Discriminación racial en el África del siglo XX. El Apartheid sudafricano.

Discriminación racial en el África del siglo XX. El Apartheid sudafricano.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas. *

“Porque ser libre no es solamente desamarrarse las propias cadenas, sino vivir en una forma que respete y mejore la libertad de los demás”.[1]

Quiero comenzar este escrito con una pequeña pregunta ¿Qué es África para el mundo occidental? Las respuestas más comunes en el contexto cotidiano nos puede reflejar el conocimiento superficial de dicho continente que la mayoría de la población tiene, para muchos África es un mundo lleno de paisajes naturales, una gran diversidad de especies, un espacio geográfico donde la mayoría de su población es de raza negra, además, sabemos y hemos visto los casos de pobreza y miseria que muchos países de este continente sufren, sin embargo, no tenemos entendimiento del contexto histórico y político que rodea esta parte del planeta.

     África es mucho más que los estereotipos que estamos acostumbrados a imponerle, es un conjunto de pueblos que al igual que América, Europa o Asia, tienen raíces profundas y una serie de problemáticas propias. Es un continente marcado por la colonización europea, países como Portugal, Inglaterra, Francia, Italia, España, etc. Se repartieron y explotaron su territorio desde el siglo XV.

     Este ensayo va enfocado a uno de esos pueblos que componen la diversidad africana, me refiero a Sudáfrica, una nación que se encuentra al sur de África y es caracterizada por su gran diversidad étnica y cultural; como en el caso de muchos pueblos africanos Sudáfrica fue colonizada por el Reino Unido, del cual obtuvo su independencia en el año de 1910. A pesar de que el 79% de la población sudafricana es de ascendencia negra en este lugar se dio uno de los casos de discriminación racial más impactantes de la historia por parte de la minoría blanca hacia los negros.

     Cuando mencionamos “discriminación racial” lo primero que se viene a nuestras mentes son los casos suscitados en Norteamérica hacía la población de raza negra, el caso también de suma importancia de la Alemania Nazi contra el pueblo judío, dos acontecimientos que quedarán en la memoria histórica de la humanidad, pero, qué hay del caso  sudafricano y su sistema de segregación racial conocido como “Apartheid”, un sistema de leyes que favorecía el poder de la minoría blanca sobre la mayoría negra.

wp-1466284393977.jpeg

     Sudáfrica es uno de los territorios más ricos en recursos del continente africano, también es una de sus economías más sólidas en la actualidad; su rico territorio incentivó una temprana colonización por parte de los británicos, además el descubrimiento de minerales como diamantes y oro agudizó el control inglés sobre el territorio. Durante más de tres siglos la Gran Bretaña llevó una política de explotación sobre la población nativa ya que esta representaba sobre todo mano de obra barata y eran en teoría inferiores a los hombres de raza blanca.

    Durante los siglos que duró la colonización europea en África no todo estaba libre de tensiones, las grandes potencias peleaban por cada uno de los espacios disponibles en el territorio africano, grandes rivalidades y recelos se asentaron, naciones como Inglaterra y Francia confirmaban sus hostilidades de siglos atrás mientras naciones como Portugal se mostraron celosas de aquellas que tenían las colonias más extensas. El tener diversas colonias representaba un asunto de prestigio y poder en Europa.[2]

     Los nativos africanos sufrieron las consecuencias del poder europeo y su hambre de riquezas, los casos de explotación no eran los únicos, durante la etapa de colonización fue famoso el caso de tráfico de esclavos, miles de nativos africanos fueron separados de sus familias para ser vendidos como mano de obra en distintos puntos del planeta, en Europa y América se vieron mercados favorables a la práctica de la esclavitud y además eran destinos cotidianos de los esclavos. Factor importante que fomentó dicha práctica fue la creencia incluso científica de la inferioridad de la raza de color.[3]

     A finales del siglo XIX se fueron asentando al norte de Sudáfrica colonos neerlandeses que fueron luchando para hacerse presentes en el control de la explotación de diamantes y oro así como de otros recursos, pero había algo más, estos colonos poco a poco se fueron identificando más con la tierra en que vivían, de esto se desprenden las guerras contra los ingleses denominadas Guerra de los bóers, la primera en la década de 1880 y la segunda de 1899 a 1902, en ambas los colonos neerlandeses fueron derrotados, sin embargo, esta minoría blanca seguiría luchando por el control de Sudáfrica.

     La minoría blanca que era denominada como “bóers” “afrikáans”, tenía su origen como mencionamos anteriormente en los colonos neerlandeses, a pesar de sentir una naciente identidad por las tierras que habitaban tendían a creer que los nativos negros de la región eran inferiores a ellos, su ideología era la misma que el resto de Europa hacía la raza negra, estos ni siquiera eran considerados como seres humanos y religiosamente hablando tampoco poseían un alma.

     En el año de 1910 la corona inglesa le dio más libertad a Sudáfrica al considerarla como un protectorado, ahora los bóers tenían el control de la nación naciente, pero esto para la población negra fuera de mejorar, empeoro su situación, la segregación racial seguía con más fuerza, incluso guiada por una idea se superioridad divina  de la raza blanca. Los derechos más fundamentales estaban negados para los negros, quienes ni el derecho al voto tenían. El 21% de la minoría blanca llevaba toda la toma de decisiones en el país.

     A partir de 1948 la Constitución tomó medidas legales a favor de la segregación racial, a este sistema de leyes se le conoció como “Apartheid”, este mismo iba encaminado a quitar todo derecho a la raza negra y a dejar el poder exclusivamente en la minoría blanca. En el año de 1960 el Reino Unido da la independencia completa a este país, el cual pasa a ser conocido oficialmente como República de Sudáfrica.[4]

     La gran pregunta a contestar en este punto es como una nación  en pleno siglo XX y sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial mantuvo un sistema oficial de segregación racial, alguna respuesta  la podemos encontrar tal vez en la conveniencia económica de otros países que preferían no meterse en la política interna de Sudáfrica por la relación económica que mantenían y seguir negociando la compra de la producción de diamantes, esto no quiere decir que el mundo fuera ajeno a las injusticias que en Sudáfrica se cometían, sobre todo después de la década de 1970 el mundo se mantenía a la expectativa de lo que sucedía en la nación africana.

     La situación comenzaría a dar un giro después de la del año de 1960, aparecen en escena diferentes asociaciones entre la población negra, claro no con mucha influencia y controladas en sus actividades por el estado, entre ellas destaca el ANC, que sería integrado por ciudadanos negros con diversas ocupaciones, desde simples trabajadores hasta intelectuales y estudiantes, durante la década de los sesenta se dan diferentes manifestaciones de descontento, algo nunca antes visto en este país, dichas manifestaciones fueron reprimidas de manera violenta inmediatamente, pero la mecha estaba ya prendida.

    Aparece en escena uno de los grandes personajes del siglo XX, Nelson Mandela, quien nació en 1918, en el seno de una familia negra, joven que logró la carrera de leyes y uno de los miembros fundadores del ANC, su carácter innato y su vocación de líder lo hicieron destacar de forma inmediata en la lucha por la igualdad de los derechos de la población negra, su actividad fue constante y pronto los reflectores de la prensa mundial se fijaron en él.

    En 1972 la situación se recrudece, debido a los diferentes actos de manifestación el Apartheid se hace más estricto todavía, la violencia estalla de una manera sin precedentes, pero, a pesar de esto la población negra no se doblega, sectores de la sociedad como los obreros se hacen cada vez más activos en la lucha por la igualdad, los episodios de protestas son cada vez más comunes.

    Mandela es arrestado en 1962, por salir de forma ilegal del país, lo cual había hecho para conseguir armas y entrenamiento militar para el ANC, a pesar de tener ideas pacifistas, Mandela sabía que por medio del dialogo el estado no iba a ceder nada por lo que optó por una estrategia militar, junto con otros compañeros busco el apoyo de otras naciones africanas y dio a conocer en otras partes la verdadera situación de su pueblo, así como la represión violenta por parte del gobierno sudafricano, mientras Mandela estaba en la cárcel por el delito de haber salido sin permiso del país, el gobierno encontró pruebas de la actividad militar que Mandela pretendía llevar a cambio, por lo que se le enjuicio por traición.[5]

    El mismo Mandela llevo su propia defensa, las audiencias fueron seguidas a nivel mundial, las manifestaciones a su favor se hicieron sonar tanto en Sudáfrica como el resto del mundo, el veredicto fue cadena perpetua, el gran líder sudafricano estaba condenado a vivir el resto de su vida en prisión.

    Mientras tanto la lucha contra el Apartheid seguía en 1976 se da otra revuelta que es reprimida por el estado, el saldo, más de 600 muertos, hay desconfianza entre la élite blanca, los socios comerciales también comienzan a perder la fe en el gobierno sudafricano, se intenta en 1980 hacer aún más dudas las leyes del Apartheid para controlar a la población negra, pero ya es demasiado tarde, desde lo clandestino organizaciones como la ANC siguen actuando; el estado entra en una crisis severa.

     Al final de los ochenta el gobierno está desesperado, intenta inclusive negociar con Mandela una libertad a cambio de la sumisión de su pueblo, este se niega, en 1990 el gobierno libera a todos los presos políticos entre los que se encuentra Mandela, la época del Apartheid estaba llegando a su fin irrevocable años de explotación estaban por terminar.

    El proceso final no fue nada fácil, en la población nativa se fue asentando un odio profundo en contra de los blancos, un rencor que aun en la actualidad se deja sentir, también debemos destacar que no todos los blancos tenían las mismas ideas de superioridad racial, por lo que se tenía que formar una sociedad incluyente de todos sus componentes, y con una comunión entre negros y blancos.

    En 1994 Sudáfrica celebró sus primeras elecciones democráticas, con candidatos que eran de diversas razas, Nelson Mandela fue elegido como presidente, y gobernó de 1994 a 1998, en un gobierno que se enfocó sobre todo en la integración de los pueblos y el perdón mutuo, un gobierno que no excluía a los blancos y los reconocía como parte de la nueva Sudáfrica, un gobierno que luchaba en contra del rencor y el odio que se había generado a través de los años.

    Hoy en la actualidad estos hechos han quedado en el olvido, como dije en un principio las sociedades africanas son vistas como ajenas desde el ámbito en que vivimos, no conocemos mucho de ellas, y lo poco que vemos nos asombra o no lo comprendemos, este texto tuvo como principal misión hacer un ejercicio de reflexión sobre uno de los problemas que han aquejado a África, el caso de Sudáfrica no es el único, y es bueno para nosotros conocer más a fondo los problemas que aquejan otras partes del mundo, otros continentes.

Referencias.

[1] Nelson Mandela.

[2] Castañeda Reyes, José Carlos, colonización y descolonización en Asia y África: Una visión general (siglos XVI al XX). pp. 177-199.

[3] Illife, John, África, historia de un continente, Madrid – Cambridge University Press, 1998, pp. 169-207.

[4] Varela Barraza, Hilda, “La cultura de la violencia en la última fase del Apartheid, Sudáfrica, c. 1984-1994” en Estudios de Asia y África, volumen 49, número 2 (154) (mayo-ago., 2014), páginas 255-300.

[5] Varela Barraza, Hilda,  “Nelson Rolihlahla Mandela, la lucha por la recuperación de la dignidad humana” en Estudios de Asia y África, volumen 49, número 2 (154) (mayo-ago., 2014), páginas 497-507.

*  Carlos es de origen aguascalentense, tiene gran fascinación por los libros, el café, la fotografía, y las disciplinas de las ciencias sociales, en un futuro tiene como objetivo destacar como historiador, y líder de opinión en el ámbito político y social. Por último espera que para acompañar la lectura de esta columna disfrutes del sabor de una buena taza de café.

Anuncios

Acerca de spawn55

Historiador, escritor y columnista. amo el café y los libros; y algo de buena música.

Publicado el 18 junio, 2016 en Columna, Escritos mios..., Historia, Opiniones y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: