, hoy en día podemos ver la Revolución Cubana no como algo malo sino como un agente de transformación, un factor de identidad para los cubanos y su sociedad.

Nota

  1. Rojas, Rafael, Historia mínima de la Revolución Cubana, El Colegio de México, 2015, p.25.

* Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Anuncios

Crónica de un hospital.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas*

“La soledad y la tristeza son el pan de cada día”.

Llueve sobre aquella ventana, los relámpagos dejan sentir su pesado estruendo; solo el alma solitaria entiende la belleza de aquel espectáculo. Para alguien que lleva días en el hospital aquel panorama es sorprendente, cargado de recuerdos, como aquel día que la llevo a su casa n su motocicleta mientras llovía. Al mismo tiempo que esto cruza por su mente afuera el agua cae con más intensidad.

doctors-hospital-design-facebookJumbo (1)

     En el exterior el mundo gira y transcurre en total normalidad olvidándose de todos aquellos que por alguna razón pasan sus días en las camas de un hospital. Graves o no, hay una tristeza que va envolviendo todo, tanto a pacientes como a familiares. A decir verdad, hay otros sentimientos que se entremezclan junto con la tristeza, como la angustia, desesperación, abandono; si uno quiere encontrarse con todo esto basta con asomarse a la habitación de un nosocomio.

     Mientras pienso en todo esto aguardó la visita de ella, es de las únicas cosas que me dan consuelo junto con mi familia. Su plática y sus hermosos ojos hacen perfecta armonía, dan alegría a estos días de estaría sombría.

     He tenido que cambiar mi habitual taza de café por vasos de agua y té, eso no tiene nada de divertido, pero todo sea por el bienestar de uno. Las horas en cama solitarias, le dan a uno muchas cosas que pensar, sobre la vida misma y sobre el olvido en que la sociedad tiene a todos aquellos enfermos, en fin, creó que no tomar café me hace delirar demasiado.

      Hay cosas que lo unen a uno a otros seres humanos, accidentes también como en mi caso que dejó una tibia rota y más de una semana hospitalizado, pero definitivamente tengo como una gran ganancia que todo esto me ha unido más a ella, discutimos de cualquier cosa, pero ese es el sentido de estar con alguien, disfrutar hasta las riñas.

     La estaría en un lugar así es difícil, aunque uno no este grave la muerte asecha siempre en los alrededores y la pena lo embarga a uno de ver a otros en situaciones más críticas, al menos yo tengo el privilegio de estar junto a una ventana. Las agujas son el pan de cada día, piquetes por aquí y por allá, ya hasta estoy superando mi pánico a las inyecciones, tengo que hacerlo hay otros que la están pasando peor.

      En fin, el día de mi operación se acerca, el nerviosismo no es tanto, solo tal vez un poco de miedo a la anestesia, pero en general es una intervención de carácter sencillo, porqué se me ocurrió esto querido lector, tal vez sea por la soledad que se siente en este tipo de lugares, una estancia que pocas veces tenemos oportunidad de vivir. Ahora solo pido por todos aquellos que tienen que pasar días en un nosocomio, por su recuperación y para que no tengan una estancia prolongada.

*Historiador, escritor y columnista, egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Tarde de baile, sones y destino…Una tarde en la plaza de Aguascalientes.

Tarde de baile, sones y destino.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas.

El Sol transmite sus rayos ya decadentes hacia los transeúntes, hacia los árboles y objetos, hacia aquellas paredes, que son testigos mudos del ir y venir de tantas personas, de tantos acontecimientos.  La vida sucede generación tras generación, pero aquella plaza aún sigue recordando con añoranza a cada uno de sus personajes, y la visión de cada una de las épocas por las que ha pasado Aguascalientes.

     En esta tarde de viernes resaltan los espacios tradicionales de la plaza con aquellos nuevos como el jardín de las Jacarandas, espacio que, aunque ha generado críticas y voces a favor y en contra, ha sido apropiado por la gente que aprovecha para descansar, sentarse, charlar un poco y esconderse tal vez un poco de la luz del Sol.  En esta tarde se realizan varios eventos que corresponden a la Feria del Libro de la Casa de la Cultura 2016

     Los sones se dejan escuchar, llevados a la par de los bailables en un escenario dispuesto en las Jacarandas, sillas blancas decoran los alrededores mientras los espectadores se llenan de música en sus asientos al igual que todos aquellos que solo caminan con destino a otro lugar. Un grupo de danza ameniza la ocasión brindando su espectáculo alrededor de la exedra, la gente fija su atención al sonar del ritmo y a los movimientos realizados por los miembros de este grupo.

     Las personas se sientan y conversan frente a Palacio Municipal, algún vendedor de dulces interrumpe sus pláticas en su ritual constante de ofrecer sus productos alrededor de los jardines.  Atrás del águila que adorna el centro de la plaza el caer del agua se deja escuchar, es la fuente a Manuel M. Ponce, compositor que nació en Fresnillo, Zacatecas, pero que se ganó el corazón de Aguascalientes, su busto serio y sereno observa a los niños que juegan con las aguas de la fuente, las risas, los juegos, y los padres que vigilan constantemente las andanzas de sus vástagos. En los jardines se ve una escena similar de niños corriendo y jugando, lejos de cualquier problema, de cualquier preocupación propia de los adultos.

nubes

Frente a Sanborns y las oficinas del Poder Legislativo uno puede sentarse mientras los boleros hacen lo propio con nuestro calzado.  Los temas de conversación son varios, pero por lo regular los boleros son excelentes para los temas de política, su experiencia es de primera mano, no en balde ven desfilar frente a ellos a tantos diputados, regidores, y funcionarios, claro a más de uno le da servicio para sus zapatos, así que si uno quiere estar al día en cuestión de polaca solo basta con sentarse a recibir una buena boleada e iniciar una plática.

     Los últimos rayos del Sol se entrecortan en un sonar de risas, de gritos, de llantos, puede parecer un viernes cualquiera, pero cada historia, cada llanto es una novedad, bien se dice que la plaza es el corazón del pueblo y la ciudad.  Frente a la calle Madero destaca el baile del ya conocido danzante, que con su indumentaria siempre tan vistosa resulta una novedad para quien visita por primera vez la ciudad, sin embargo, para el parroquiano de esta ciudad se ha vuelto parte del panorama del centro histórico.

     Sobre la calle Madero alcanzó a divisar los tranvías que ofrecen recorridos turísticos por el centro histórico, atrás de ellos los buenos consumidores de café disfrutan de su bebida favorita en el café Catedral, con vista exclusiva a los jardines de la plaza y por supuesto a la Catedral donde habita Nuestra Señora de la Asunción.

     Una plaza cargada de historia, que ha visto evolucionar su parroquia, ha visto convertirse en Palacio de Gobierno aquella majestuosa casa de los Rincón Gallardo, ha visto a todos aquellos revolucionarios que hicieron su Soberana Convención en aquel hermoso teatro Morelos, los años, las décadas, se suceden unos tras otros, mientras la exedra espera impaciente por nuevas historias y por nuevos personajes.

     La noche es casi dueña del paisaje, el bullicio aumenta, hay quien apenas salió de sus labores otros se dirigen al encuentro de alguna cita, algunos más sufren en silencio por algo o por alguien, todo esto complementa el latir del corazón de “Termapolis”, pasó para todo tipo de personas, estudiantes, familias, vendedores y demás, por otra parte, es el punto de reunión de todas las clases sociales.

     Entró por un momento al Palacio de Gobierno y veo a primera vista sus singulares murales testigos del paso de tantos entes, algunos entran solo a contemplar la composición de sus obras, para otros su presencia es solo decorativa en su andar a realizar algún trámite o al servicio de baños. El recinto se va oscureciendo poco a poco, las pinturas son cada vez más difíciles de ver, el edificio de incontables años comienza a dormir para prepararse a recibir nuevos visitantes, nuevos hechos que engrandezcan su historia.

     Y es que al caminar por estos lugares no hago más que abstraerme y recordar pasajes de mi infancia cuando a temprana a edad recorrí los mismos lugares con mis padres, las tardes de domingo en misa de Catedral, el globo a la salida, y por supuesto el ritual de perseguir a las palomas; cuantos más no tienen recuerdos parecidos a los míos, seguro que muchos aún conservan un recuerdo como este, donde la protagonista sin darnos cuenta es la plaza de nuestra ciudad.

     Salgo de mi concentración para caminar frente a Catedral frente a mis ojos aparece aquella gran explanada abierta que es el paso de la población; con su gran asta para la bandera nacional en medio, a un costado del edificio eclesiástico percibo aquel pasillo que lleva al revolucionario teatro Morelos y más adelante a las constantes obras que se llevan a cabo para “embellecer” el centro histórico; el ruido de la maquinaría contrasta con el ruido entremezclado de música y voces producido en cada rincón del céntrico lugar.

     Tal vez cada ciudad, cada estado, cada municipio y cada pueblo cuente con un espacio similar; pero para mí la plaza de Aguascalientes es única y singular, con el gran pilar rematado por el águila nacional siempre recibiendo la luz y mirando al horizonte, con sus palacios, su Catedral, su teatro y los cafés que giran alrededor. Lo más seguro es que en otro lugar una persona como yo piense lo mismo sobre la céntrica plaza del lugar donde reside, lo que alimenta mi argumento de que aunque los lugares pueden ser parecidos y casi iguales, cada uno conserva sus características únicas, producto de las experiencias de sus parroquianos.

     El día prácticamente ha terminado pero una silueta llama mi atención ubicada frente a la Catedral, es una persona disfrazada de calavera sujetando una caja donde se puede leer “destino”, veo como la gente se acerca y echa unas monedas para que la caja se abra y así pueda sacar el papel que contiene los pormenores de su vida y lo que le depara para el futuro; muchos no creen esas cosas y me incluyó un poco en ese grupo, pero la tentación es mucha hasta para el más escéptico, así que tomo unas monedas de mis bolsillos las entrego al singular personaje y saco mi papelito, parece que esta tarde de plaza el destino me ha alcanzado.

     Así termina este recorrido por la plaza de Aguascalientes, en una tarde de viernes que se llenó con los sonidos de música, bailes y sones; así como el improvisto del destino que llego ante mis pies.