Enterrado por el Olvido: El Caso del Batallón de San Patricio en la Guerra Contra Estados Unidos de 1847.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Enterrado por el Olvido: El Caso del Batallón de San Patricio en la Guerra Contra Estados Unidos de 1847.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas.

Para mis hermanas: Damaris y Nataly.

“Irlanda por siempre”. (1)

EL SIGLO XIX mexicano estuvo marcado por diversos conflictos bélicos y políticos, tanto a nivel nacional como internacional. En este contexto tal vez el enfrentamiento con Estados Unidos en 1847 fue el que más hirió al naciente patriotismo mexicano, y el que dejó una profunda huella en México al tener que ceder los estados de Nuevo México y la Alta California.

LA HISTORIA oficial siempre nos ha enseñado a conmemorar la justa de los “niños” héroes que murieron defendiendo el Castillo de Chapultepec, el cual sería tomado finalmente por las tropas estadounidenses el 13 de septiembre, siendo la llave para que los norteamericanos entraran a la Ciudad de México dos días después, ya sin ninguna resistencia. Algo básico sobre los acontecimientos de 1847 es que hubo muchos acontecimientos en nuestra historia que son igual de relevantes que la Batalla de Chapultepec, y que han quedado olvidados y relegados de la historia oficial; uno de ellos es la defensa heroica de nuestro país por parte del Batallón de San Patricio, sobre el cual hablaremos hoy.

DE FORMA general debemos saber que el Batallón de San Patricio fue una unidad militar del ejército mexicano y estaba conformado por irlandeses desertores del ejército norteamericano; la mayoría de estos soldados profesaba la religión católica, y eran comandados por John Riley, (2) en sus filas se enrolaron entre 600 y 800 hombres y sirvieron al ejército mexicano en las principales batallas contra los norteamericanos. (3)

A LO LARGO de la historia las deserciones militares han sido frecuentes, pero a partir del siglo XIX son más raras, y mucho más raro es que el caso de estos irlandeses se haya dado en el seno del ejército norteamericano; raro porque siempre hemos tenido esa idea llena de mitos de que Estados Unidos se formó como una nación donde todos eran bien recibidos, tanto por sus ideologías como por su nacionalidad. La realidad era otra, los irlandeses que fueron llegando a los Estados Unidos se encontraron con un escenario en que eran juzgados de mala manera por su religión católica, ya que en Norteamérica dominaba el protestantismo; los irlandeses eran tratados como si fueran menos por los demás sectores de Norteamérica, siendo un factor importante para la deserción de los “San Patricios” en 1847 del ejército norteamericano. Además de la perspectiva de una guerra injusta contra un pueblo que también profesaba la religión católica como ellos. (4)

DE ESTA manera el Batallón de San Patricio tuvo su primera participación militar al lado del ejército mexicano, siendo apostado en el pueblo de Matamoros (5) donde ayudó a los mexicanos a bombardear a los norteamericanos, en estos momentos aún no se constituía en forma, pero para la Batalla de Monterrey (21 de septiembre de 1846) ya era un Batallón oficial. El grupo fue de suma importancia para las defensas mexicanas, participando en Batalla de la Angostura que se desarrolló el 23 de febrero de 1847, en la cual los mexicanos rápido valoraron las capacidades de estos irlandeses a los que llamaban San Patricios. En cuanto al nombre debemos recordar que San Patricio es el patrono de Irlanda, motivo por el cual escogieron este nombre.

Bandera del batallón de San Patricio: “Irlanda por Siempre”

Bandera del batallón de San Patricio: “Irlanda por Siempre”

EN UN PRIMER momento el Batallón de San Patricio fue un conjunto de artillería, pero después de la Batalla de la Angostura se cambió a infantería; a pesar de estos cambios la unidad siguió peleando con valentía hasta su última participación en la Batalla de Churubusco (20 de agosto de 1847), donde fue capturada por los estadounidenses; aquellos que formaban parte del ejército de Estados Unidos antes de la declaración de guerra fueron marcados con una “D” de desertores en la frente con hierro candente y azotados, mientras que aquellos que desertaron después de la declaración de guerra fueron ahorcados en masa como traidores. (6)

EL BATALLÓN de San Patricio es un caso único de la historia mexicana, de extranjeros dando su vida por una bandera ajena a la suya, la mexicana; es un hecho que transmite patriotismo, pero que ha quedado enterrado en el olvido de la historia oficial, tanto es así que casi no existe historiografía sobre el tema, y mucho menos historiadores mexicanos que se interesen en él, la mayoría de las fuentes que podemos encontrar son hechas por investigadores extranjeros; la lección tal vez es que hay muchos temas por abordar de manera profunda en la historia de México, y muchos acontecimientos que los mexicanos podemos encontrar en nuestro pasado dignos de hacer mención y recordar.

Notas

1. Frase inscrita en la bandera del Batallón de San Patricio.

2. Debido a la falta de fuentes biográficas sobre este personaje su apellido se ha escrito de diversas maneras, como “Rilley” o “O’Rilley”.

3. Ryal Miller, Robert, “Los San Patricios en la guerra de 1847”, Revista Historia Mexicana, El Colegio de México, v. 47, Número 2,  Octubre- Diciembre 1997, pp. 345-385.

4. Kenneth, C. Davis, “Un Mundo Nuevo y Valiente” en Qué se yo de historia de los Estados Unidos, Nueva York, Harper Collins Publishers, 2005, pp. 1-49.

5. Ryal Miller, Robert, Op. Cit., 352.

6. https://es.wikipedia.org/wiki/Batall%C3%B3n_de_San_Patricio, consultado el 19 de julio del 2015 a las 15:30 horas.

* Carlos es de origen aguascalentense, tiene gran fascinación por los libros, el café, la fotografía, y las disciplinas de las ciencias sociales, en un futuro tiene como objetivo destacar como historiador, y líder de opinión en el ámbito político y social. Por último espera que para acompañar la lectura de esta columna disfrutes del sabor de una buena taza de café.

Anuncios

Acerca de spawn55

Aspirante de historiador, amo el café y los libros; y algo de buena música.

Publicado el 31 julio, 2015 en Columna, Escritos mios..., Historia y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: