Archivo de la categoría: Pensamientos

La estrella en el horizonte.

Narrativa de una sola mirada.

La estrella en el horizonte.

Para mi estrella, Sofía Flores.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas *

En el horizonte brillaba la estrella más grande que la pequeña niña había visto alguna vez. Cada noche una pequeña fijaba su mirada en el cielo para contemplar el firmamento.

Te cumpliré un deseo niña de ojos cafes, le susurro la estrella al oído.

No tengo grandes sueños, dijo la niña, lo único que anhelo es que las estrellas nunca dejen de brillar en mi horizonte.

*Historiador, columnista y escritor. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.


Anuncios

La Separación de Cataluña de España en 1640.

Historia en Letras.

La Separación de Cataluña de España en 1640.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

“El corpus de sangre”, de Antoni Estruch en 1907

“El corpus de sangre”, de Antoni Estruch en 1907

EN LAS semanas recientes hemos escuchado un tema muy recurrente en los medios de comunicación que tiene que ver con Cataluña y su posible independencia de España. Es un asunto que nos ha llevado desde la indignación por el uso de la fuerza por parte del gobierno español para impedir el referéndum por la independencia, hasta la expectación por ver qué sucedería posteriormente. En esta ocasión estimado lector hablaremos sobre la crisis del imperio español que llevó a la separación de Cataluña en el año de 1640, lo cual puso al entonces virreinato de Cataluña en manos de la corona de Francia y es un recordatorio de la autonomía catalana que data desde siglos atrás.

EN 1469 Fernando de Aragón e Isabel de Castilla contrajeron matrimonio, uniendo los dos reinos y para 1492 los llamados reyes católicos habían logrado expulsar de Granada a los últimos musulmanes de la península ibérica, logrando unificar la mayoría de la península bajo una misma corona, alianza que se complementaría para 1580 con la incorporación de Portugal al reino español.

PERO A pesar de esta unificación de Castilla y Aragón, ambos reinos siguieron conservando su autonomía y sus costumbres. En Castilla se estableció la capital del reino, Madrid, que también se caracterizaba por el fuerte control que el rey mantenía sobre sus instituciones y población, mientras tanto Aragón, que se constituía de Valencia y el principado de Cataluña, tenía una mayor independencia y sus cortes decidían sobre la vida su población por encima de las decisiones del rey. Con el paso de las décadas el imperio español adoptó el sistema de virreinatos quedando Cataluña como un virreinato más de España.

CADA VEZ que la corona española recaía en un nuevo heredero por tradición, éste tenía que convocar las cortes catalanas y jurar ante ellas, esta oportunidad también era aprovechada por el rey para recaudar fondos para la corona e impartir justicia en el virreinato. En 1621 llegó al trono Felipe IV, pero no fue hasta 1626 que convocó a las cortes de Cataluña, pero esto no fue con intención de jurar como rey sino por la necesidad económica que la corona española tenía encima. La tardanza de la convocatoria de las cortes también había indignado de sobremanera a los catalanes, ya que se sentían desplazados por la corona y sentían que solo se les tomaba en cuenta ante la decadencia económica de Castilla, algo que no estaba tan alejada de la realidad.

LA RAZÓN por la cual Felipe IV no viajó a Cataluña sino hasta 1626, tiene que ver por la falta de fondos de la corona, no se tenía dinero para mover a toda la corte real, pero hubo la necesidad de emprender el viaje por la guerra que acababa de estallar contra Francia, por lo que Felipe IV decidió convocar cortes para recaudar más dinero. Para Cataluña lo fundamental de las cortes era recibir la justicia del rey en distintos temas, así como los nombramientos reales a sus familias más reconocidas. Desde la apertura de Cortes hubo muchas tensiones, las propuestas del rey para recaudar dinero entraron en punto muerto, por lo que el rey salió sin haber obtenido lo que quería de Cataluña, y los habitantes de esta misma quedaron hondamente decepcionados de la corona. (1)

OTRO ASUNTO que generó tensiones era la designación de los virreyes, para la elección de éstos se procuraba sobre todo que los mismos no fueran originarios del virreinato que iban a gobernar, esto con el fin de evitar corrupción por parte de los virreyes. En Cataluña esto generaba descontento debido a que los virreyes que llegaban tenían poco conocimiento sobre el territorio y sus costumbres. En 1638 sería designado virrey de Cataluña el conde Santa Coloma, quien desde el inicio entró en conflicto con la diputación catalana.

EN LA GUERRA con Francia la preocupación de la corona recaía en la frontera que Cataluña compartía con ésta, por lo que reforzó militarmente el virreinato causando el descontento de la población por los abusos de la milicia en territorio catalán. Este fue un detonante en las tensiones que se vivían en ese momento con la corona. La rebelión estallaría en junio de 1640, durante la celebración de Corpus Christi el día 7, era tradición que los segadores entrarán a la ciudad de Barcelona, muchos de estos enojados por los abusos de la milicia y el mal gobierno de Santa Coloma, decidieron actuar levantando una rebelión que terminó ese día con el asesinato del virrey en las playas de Barcelona mientras este intentaba huir.

LA DIPUTACIÓN catalana había entrado en pláticas con el rey de Francia, desde ese momento Cataluña quedaba en manos del rey de Francia. Pero la crisis del imperio español no terminó aquí en el mismo año de 1640 la rebelión de Portugal había iniciado por lo que en el mismo año perdieron Portugal y Cataluña. La separación de Cataluña duró 12 años, Portugal nunca volvería.

FUE EN 1652 que la corona de España volvió a tomar la ciudad de Barcelona, el rey extendió el perdón general y juró respetar las constituciones catalanas, por lo que Cataluña volvió al imperio español, pero perdió la provincia del Rosellón. Por otro lado, Cataluña siguió manteniendo sus tradiciones e instituciones.

COMO PODEMOS observar la historia de las tensiones de Cataluña y España es algo que tiene un hondo antecedente histórico, y es bueno observar estas raíces para entender más a fondo el conflicto que se está dando en nuestros días, tal vez el presente escrito es breve y resumido, pero nos da una pequeña muestra de lo que ha sido este tema desde siglos anteriores.

Nota

  1. Elliott, John, La rebelión de los catalanes. Un estudio sobre la decadencia de España (1598-1640), Siglo XXI editores, España, 1999, p.197.

*Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Gus y las Estrellas.

Entre Letras.

Gus y las Estrellas

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

“Aquellas constelaciones, aquellos astros, por siglos han dado consuelo y acompañamiento al hombre, por qué no poder tocarlas o viajar hasta ellas”

“Aquellas constelaciones, aquellos astros, por siglos han dado consuelo y acompañamiento al hombre, por qué no poder tocarlas o viajar hasta ellas”

“La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante.”
Jaime Sabines

EN UNA noche llena de estrellas el pequeño niño miraba con dirección a la luna, observaba la luz penetrante del ancestral satélite de la tierra. Ya era casi media noche, una hora inusual para que un niño estuviera fuera de la cama, pero eso a él no le importaba, él sólo pensaba en constelaciones y astros.

DESDE QUE tenía uso de razón, Gus siempre sintió fascinación por el cielo y las estrellas, cuando en la escuela mencionaron lo que era un astronauta se dijo así mismo que eso sería de grande. Conforme sus padres discutían cada vez más, Gus lamentaba no poder crecer lo suficientemente rápido para poder cumplir su objetivo de ser astronauta.

AQUELLAS CONSTELACIONES, aquellos astros, por siglos han dado consuelo y acompañamiento al hombre, por qué no poder tocarlas o viajar hasta ellas. Cada noche estos pensamientos inundaban la mente de Gus, no le importaba lo que ocurriera a su alrededor, él tenía el consuelo de su cielo estrellado al que podía viajar al menos en su imaginación en cualquier oportunidad.

UNA DE tantas noches al asomarse por su ventana, Gus vio algo que no podía creer, en el patio de su casa había un hombre con traje de astronauta que saludaba con dirección a su ventana, más que miedo el niño fue presa de una enorme curiosidad por lo que rápidamente bajó de su casa quedando frente a aquel misterioso individuo. Resultaba que el hombre del traje se llamaba Max y venía por el pequeño para explorar en aquel preciso momento la superficie de la luna.

A DIFERENCIA de lo que podríamos pensar el viaje no sería en cohete, sino que Max había atado una enorme cuerda en algún punto de la luna y el otro extremo colgaba justo de su mano cuando se la mostró a Gus. El ascenso fue rápido el niño ya portaba su traje espacial y poco a poco sentía el vacío del espacio que a la vez lo inundaba todo, su corazón latía con cada vez más fuerza debido a la emoción de cumplir un sueño tan pronto.

AL LLEGAR ambos a la luna no se sentía ningún tipo de cansancio; al posar su vista hacia la tierra, el niño pudo percatarse de la belleza de ésta, por otro lado, la cercanía del espacio era algo increíble, las estrellas se sentían al alcance de la mano, sólo en aquel momento Gus pudo olvidar todos los problemas que había en su casa.

LA SUPERFICIE de plata de la luna era algo maravilloso, el suelo lunar era muy suave al tacto, además uno podía dar grandes saltos y recorrer grandes distancias al mismo tiempo. Se puede decir que esa noche fue algo espectacular para el pequeño con Max compartió la merienda y juntos recorrieron gran parte del satélite de la tierra. El traje espacial era algo que le encantaba al niño, nunca pensó que podría usar uno antes de crecer.

PERO TODO lo que comienza tiene que terminar, y a la noche siempre le sigue un amanecer, antes de que éste llegara Max se despidió de Gus agradeciéndole su compañía y los recorridos que dieron juntos, el pequeño preguntó si regresaría aquella noche, pero el hombre espacial sólo contestó que eso no podía saberlo. A los primeros rayos de la mañana los dos estaban pisando el suelo de la tierra bajando de aquella delgada cuerda, al entrar el niño en su habitación volteó al exterior y sólo vio una cuerda colgando del cielo a la tierra, eso fue lo último que vio antes de quedarse dormido.

AL DESPERTAR sentía hambre por la luz del exterior se dio cuenta que ya era más de mediodía, al bajar a la cocina ésta estaba vacía sólo quedaban las tazas de café que sus padres habían usado en la mañana. Se preguntaba a sí mismo si todo había sido tan sólo un sueño, uno muy real, Gus esperó con ansias la llegada de la noche, pero cuando ésta llegó y miró hacia las estrellas no había nada particularmente extraño por lo que decidió irse a la cama, antes de apartarse de la ventana miró hacia el patio para distinguir entre la luz de las estrellas una delgada cuerda.

* Historiador, escritor y fotógrafo, egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

http://pagina24.com.mx/2017/08/15/columnas/entre-letras-19/

 

Una lluvia compartida.

Una lluvia compartida.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas *

En un tiempo de lluvias y nubes oscuras ella tomo mi mano, recuerdo bien que los vientos fríos tocaban con caricias invernales las hojas de los árboles, a mi mente viene la imagen de sus mejillas expuestas a aquel ambiente gélido y la brisa que se desprendía de sus labios al sonreír.

     Dentro de la casa un aroma de café impregnaba todas las cavidades de las habitaciones. Un café para dos, pensaba él para sus adentros, una taza para compartir sueños y esperanzas, en verdad podría faltar cualquier cosa menos esa bebida que compartía con ella cada tarde.

_DSC4469-01

     Él se dedicaba a capturar ideas en forma de letras. Tantas notas y borradores que había sobre su tenían el nombre de aquella mujer de ojos cafés, la verdad es que todo tenía sabor a ella y su fragancia abarcaba todo el conjunto de su ser.

     Mientras pensaba esto en aquel jardín húmedo ella sujetaba con más fuerza su mano, aquellas manos pequeñas de ella, suaves al tacto que trasmiten magia al instante. Del tocadiscos llegan las notas de las canciones de Creedence, que al él tanto le gustan, la música se eleva junto con el vapor del café por todo lo alto del cielo. La melodía fue cambiando poco a poco para darle espacio a Def Leppard y a un beso de sus labios.

     Tal vez lo que significa una buena juntos no son las grandes demostraciones de amor ni las cursilerías, tan solo es disfrutar juntos de las pequeñas cosas, de las sinfonías cotidianas que la vida trae, el secreto está en eso, en una sola mirada de ambos con destino a la lluvia.

     Ojalá esos días de nubes oscuras nunca terminen, los días de detalles compartidos son mejores así. Las letras y las ideas fluyen de una mejor manera, ese sentimiento llamado amor se manifiesta de todas las maneras posibles en cada rincón, en cada caricia, en cada verso que se desprende del tintero.

     El clima se endureció, ahora la tormenta se observaba desde la ventana, el tiempo corría lentamente entre platicas y más café, las melodías fueron cambiando también dando lugar a la voz de John Lennon. El día le dio paso a la noche, los ruidos de la oscuridad fueron inundando la atmósfera. Nuestros protagonistas se fueron perdiendo también entre sombras, aguardando un nuevo amanecer lleno de la brisa de nuevos ideales en conjunto.

  • Historiador, escritor y columnista. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

 

La complejidad de tú ser.

“Quiero encontrar la verdad en el iris de tus ojos,

el problema es que ese brillo de tus ojos arrojan algo más,

tal vez… la perfección”.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

Entre taza y taza de café yo te recuerdo, porqué es algo difícil de explicar, lo único que se es que el reflejo de tus ojos cae sobre mi taza llevando todos los sentidos a su máximo. Las notas de aquella vieja libreta están llenas de nuevas letras hacía ti, no es fácil, tú ser esta lleno de una gran complejidad y no no se puede explicar algo así de la nada.

     Soy uno de esos grandes aficionados del café y su sabor, también las letras es algo que siempre me ha atraído con gran pasión, se podría decir que mi entusiasmo es mucho, aunque no tengo gran calidad en mis notas, sin embargo, cada uno de esos versos tienen su razón de ser.

 

f36849dd75eaca38963774971610ad01

     El destino es algo que no podemos predecir, es un ente que no es bueno ni malo, las situaciones simplemente pasan, en mi caso aquellas situaciones no siempre han sido de lo mejor, y mucho más cuando mi destino se cruza con aquel otro sentimiento llamado amor. Ese es el asunto que cruzaste mi camino cuando más lo necesitaba, lo mejor de todo es que no quieres aparentar lo que no eres, eres tú simplemente con defectos y virtudes.

     Porque la clave es confiar, confiar aunque los demás no lo hagan, mostrarse tal y como uno es con todo y sus demonios internos, con todo y sus manías, de esta manera uno va adquiriendo esa importante confianza que tanto bien le hace a una relación.

     Afuera de mi mesa de apuntes el  mundo gira, la gente vive, realiza sus actividades, sobre mi mesa se encuentra aquella vieja libreta de apuntes donde las palabras se agolpan, donde intentó describirte sin lograr hacerlo con perfección. Quisiera escribir lo hermoso pero no halló como expresarme, es algo totalmente inusual, pero creó que me has dejado sin palabras. Dicen que las rosas y las flores encantan a la mujer, pero yo intento hacerlo con la sinceridad de mis palabras.

* Escritor, historiador, amante de las letras y de la historia.

Tarde de Lluvia.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

A propósito de la lluvia, Manuel Terán

A propósito de la lluvia, Manuel Terán

Tarde de Lluvia

LA MELANCOLÍA es un absurdo juego de niños, una cruel trampa para el corazón, aunque necesaria para aprender a vivir. Esto es lo que absorbía mi pensamiento aquella tarde de lluvia, a decir verdad, los días nublados y de tormenta son mis favoritos desde siempre. En la ventana golpean las gotas de agua, con esas gotas viene a mí cierto aire de tristeza, de recuerdo y de reflexión.

EL CENICERO se va desbordando poco a poco de colillas de cigarro, la cafetera no ha dejado de funcionar desde tempranas horas de la mañana. Cuando el día no viene cargado de lluvia, mi lugar preferido es aquel parque donde me siento por largas horas por el simple gusto de observar el paso de las personas. Un mundo donde sólo existo con mis pensamientos, donde los problemas propios no me pueden alcanzar. Mi vida está plagada de aquel gusto por las pequeñas cosas, no necesito grandes cosas para vivir tan sólo un montón de letras, una taza de café y el tabaco.

HAY ALGO que siempre es recurrente en mí, es el sentir que todo el mundo te ahoga, que todo el mundo espera algo de ti. Mientras pienso en ese vacío que dejó en los demás y en el vacío que ellos me provocan los acordes de una vieja guitarra van subiendo de tono, envuelve mis penas entre sus melodías, me llevan a otro lugar, a donde las expectativas de todos no me alcanzan, a donde no puedo fallarle a nadie.

PERO MIS palabras no son tristes ni están afectadas por la amargura, como dije anteriormente mi felicidad se encuentra en los pequeños detalles que la vida puede dar. Hay un bastión de letras que me protege de todo, en ocasiones puedo parecer retraído o encerrado en mi universo, esto sólo es una forma de observar el mundo, de caminar, de analizar todo aquello que me rodea. La precaución es una forma de actuar que las malas experiencias enseñan al ser humano, es por eso que todo lo que es nuevo en mi entorno es recibido con esa correspondiente precaución.

EL RELOJ de pared marca las nueve de la noche, las estrellas son opacadas por las nubes cargadas de lluvia, el cielo se ilumina de vez en cuando con el rayo furtivo y lejano que lo atraviesa. Papel y lápiz son mis herramientas de esta noche, en ocasiones me dedico a atrapar todas aquellas ideas que vienen a mente, aunque, no tienen belleza ni estética procuró guardar para mí mis reflexiones, para recordarme a mí mismo todos aquellos errores en los que he caído y en los que no puedo darme el lujo de caer nuevamente.

MI SOLEDAD es una de esas virtudes que me acompaña siempre. Comprender a la soledad no es fácil, uno cae en el error de que ésta es mala o hermana de la tristeza, requiere tiempo, pero uno se da cuenta de que no es así, la soledad te hace entender todo lo incomprensible del destino, te hace valorarte más a ti mismo y sobre todo conocer todo respecto a tu interior.

ES CERCA de medianoche y la lluvia se ha calmado un poco, una que otra estrella se ha asomado para brillar sobre la ventana. Me acerco a la cocina por aquella taza de café que me permite conciliar todas las noches el sueño, sin ella mis noches son turbias llenas de malos pensamientos e inquietud, tal vez sólo sea imaginación mía, pero aun así preparó aquella taza. Sobre la mesa conservó aun algunos pequeños recados con demostraciones de amor que ya no existe; el dolor se ha ido, pero uno tiene que aprender y recibir lecciones al final los sentimientos más fuertes se esfuman con el viento y las rosas blancas terminan en la basura. Pero la vida continúa y lo mejor viene con la soledad y la nostalgia.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso

Una Fotografía de su Mirada.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Una Fotografía de su Mirada

Pintura de Ivan Alifan

Pintura de Ivan Alifan

Tus ojos tienen la maravilla del café impregnados,
El aroma, la facultad de capturar la esencia de otra alma,
Eres la mujer que refleja el grano del café, eres quien
Captura todos los instantes en una mirada.

LOS RAYOS del Sol pegaban aquella tarde con gran intensidad sobre la plaza de la Revolución, Emilio sentado en aquella banca se entretenía en intentar encender aquella vieja cámara que lo acompañaba desde hace dos semanas a todas partes; había encontrado aquel artefacto en un bazar y tardó un poco más de dos meses en reunir el dinero suficiente para comprarlo.

EL PRIMER intento para hacer funcionar su cámara era esa misma tarde en aquella plaza, y no es que no existan suficientes fotografías del “Che” ya, pero esa imagen, ese espacio siempre lo había atraído de una manera casi mística, ¡Por fin! Después de dos horas de intentos aquel viejo aparato con la palabra Nikon casi diluida por el tiempo tomo la primera foto, un momento que, aunque pareciese sencillo quedó marcado por siempre en su alma, en la memoria de un muchacho que sólo quiere guardar para sí cualquier instante, persona o lugar.

AFUERA DE su nuevo mundo de fotografías de y capturas su mundo y el de su familia se concentra en el café, en la recolección del fruto del cafetal, en el tostado y trasformación de aquel misterioso grano; todos los días con la llegada del rocío matutino el aroma del café recién hecho inundaba las habitaciones de su casa, ese espacio esa actividad también se hizo blanco del flash de sus capturas, había demasiada belleza demasiado misticismo en aquel fruto, en aquella bebida como para dejarla pasar así nomás.

EMILIO NO sabía cuándo había nacido en él aquella inquietud de poder capturar los momentos con aquella herramienta, no lo entendía, pero cuando observó aquella cámara en aquel bazar pudo entender que la tenía que obtener a como diera lugar, siempre había observado con cierta curiosidad todas aquellas fotografías familiares que adornaban su casa, siempre deseo capturar para una eternidad cada instante.

A PARTIR de ese momento los días trascurrieron entre jardines. Plazas, blancas, todo lo que era aquella Habana Vieja; los olores y encantos del café entre mezclados con una rumba, con la mugía de un mojito, y la riqueza de un pueblo con miles de ideales y sueños. Todo aquello que era lo cotidiano se volvió la inspiración de sus fotografías.

UNA DE tantas tardes la encontró a ella, a la luz del día los ojos de aquella mujer reflejaban la intensidad del grano de café; la descubrió con una leve sonrisa que regalaba a quien se le acercara, pero a la vez había una tristeza profunda que sólo reservaba para sí misma y para la locura que se guardaba en su cabeza y su pensamiento.

CAPTURAR SU sonrisa, preservar cada centímetro de aquella piel morena en una imagen, era como realizar la más bella de las pinturas, él había descubierto una nueva manera de hacer arte. Ella en sí misma era un todo, arte y belleza en toda la extensión que se filtraba más allá de la intimidad donde ella explotaba y dejaba el alma completa, sinfonía de café en cada poro, en cada pequeño espacio de su cuerpo.

ENTRE CAPTURAS y fotografías ella pregonaba su libertad, su derecho a vivir, aunque por dentro las cadenas y los grilletes fueran tan pesados. Se negaba a quedarse, se negaba a atarse a otro corazón, una tarde llegó entre resplandores otra tarde se marchó dejando vacío y noche, tanto deseaba la libertad que nunca se dio cuenta que jamás sería tan libre como cuando estaba con él.

EL MUNDO siguió girando entre nuevas fotos, lugares, nuevas personas, ojos que reflejaban distintos colores, distintos sentimientos, cada uno de ellos con un esplendor diferente y único. La vida sigue su curso y no puede detenerse y el universo siempre ofrece nuevas imágenes, nuevas maravillas, cada nuevo día explotaba entre ideologías y revoluciones, entre bullicio y café, cada día traía un nuevo recorrido, uno que mostraba a partir de fotografías la manera en que se tenía que seguir respirando, la manera en que uno tenía que seguir viviendo, y esto realmente no era para nada malo, el conocimiento hacía su arribo con cada nuevo despertar.

Y, SIN embargo, a pesar de tantas cosas buenas, cada noche el recuerdo lo asaltaba, aquello que ya no estaba a su lado, unas manos, un rostro, cada uno de sus lunares, el punto exacto de cada uno de estos, y todas aquellas imágenes que almacenó de ella, sabía dentro de sí que nunca volvería a capturar algo tan bello, algo tan magnifico. La vida no acaba, claro, pero el vacío tampoco podía ocultarse.

UNA TARDE de otoño ella apareció en aquella banca, se sentó a su lado y lo volvió a mirar con aquellos ojos de café; comprendió que sus almas estaban atadas, aunque no pudieran estar siempre juntos, aunque todo sería un ir y venir solamente, él no sabía porque lo hacía ella, pero lo aceptó, siguió su vida capturando personas y momentos con aquella vieja Nikon, la siguió recibiendo en instantes con la esperanza de que algún día por fin se quedara, y el mundo continuó girando, la vida continuó su curso, la vieja Habana continuó con su bullicio.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso.

publicado en Página 24: http://pagina24.com.mx/2017/03/19/columnas/entre-letras-9/

Un Aislamiento y una Soledad.

Entre Letras.

Un Aislamiento y una Soledad.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

El camino solitario, de Alexander Mann

El camino solitario, de Alexander Mann

Un regalo para una gran amistad: Jessica Vargas.

EL VIENTO hace vibrar levemente las hojas de los árboles y las plantas, el sendero que lleva a la pequeña casa se llena de hojas y residuos, como si nadie habitara por aquellos lugares, sin embargo, en aquella casa una pequeña luz se enciende cada noche delatando la presencia de un inquilino. Aquel misterioso inquilino se oculta de la vida, de todo lo que hay alrededor suyo, de la gente de las personas, a veces es mejor estar en un mundo donde sólo existe el propio yo, y claro aquella soledad, ella es una fiel acompañante que sigue la pista de cada persona, y cuando el momento lo precisa hace su triunfal aparición.

A VECES no importa el porqué, para qué mencionar todos aquellos dolores que llevan a un hombre a aislarse del mundo, para qué enlistar cada uno de esos recuerdos que habitan en la mente de uno, pequeños recuerdos que astillan el alma de una persona. Además de esto también uno se puede asquear del vibrante ritmo del mundo, un mundo que cada vez exige más de cada ser humano, que exige sin fijarse en los nombres ni en los sentimientos de todos esos hombres.

A MEDIA luz aquel hombre solitario piensa en lo estigmatizada que está la soledad de un hombre, para el mundo aquel que convive solamente con sus pensamientos es señal de anormalidad, es algo malo, sin fijarse que uno mismo es la mejor medicina contra todas las decepciones que la propia vida nos destina. En muchas ocasiones las personas no traen consuelo a las almas, y el estar esperanzado a encontrar algo en el cielo tampoco trae paz, subestimamos el poder de nosotros mismos y de lo que podemos encontrar en nuestro interior.

ÉL PIENSA en todo esto mientras la cafetera anuncia que otra carga de buen café está lista; a veces perder cosas nos trae lo mejor que uno puede encontrar, a uno mismo, el poder conocerse y encontrar significado a nuestro interior es el mejor tesoro que uno puede encontrar en la soledad propia. La verdad se encuentra en el fondo de la taza de café, y las ilusiones propias se vislumbran en el humo del cigarrillo, el mejor vicio que uno puede encontrar es hallarles gusto a nuestros propios pensamientos sin importar lo que los demás puedan decir.

EL HOGAR de nuestro personaje está rodeado por todo aquello que nos puede brindar una soledad buena y duradera, árboles, el alejamiento del mundo, un viento que golpea en todas las cosas que rodean el entorno, el sonido de una naturaleza que se aleja del mundo urbanizado, de toda aquella vibración de la soledad. No hay nada mejor que abandonarse a una vida donde tus acompañantes sean aquella taza de café, aquel tabaco, y en las noches el buen whisky que adormece la nostalgia y todos aquellos pensamientos que son una trampa para el corazón.

TAL VEZ la vida no sea tan complicada si no nosotros mismos no nos empeñamos en hacerla así, a veces las pequeñas cosas y los pequeños detalles sirven para nutrir nuestra vida, sólo debemos ponernos más atención a nosotros mismos. La soledad no es tan mala como el hombre la considera, una soledad puede hacernos el protagonista de nuestra propia vida, de nuestras propias decisiones.

* Historiador, escritor, y fotógrafo y amante de las letras. “Dame una palabra y te dedico un verso”

El Cafetal y el hombre.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

El Cafetal y el Hombre

“No todo es sencillo ni sale de la nada, hasta las cosas más sencillas que vemos a nuestro alrededor han tenido un proceso largo y de larga paciencia...” (Foto: Archivo/ Arturo Pérez Alfonso/ Cuartoscuro)

“No todo es sencillo ni sale de la nada, hasta las cosas más sencillas que vemos a nuestro alrededor han tenido un proceso largo y de larga paciencia…” (Foto: Archivo/ Arturo Pérez Alfonso/ Cuartoscuro)

“Frente a una taza con café se piensa, pero también se discute, se recuerda o se argumenta. Frente a la taza con café se columbra, se reflexiona, se sueña, se imagina, se escribe, se conversa, se enamora, se seduce, se rompe, se reconcilia, se halaga, se sugiere, se invita… Y el café, el misterioso café escucha, profetiza, atestigua, aconseja, da fe, observa, asiente, se ruboriza…”
Gustavo Máynez Tenorio

EL DÍA SE va encendiendo poco a poco mientras que una ligera brisa envuelve a la planta, ha llegado una nueva jornada de crecer y madurar, de una espera que parece no tener un final cercano, porque las buenas cosas se van conformando después de una larga espera, los frutos se van poniendo cada vez más de un rojo intenso anunciando que su tiempo está cada vez más cerca.

EN AQUELLA larga espera hay días alegres de intenso sol mientras otros son más tristes donde aquellos rayos de luz no llegan a su cita, ese fue el caso de esta mañana, donde aquel cafetal no recibió al visitante esperado, no siempre obtenemos lo que queremos, y esto se aplica a toda la naturaleza por igual, pero al no tener lo que queremos siempre llegan otras grandes riquezas. La tierra se llena de nutrientes y siempre está al alcance de esa planta de café, que aún no sabe qué le depara el destino, sus raíces, sus ramas, su estructura están llamadas para dar el fruto de la soledad y la compañía al mismo tiempo.

LA NATURALEZA quiso que el cafetal creciera en las alturas; su espera para dar frutos es prolongada, después de tres largos años la planta ve a sus primeros retoños, qué importa su origen, si es arábigo, robusta, Liberia, o moka, aquel resultado es con el que se prepara el elixir que es capaz de comprender los pensamientos más profundos del hombre, su alegría, su tristeza, y hasta es capaz de estar también en los momentos de mayor inspiración.

EL PROCESO es difícil, aquel fruto llamado cafeto tiene que pasar por el fuego después de su maduración, tiene que pasar por aquella dura prueba para convertirse en el grano de café que tanto conocemos y tanto vemos en las cafeterías. No todo es sencillo ni sale de la nada, hasta las cosas más sencillas que vemos a nuestro alrededor han tenido un proceso largo y de larga paciencia. Días soleados, días nublados, el fuego, la tristeza y la soledad están presentes hasta en los elementos más pequeños.

AQUELLA BEBIDA que conocemos como café acompaña al hombre en todas sus situaciones, en grandes cantidades o pequeñas; a través de siglos ha sido temida, ha sido prohibida, pero cuando llegó de las manos de los musulmanes, demostró que había llegado para acompañar al hombre en todas sus hazañas, en su ir y venir. Otros frutos alimentan el cuerpo humano y lo nutren, pero ninguno tiene la facultad del café para alimentar el alma.

PERO TAL vez estemos hablando de más, aquel cafetal que sigue a la espera de un Sol que no llegará no puede vislumbrar todo esto, él sólo espera la luz, pero si este día no viene, vendrá al día siguiente para alegrar con sus rayos una vida de mucha paciencia. Al igual tampoco sabe la gran relevancia que tiene para el hombre sus pequeños frutos.

EL HOMBRE por su parte a veces ignora también el proceso por el cual su amada bebida tiene que pasar antes de verterse en su taza, a veces olvidamos la importancia de las pequeñas cosas que nos rodean y por qué están ahí. La única verdad es que la relación del hombre y el cafetal no es algo que se pueda romper tan fácilmente, el café es el gran alimento del alma del hombre y seguirá presente mientras la alegría y la tristeza sigan presentes en los corazones.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso.

Una Pintura en la Tristeza

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

Una Pintura en la Tristeza

Otoño, de Leonid Afremov

Otoño, de Leonid Afremov

EL DÍA se hace más denso a medida que la mañana avanza, frente a aquel hombre se encuentra aquel campo abierto, tapizado de una corta hierba y con árboles de gran tamaño al fondo; llegó ahí antes de que los primeros rayos del sol anunciaran su llegada, cuando la brisa matutina lo inundaba todo. Aquel era su escape, su salida de la realidad, el ir a pintar paisajes o la primera cosa que se cruzara frente a sus ojos.

 ESTE DÍA no todo avanzaba como él quería, había hecho unos primeros bosquejos, pero no quedaban como él quería, no lograba comprender lo que pasaba, era tan sólo una pintura de naturaleza cotidiana, como tantas se habían hecho ya; por qué no podía plasmar lo que se encontraba frente a su vista, tal vez porque ni él sabía que es lo que plantaba en frente.

 QUÉ MENSAJE o complejidad se puede vislumbrar en un campo como cualquier otro, en un campo donde el otoño estaba en pleno apogeo, con hojas regadas por todos lados y la decadencia que anuncia la llegada próxima del invierno. A unos cuantos metros un pequeño lago recuerda su presencia con el aire frio que llega de él.

 ÉL SE absorbe en sus pensamientos, había hecho esto tantas veces, había pintado tantos paisajes y cosas cotidianas, por qué ahora era diferente; por qué los recuerdos de aquello que quería dejar atrás lo perseguían hasta este lugar donde se suponía habría paz y tranquilidad. Por qué la imagen de ella estaba en este lugar, él sólo quería escapar de tantos recuerdos conjuntos de tantas cosas planeadas, pero por lo visto algunas cosas dolorosas tienen la facultad de colarse en los momentos menos pensados.

 EN OCASIONES lo que plasma el pintor no obedece al panorama que tiene frente a sí; se dice que lo que deja en el óleo obedece mucho al estado de ánimo del artista; en este caso nuestro pintor se desesperaba al querer pintar algo alegre cuando sólo podía visualizar tristeza en su horizonte. No todos los escapes que busca uno para salir de la tristeza obedecen a esta función, los recuerdos tienen esa facultad de poder aparecer en todas partes y en todas las formas posibles.

 PENSANDO EN esto nuestro personaje saca un cigarrillo y prepara un poco de café de su termo, dos elementos que han funcionado como buena herramienta de su soledad, de su dolor, de la tristeza; él sólo buscaba paz, y terminó atacado por todo aquello que quería pintar. Deja por un momento de pensar en el pincel y la pintura y se pone a pensar qué hizo de mal para llegar a aquel punto en su vida. Los recuerdos habían vencido una vez más y no quedaba más que meditar en ellos una vez más como siempre.

 EL MEDIODÍA se acercaba y nuestro pintor tomó una decisión, tenía que pintar lo que veía sin importar lo doloroso que era, tenía que plasmar todo lo que estaba dentro de su alma en aquella pintura sin importar lo estético o lo cruel que resultara, para qué engañarse con un falso escape o dando a conocer una pintura de paisaje más del montón; simplemente tomó su dolor y lo dejó plasmado.

 EL RESULTADO fue un paisaje melancólico, acorde al otoño que estaba presente, él no consiguió conciliar su corazón ni alegrar su vida, simplemente plasmó todo aquello que quería gritar en su obra. Para qué querer sobornar al dolor con falsas esperanzas, no todo siempre es tan bello como se dice, ni las esperanzas llegan como todos quieren pensar o hacer creer.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso