Historia del Café (I). La Bebida que Mueve al Mundo.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Historia del Café (I). La Bebida que Mueve al Mundo

Para mis cuatro hijos: Yosgart, Naomi, Karol y Grecia. 

“Una buena taza de su negro licor, bien preparado, contiene tantos problemas y tantos poemas como una botella de tinta…”
Rubén Darío (1)

EN ESTA ocasión quiero dedicar este espacio a la historia de la bebida más influyente sobre el hombre, sí, hablo del café, aquella bebida que millones de personas beben para mantenerse despiertas, que algunos más consumen por su exquisito sabor; antídoto perfecto para hacer brotar las ideas, símbolo de las clases alta, media y baja. Porque no olvidemos la identificación que se da con las clases obreras de todos los países a inicios del siglo XX, así como los grandes cafés del París del siglo XIX.

EL ORIGEN del café nos puede resultar algo incierto, algunos lo ubican en Persia, otros en Etiopía; pero es en realidad en Adén, ubicado en la Península Arábiga, donde a finales del siglo XV comienza su consumo como bebida y se propagó de tal manera que en 1511 al llegar a La Meca se prohibió su consumo; esto no detuvo su camino por todos los países islámicos y para 1510 se muestra su presencia en El Cairo. (2)

ES PARA el año de 1615 que el cafeto hace su aparición en Venecia, aquí es donde se propaga por toda Europa llegando a las grandes capitales europeas como Londres, Roma y París, en esta última ciudad el café recibió una especial acogida que se tradujo en la creación del café como espacio. Alrededor de 1850 podíamos encontrar tan sólo en París más de tres mil cafeterías y cada pueblo de Francia tenía su cafetería propia; (3) además el espacio que se creó fue punto de reunión de personas comunes, intelectuales, rebeldes, idealistas; se puede asegurar que más de una revolución se planeó desde un café.

El café, el gran impulsor de ideas. Carlos Alberto Sánchez Villegas, 2015

El café, el gran impulsor de ideas. Carlos Alberto Sánchez Villegas, 2015

EN EL SIGLO XIX se podían encontrar cuatro categorías básicas de café de acuerdo a su procedencia y comercialización: Moka, originario de Arabia; Cayena, procedente de las Guayanas; y por último el Antillano y Borbón de origen francés que se cultivaban en las Antillas.

PERO EL café no es únicamente un espacio, el café no es exclusivo de los burgueses y la gran sociedad, el café es además la bebida de pueblo, es aquello que los obreros y las clases trabajadoras toman antes de realizar sus actividades; a mediados del siglo XIX aparecen en las grandes ciudades como Londres, vendedores ambulantes de esta bebida mágica, aquella que no sólo se disfruta por su sabor, sino por sus beneficios, en efecto, aquellos que lo tomaban aseguraban tener más energía, incluso, los mantenía despiertos cuando el sueño y el cansancio apremiaban.

SE CUENTA que en 1714 los holandeses regalaron al rey de Francia un arbusto de café, el cual, fue llevado al Jardín de Las Plantas; de esta manera, cuenta la leyenda, se inicia el cultivo de cafetales no sólo en Francia sino en la Martinica, colonia francesa ubicada en América, además aquí inicia el camino del café en el continente americano, las Antillas, las Guayanas, se convirtieron en grandes productores de café, en este periodo Santo Domingo se caracteriza por la calidad de su grano, y por su gran sabor.

ANTES DE continuar quisiera aclarar que el presente texto no es sólo una cronología, sino un ejercicio de tener el conocimiento de que cada taza de café que pasa por nuestras manos tiene siglos de historia que contarnos, el café como bebida ha experimentado los cambios de la humanidad en los últimos siglos, y no nada más eso el café como espacio se caracterizó como foco de ideas y de opinión, sus clientes se reunían y se reúnen aún para comentar los últimos sucesos de su sociedad, de la política, y de la vida cotidiana. (4)

EN MÉXICO el café comienza su historia a finales del siglo XVIII; son diferentes las versiones por dónde llegó y se comenzó a usar, pero la más confiable es que arribó por el puerto de Veracruz, y es en los alrededores de Córdoba donde comienza su cultivo activo. La historia de esta bebida en México es muy interesante, por este motivo en la siguiente entrega les hablaré más sobre la historia del café en México y Colombia, así como una mayor profundidad en el café como espacio.

Notas

1. Poeta nicaragüense (1867 -1916).

2. Braudel, Fernand, Bebidas y excitantes, Alianza Cien-Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México, 1994, p. 51.

3. Díaz y de Ovando, Clementina, Los Cafés en México en el siglo XIX, Universidad Nacional Autónoma de México, 2000, p. 12.

4. Ibid, 13.

* Carlos es de origen aguascalentense, tiene gran fascinación por los libros, el café, la fotografía, y las disciplinas de las ciencias sociales, en un futuro tiene como objetivo destacar como historiador, y líder de opinión en el ámbito político y social. Por último espera que para acompañar la lectura de esta columna disfrutes del sabor de una buena taza de café.

Anuncios

Acerca de spawn55

Aspirante de historiador, amo el café y los libros; y algo de buena música.

Publicado el 1 junio, 2015 en Columna, Escritos mios... y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: