Al final del corredor.

2017-04-26_10-38-56Al final del corredor, al final de las sombras. Se encuentra aquella pequeña puerta donde perdí mi ser….

Museo de Aguascalientes, México.

Una Fotografía de su Mirada.

Entre Letras.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

* Una Fotografía de su Mirada

Pintura de Ivan Alifan

Pintura de Ivan Alifan

Tus ojos tienen la maravilla del café impregnados,
El aroma, la facultad de capturar la esencia de otra alma,
Eres la mujer que refleja el grano del café, eres quien
Captura todos los instantes en una mirada.

LOS RAYOS del Sol pegaban aquella tarde con gran intensidad sobre la plaza de la Revolución, Emilio sentado en aquella banca se entretenía en intentar encender aquella vieja cámara que lo acompañaba desde hace dos semanas a todas partes; había encontrado aquel artefacto en un bazar y tardó un poco más de dos meses en reunir el dinero suficiente para comprarlo.

EL PRIMER intento para hacer funcionar su cámara era esa misma tarde en aquella plaza, y no es que no existan suficientes fotografías del “Che” ya, pero esa imagen, ese espacio siempre lo había atraído de una manera casi mística, ¡Por fin! Después de dos horas de intentos aquel viejo aparato con la palabra Nikon casi diluida por el tiempo tomo la primera foto, un momento que, aunque pareciese sencillo quedó marcado por siempre en su alma, en la memoria de un muchacho que sólo quiere guardar para sí cualquier instante, persona o lugar.

AFUERA DE su nuevo mundo de fotografías de y capturas su mundo y el de su familia se concentra en el café, en la recolección del fruto del cafetal, en el tostado y trasformación de aquel misterioso grano; todos los días con la llegada del rocío matutino el aroma del café recién hecho inundaba las habitaciones de su casa, ese espacio esa actividad también se hizo blanco del flash de sus capturas, había demasiada belleza demasiado misticismo en aquel fruto, en aquella bebida como para dejarla pasar así nomás.

EMILIO NO sabía cuándo había nacido en él aquella inquietud de poder capturar los momentos con aquella herramienta, no lo entendía, pero cuando observó aquella cámara en aquel bazar pudo entender que la tenía que obtener a como diera lugar, siempre había observado con cierta curiosidad todas aquellas fotografías familiares que adornaban su casa, siempre deseo capturar para una eternidad cada instante.

A PARTIR de ese momento los días trascurrieron entre jardines. Plazas, blancas, todo lo que era aquella Habana Vieja; los olores y encantos del café entre mezclados con una rumba, con la mugía de un mojito, y la riqueza de un pueblo con miles de ideales y sueños. Todo aquello que era lo cotidiano se volvió la inspiración de sus fotografías.

UNA DE tantas tardes la encontró a ella, a la luz del día los ojos de aquella mujer reflejaban la intensidad del grano de café; la descubrió con una leve sonrisa que regalaba a quien se le acercara, pero a la vez había una tristeza profunda que sólo reservaba para sí misma y para la locura que se guardaba en su cabeza y su pensamiento.

CAPTURAR SU sonrisa, preservar cada centímetro de aquella piel morena en una imagen, era como realizar la más bella de las pinturas, él había descubierto una nueva manera de hacer arte. Ella en sí misma era un todo, arte y belleza en toda la extensión que se filtraba más allá de la intimidad donde ella explotaba y dejaba el alma completa, sinfonía de café en cada poro, en cada pequeño espacio de su cuerpo.

ENTRE CAPTURAS y fotografías ella pregonaba su libertad, su derecho a vivir, aunque por dentro las cadenas y los grilletes fueran tan pesados. Se negaba a quedarse, se negaba a atarse a otro corazón, una tarde llegó entre resplandores otra tarde se marchó dejando vacío y noche, tanto deseaba la libertad que nunca se dio cuenta que jamás sería tan libre como cuando estaba con él.

EL MUNDO siguió girando entre nuevas fotos, lugares, nuevas personas, ojos que reflejaban distintos colores, distintos sentimientos, cada uno de ellos con un esplendor diferente y único. La vida sigue su curso y no puede detenerse y el universo siempre ofrece nuevas imágenes, nuevas maravillas, cada nuevo día explotaba entre ideologías y revoluciones, entre bullicio y café, cada día traía un nuevo recorrido, uno que mostraba a partir de fotografías la manera en que se tenía que seguir respirando, la manera en que uno tenía que seguir viviendo, y esto realmente no era para nada malo, el conocimiento hacía su arribo con cada nuevo despertar.

Y, SIN embargo, a pesar de tantas cosas buenas, cada noche el recuerdo lo asaltaba, aquello que ya no estaba a su lado, unas manos, un rostro, cada uno de sus lunares, el punto exacto de cada uno de estos, y todas aquellas imágenes que almacenó de ella, sabía dentro de sí que nunca volvería a capturar algo tan bello, algo tan magnifico. La vida no acaba, claro, pero el vacío tampoco podía ocultarse.

UNA TARDE de otoño ella apareció en aquella banca, se sentó a su lado y lo volvió a mirar con aquellos ojos de café; comprendió que sus almas estaban atadas, aunque no pudieran estar siempre juntos, aunque todo sería un ir y venir solamente, él no sabía porque lo hacía ella, pero lo aceptó, siguió su vida capturando personas y momentos con aquella vieja Nikon, la siguió recibiendo en instantes con la esperanza de que algún día por fin se quedara, y el mundo continuó girando, la vida continuó su curso, la vieja Habana continuó con su bullicio.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso.

publicado en Página 24: http://pagina24.com.mx/2017/03/19/columnas/entre-letras-9/

La Maestranza Ferroviaria.

La Maestranza Ferroviaria

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas

EL FERROCARRIL fue uno de los transportes más importantes en México, gracias a él, la industrialización del país se expandió desde el Porfiriato. Los espacios públicos de las ciudades se fueron adaptando a la construcción de instalaciones ferroviarias, aún en la actualidad es común observar las vías del tren que aún son operables. A lo largo de provincia se construyeron diversas estaciones rurales que dieron servicio a la población desde finales del siglo XIX, la mayor parte de estas desaparecieron y otras están abandonadas.

EN LA DÉCADA de 1880, cuando se estableció la mayor parte de la red de ferrocarril en México, también se instalaron en el país distintos talleres que daban servicio de mantenimiento a las locomotoras y a los vagones. La Ciudad de México, Puebla, San Luis Potosí y Aguascalientes son tan sólo algunos de los estados y ciudades donde los talleres fueron parte del entorno urbano. Durante décadas los talleres brindaron empleo a miles de trabajadores, siendo en muchos de los casos las principales fuentes de empleo para ciudades y estados.

EN EL SECTOR de los ferrocarriles había tres principales columnas en el que el trabajador se desempeñaba. La primera es el mantenimiento de las vías y de los caminos, así como su construcción; la segunda era la parte operativa donde se operaban y manejaban las locomotoras, y la tercera el mantenimiento de las locomotoras y de los vagones; esta última columna se realizaba principalmente en los talleres ferrocarrileros que también eran conocidos como maestranza. (1)

LOS TALLERES eran espacios de suma importancia para la operación ferroviaria, en ellos se llevaban a cabo las reparaciones de toda la maquinaría de los trenes, además los trabajadores tenían la oportunidad de aprender distintos oficios que iban desde la carpintería, la forja, la reparación de distintas maquinarias, etcétera. La maestranza no sólo servía como fuente de trabajo sino también era un espacio donde el obrero se capacitaba y aprendía.

Los talleres del ferrocarril en Aguascalientes

Los talleres del ferrocarril en Aguascalientes

EN AGUASCALIENTES tenemos el mayor ejemplo en los talleres que se establecieron en el año de 1903. Esta maestranza daba mantenimiento a la Compañía del Ferrocarril Central Mexicano y después de la nacionalización de los ferrocarriles en 1907, dio servicio a Ferrocarriles Nacionales de México (FNM). Estos talleres fueron los más grandes e importantes a nivel nacional y no sólo dieron mantenimiento, sino que también fue uno de los primeros donde se construyeron locomotoras, sobre todo después de la Revolución Mexicana. (2)

EN LAS instalaciones de Aguascalientes se encontraban diversos departamentos de trabajo, así como hospital, escuela y casas para los trabajadores extranjeros que llegaban a laborar a la maestranza. En un principio daba trabajo a más de mil 500 obreros por lo que era la mayor fuente de trabajo en Aguascalientes. Por esta misma razón se dio un apego de la población hacía todo lo que tenía que ver con la cultura ferrocarrilera.

DESDE FINALES del siglo XIX se instalaron distintas maestranzas a nivel nacional, pero a pesar de que la mayor parte de la red ferroviaria ya estaba establecida, la producción y la industria del material rodante se importaba de Estados Unidos y el extranjero, por lo que en México hubo cierto atraso en este rubro, a esto se suma el estallido de la Revolución Mexicana en 1910, por lo que la producción de material ferrocarrilero se encuentra con un mayor impulso hasta después de la década de 1920. En la ciudad de México y en Aguascalientes es donde se presentó una mayor producción de locomotoras y vagones, siendo en estas dos ciudades donde se intensificaba la construcción ferroviaria. (3)

LOS TALLERES de ferrocarril fueron elementos importantes hasta finales del siglo XX, cuando se privatizó la industria ferrocarrilera. En estas maestranzas no sólo se daba mantenimiento, sino que también se construían distintos materiales. Además no funcionaban como la industria actual donde el obrero realiza operaciones donde no hay un nivel avanzado de aprendizaje, sino todo lo contrario, en las maestranzas ferrocarrileras había un nivel de capacitación donde los obreros podían aprender distintos oficios que después utilizaban en la vida cotidiana y común, es por eso que el taller ferroviario era identificado con la palabra maestranza, donde el arte de la construcción y el aprendizaje se mezclaban.

ESTIMADO LECTOR, este texto tuvo como objeto identificar los distintos espacios que dieron vida al ferrocarril mexicano, en distintas ciudades del país. En este caso hicimos énfasis a los talleres de ferrocarril a aquella maestranza donde el obrero no sólo laboraba, sino que también aprendía. En la actualidad, algunas de esas instalaciones como en Aguascalientes y Puebla fungen como museos donde se conserva el patrimonio de la cultura ferrocarrilera que se desarrolló en nuestra nación. Cada vez que pasemos por estos espacios no sólo observemos lo que son en la actualidad sino demos un vistazo a todo lo que representaron en el pasado y la gran importancia que tuvieron a la industria del ferrocarril, al sinfín de enseñanzas que dieron a los trabajadores, a la sociedad mexicana.

Notas

1. Juárez Lucas, Patricio, “Trabajo y trabajadores” en Mirada Ferroviaria, México, 2012, p. 15.
2. Sánchez Villegas, Carlos Alberto, La llegada del ferrocarril a Aguascalientes y San Luis Potosí 1880-1908. Historia comparada. (2016) Tesis de licenciatura, Universidad Autónoma de Aguascalientes, p. 48.
3. Guajardo Soto, Guillermo, en Mirada Ferroviaria, México, Número 1, 2009, p. 3.

* Historiador, columnista, fotógrafo y amante del café.

Publicado en Página 24: http://pagina24.com.mx/2017/02/23/clio-al-desnudo-32/

Un Aislamiento y una Soledad.

Entre Letras.

Un Aislamiento y una Soledad.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

El camino solitario, de Alexander Mann

El camino solitario, de Alexander Mann

Un regalo para una gran amistad: Jessica Vargas.

EL VIENTO hace vibrar levemente las hojas de los árboles y las plantas, el sendero que lleva a la pequeña casa se llena de hojas y residuos, como si nadie habitara por aquellos lugares, sin embargo, en aquella casa una pequeña luz se enciende cada noche delatando la presencia de un inquilino. Aquel misterioso inquilino se oculta de la vida, de todo lo que hay alrededor suyo, de la gente de las personas, a veces es mejor estar en un mundo donde sólo existe el propio yo, y claro aquella soledad, ella es una fiel acompañante que sigue la pista de cada persona, y cuando el momento lo precisa hace su triunfal aparición.

A VECES no importa el porqué, para qué mencionar todos aquellos dolores que llevan a un hombre a aislarse del mundo, para qué enlistar cada uno de esos recuerdos que habitan en la mente de uno, pequeños recuerdos que astillan el alma de una persona. Además de esto también uno se puede asquear del vibrante ritmo del mundo, un mundo que cada vez exige más de cada ser humano, que exige sin fijarse en los nombres ni en los sentimientos de todos esos hombres.

A MEDIA luz aquel hombre solitario piensa en lo estigmatizada que está la soledad de un hombre, para el mundo aquel que convive solamente con sus pensamientos es señal de anormalidad, es algo malo, sin fijarse que uno mismo es la mejor medicina contra todas las decepciones que la propia vida nos destina. En muchas ocasiones las personas no traen consuelo a las almas, y el estar esperanzado a encontrar algo en el cielo tampoco trae paz, subestimamos el poder de nosotros mismos y de lo que podemos encontrar en nuestro interior.

ÉL PIENSA en todo esto mientras la cafetera anuncia que otra carga de buen café está lista; a veces perder cosas nos trae lo mejor que uno puede encontrar, a uno mismo, el poder conocerse y encontrar significado a nuestro interior es el mejor tesoro que uno puede encontrar en la soledad propia. La verdad se encuentra en el fondo de la taza de café, y las ilusiones propias se vislumbran en el humo del cigarrillo, el mejor vicio que uno puede encontrar es hallarles gusto a nuestros propios pensamientos sin importar lo que los demás puedan decir.

EL HOGAR de nuestro personaje está rodeado por todo aquello que nos puede brindar una soledad buena y duradera, árboles, el alejamiento del mundo, un viento que golpea en todas las cosas que rodean el entorno, el sonido de una naturaleza que se aleja del mundo urbanizado, de toda aquella vibración de la soledad. No hay nada mejor que abandonarse a una vida donde tus acompañantes sean aquella taza de café, aquel tabaco, y en las noches el buen whisky que adormece la nostalgia y todos aquellos pensamientos que son una trampa para el corazón.

TAL VEZ la vida no sea tan complicada si no nosotros mismos no nos empeñamos en hacerla así, a veces las pequeñas cosas y los pequeños detalles sirven para nutrir nuestra vida, sólo debemos ponernos más atención a nosotros mismos. La soledad no es tan mala como el hombre la considera, una soledad puede hacernos el protagonista de nuestra propia vida, de nuestras propias decisiones.

* Historiador, escritor, y fotógrafo y amante de las letras. “Dame una palabra y te dedico un verso”

Jaime Sabines, el Hombre, Poeta y Político.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

“Nervo me enseñó la belleza de un amor en prosa, Sabines me trajo a la realidad de lo que amas y no puedes tener”
Carlos Sánchez

EN ESTA ocasión estimados lectores hablaré de uno de los poetas mexicanos de más relevancia en el siglo XX, me refiero a Jaime Sabines, un poeta que con su prosa y versos nos lleva a un mundo real y crudo, donde elementos cotidianos son protagonistas de sus letras, como la dinámica de las ciudades, la vida de las calles; elementos como el amor o la muerte toman un significado diferente al ser retratados de una manera más realista sin tanto embellecimiento de las palabras.

NUESTRO AUTOR nació en 1926 en la Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en 1945 se trasladó a la Ciudad de México para realizar sus estudios de medicina, donde tiempo después se dio cuenta que esta carrera no era para él, por lo que deja sus estudios al poco tiempo para dedicarse más de lleno a la escritura. Es en 1949 cuando comienza sus estudios en la Universidad Nacional Autónoma de México en la carrera de Lengua y Literatura Española.

DESDE SUS inicios sus poemas se caracterizaron por llevar ese signo de cotidianidad, en 1949 publicó su primera obra de poemas Horal, posteriormente vino en 1951 La señal, y en 1952 Adán y Eva. Obras con las cuales se va abriendo camino en el mundo de las letras y va obteniendo reconocimiento. (1)

DEBO CONFESAR querido lector que desde el primer poema que leí de Sabines me maravilló su forma de entender el mundo, de entender sentimientos como la soledad, el amor, la muerte y las escenas cotidianas, hay algo en su forma de escribir tan cruda y real que invita a identificarse con todas las escenas que retrata el autor, con él mismo, y claro con elementos de nuestra propia vida, tal vez por eso es que Sabines tiene una gran relevancia en las letras mexicanas, a él no le importa embellecer los distintos elementos sino retratarlos tal cual como son.

Jaime Sabines

Jaime Sabines

EN 1954 publica una de sus obras más importantes y a la vez una de las menos comprendidas, Tarumba, escribió también sobre Tlatelolco con su obra del mismo nombre, un autor que no sólo se limitó al mundo de la poesía, sino que también supo cultivar otras actividades y diversas críticas sobre la vida política del país.

A LA PAR de sus actividades como poeta también desarrolló una carrera política en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde llegó a ejercer como diputado en el Congreso de la Unión en 1988, fue diputado también en Chiapas en la década de 1970, por lo que su experiencia política fue vasta. Fue escritor, poeta, y político, tal vez muchos otros autores supieron combinar estas actividades, pero en el caso de Sabines sirvió para abrir un mayor panorama de la realidad que estaba viviendo, reflejándola en sus diversos textos.

HOMBRE QUE tuvo su inspiración en varios letrados como Ramón López Velarde, Aldoux Huxley, James Joyce, Rafael Alberti, y Octavio Paz. La suya fue una gran generación de novelistas, poetas, y críticos, de entre los cuales él destacaba de gran manera. Jaime Sabines murió en 1999, pero su obra y sus versos siguen impresos en la vida del mexicano común, del transeúnte, del que sufre, del que ve la muerte o ve el amor.

ES POR eso que la columna del día de hoy es sobre uno de los grandes poetas de los últimos tiempos en México, una obra, una vida, que merece ser recordada y conocida por las nuevas generaciones. Esa es la intención de este texto, que de alguna manera el nombre de Sabines invoque en tu alma las ganas de teclear su nombre en tu buscador y conocer más de él y de sus obras.

1. Sabines, Jaime, Poesía amorosa, Editorial Joaquín Mortiz, México, 2014, p. 9.

* Historiador, columnista, fotógrafo y amante del café

El Cafetal y el hombre.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

El Cafetal y el Hombre

“No todo es sencillo ni sale de la nada, hasta las cosas más sencillas que vemos a nuestro alrededor han tenido un proceso largo y de larga paciencia...” (Foto: Archivo/ Arturo Pérez Alfonso/ Cuartoscuro)

“No todo es sencillo ni sale de la nada, hasta las cosas más sencillas que vemos a nuestro alrededor han tenido un proceso largo y de larga paciencia…” (Foto: Archivo/ Arturo Pérez Alfonso/ Cuartoscuro)

“Frente a una taza con café se piensa, pero también se discute, se recuerda o se argumenta. Frente a la taza con café se columbra, se reflexiona, se sueña, se imagina, se escribe, se conversa, se enamora, se seduce, se rompe, se reconcilia, se halaga, se sugiere, se invita… Y el café, el misterioso café escucha, profetiza, atestigua, aconseja, da fe, observa, asiente, se ruboriza…”
Gustavo Máynez Tenorio

EL DÍA SE va encendiendo poco a poco mientras que una ligera brisa envuelve a la planta, ha llegado una nueva jornada de crecer y madurar, de una espera que parece no tener un final cercano, porque las buenas cosas se van conformando después de una larga espera, los frutos se van poniendo cada vez más de un rojo intenso anunciando que su tiempo está cada vez más cerca.

EN AQUELLA larga espera hay días alegres de intenso sol mientras otros son más tristes donde aquellos rayos de luz no llegan a su cita, ese fue el caso de esta mañana, donde aquel cafetal no recibió al visitante esperado, no siempre obtenemos lo que queremos, y esto se aplica a toda la naturaleza por igual, pero al no tener lo que queremos siempre llegan otras grandes riquezas. La tierra se llena de nutrientes y siempre está al alcance de esa planta de café, que aún no sabe qué le depara el destino, sus raíces, sus ramas, su estructura están llamadas para dar el fruto de la soledad y la compañía al mismo tiempo.

LA NATURALEZA quiso que el cafetal creciera en las alturas; su espera para dar frutos es prolongada, después de tres largos años la planta ve a sus primeros retoños, qué importa su origen, si es arábigo, robusta, Liberia, o moka, aquel resultado es con el que se prepara el elixir que es capaz de comprender los pensamientos más profundos del hombre, su alegría, su tristeza, y hasta es capaz de estar también en los momentos de mayor inspiración.

EL PROCESO es difícil, aquel fruto llamado cafeto tiene que pasar por el fuego después de su maduración, tiene que pasar por aquella dura prueba para convertirse en el grano de café que tanto conocemos y tanto vemos en las cafeterías. No todo es sencillo ni sale de la nada, hasta las cosas más sencillas que vemos a nuestro alrededor han tenido un proceso largo y de larga paciencia. Días soleados, días nublados, el fuego, la tristeza y la soledad están presentes hasta en los elementos más pequeños.

AQUELLA BEBIDA que conocemos como café acompaña al hombre en todas sus situaciones, en grandes cantidades o pequeñas; a través de siglos ha sido temida, ha sido prohibida, pero cuando llegó de las manos de los musulmanes, demostró que había llegado para acompañar al hombre en todas sus hazañas, en su ir y venir. Otros frutos alimentan el cuerpo humano y lo nutren, pero ninguno tiene la facultad del café para alimentar el alma.

PERO TAL vez estemos hablando de más, aquel cafetal que sigue a la espera de un Sol que no llegará no puede vislumbrar todo esto, él sólo espera la luz, pero si este día no viene, vendrá al día siguiente para alegrar con sus rayos una vida de mucha paciencia. Al igual tampoco sabe la gran relevancia que tiene para el hombre sus pequeños frutos.

EL HOMBRE por su parte a veces ignora también el proceso por el cual su amada bebida tiene que pasar antes de verterse en su taza, a veces olvidamos la importancia de las pequeñas cosas que nos rodean y por qué están ahí. La única verdad es que la relación del hombre y el cafetal no es algo que se pueda romper tan fácilmente, el café es el gran alimento del alma del hombre y seguirá presente mientras la alegría y la tristeza sigan presentes en los corazones.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso.

Una Pintura en la Tristeza

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas*

Una Pintura en la Tristeza

Otoño, de Leonid Afremov

Otoño, de Leonid Afremov

EL DÍA se hace más denso a medida que la mañana avanza, frente a aquel hombre se encuentra aquel campo abierto, tapizado de una corta hierba y con árboles de gran tamaño al fondo; llegó ahí antes de que los primeros rayos del sol anunciaran su llegada, cuando la brisa matutina lo inundaba todo. Aquel era su escape, su salida de la realidad, el ir a pintar paisajes o la primera cosa que se cruzara frente a sus ojos.

 ESTE DÍA no todo avanzaba como él quería, había hecho unos primeros bosquejos, pero no quedaban como él quería, no lograba comprender lo que pasaba, era tan sólo una pintura de naturaleza cotidiana, como tantas se habían hecho ya; por qué no podía plasmar lo que se encontraba frente a su vista, tal vez porque ni él sabía que es lo que plantaba en frente.

 QUÉ MENSAJE o complejidad se puede vislumbrar en un campo como cualquier otro, en un campo donde el otoño estaba en pleno apogeo, con hojas regadas por todos lados y la decadencia que anuncia la llegada próxima del invierno. A unos cuantos metros un pequeño lago recuerda su presencia con el aire frio que llega de él.

 ÉL SE absorbe en sus pensamientos, había hecho esto tantas veces, había pintado tantos paisajes y cosas cotidianas, por qué ahora era diferente; por qué los recuerdos de aquello que quería dejar atrás lo perseguían hasta este lugar donde se suponía habría paz y tranquilidad. Por qué la imagen de ella estaba en este lugar, él sólo quería escapar de tantos recuerdos conjuntos de tantas cosas planeadas, pero por lo visto algunas cosas dolorosas tienen la facultad de colarse en los momentos menos pensados.

 EN OCASIONES lo que plasma el pintor no obedece al panorama que tiene frente a sí; se dice que lo que deja en el óleo obedece mucho al estado de ánimo del artista; en este caso nuestro pintor se desesperaba al querer pintar algo alegre cuando sólo podía visualizar tristeza en su horizonte. No todos los escapes que busca uno para salir de la tristeza obedecen a esta función, los recuerdos tienen esa facultad de poder aparecer en todas partes y en todas las formas posibles.

 PENSANDO EN esto nuestro personaje saca un cigarrillo y prepara un poco de café de su termo, dos elementos que han funcionado como buena herramienta de su soledad, de su dolor, de la tristeza; él sólo buscaba paz, y terminó atacado por todo aquello que quería pintar. Deja por un momento de pensar en el pincel y la pintura y se pone a pensar qué hizo de mal para llegar a aquel punto en su vida. Los recuerdos habían vencido una vez más y no quedaba más que meditar en ellos una vez más como siempre.

 EL MEDIODÍA se acercaba y nuestro pintor tomó una decisión, tenía que pintar lo que veía sin importar lo doloroso que era, tenía que plasmar todo lo que estaba dentro de su alma en aquella pintura sin importar lo estético o lo cruel que resultara, para qué engañarse con un falso escape o dando a conocer una pintura de paisaje más del montón; simplemente tomó su dolor y lo dejó plasmado.

 EL RESULTADO fue un paisaje melancólico, acorde al otoño que estaba presente, él no consiguió conciliar su corazón ni alegrar su vida, simplemente plasmó todo aquello que quería gritar en su obra. Para qué querer sobornar al dolor con falsas esperanzas, no todo siempre es tan bello como se dice, ni las esperanzas llegan como todos quieren pensar o hacer creer.

* Historiador, fotógrafo, escritor y amante de las letras, dame una palabra y te dedico un verso

Un camino al silencio.

Por: Carlos Alberto Sánchez Villegas.

La luz alumbra la pequeña banca, junto a mi un libro, unos audífonos y un paquete de cigarrillos son mi única compañía; aunque para ser sincero me falta un café en mi mano para sentirme completo. Frente a mi un jardín solitario es mi panorama, los árboles desprenden aquellas pequeñas hojas  amarillentas que anuncian el final de un ciclo.

     El sonido de los pájaros se escucha a lo lejos y uno que otro caminante pasa delante de mi, eso que importa, eso que más da, yo me abstraigo en mi pensamiento, en mi soledad, aquella que por un momento se había olvidado de mi, o al menos eso pensé.

     De un tiempo para acá el café se ha vuelto necesidad, el tabaco tranquiliza un poco la nostalgia del corazón, aquellas herramientas de las cuáles la soledad se vale un poco para darle consuelo al alma abandonada. Aquel ente que llamamos soledad saca sus garras y se aferra a las miles de preguntas sin respuesta.

     Al final de cuentas la soledad, no es la malvada ni los recuerdos, aquello que lastima sin reparo alguno se llama silencio, silencio cruel que genera abismos, incertidumbres, dolor. Si el recuerdo hiere sin remordimiento el silencio va más allá en su broma macabra. El silencio carcome al ser que solo busca una palabra un acercamiento…

img_20170106_195521_191.jpg

The Times They are A-Changin’/Los Tiempos Están Cambiando.

The Times They are A-Changin’/Los Tiempos Están Cambiando.

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas *

Venid escritores y críticos que profetizáis con vuestra pluma
y mantened los ojos bien abiertos, la ocasión no se repetirá,
y no habléis demasiado pronto pues la ruleta todavía está girando
y no ha nombrado quién es el elegido
porque los tiempos están cambiando.
Bob Dylan.

EN 1964 el mundo se encontraba entre dos conflictos de suma importancia, la Guerra de Vietnam (1955-1975) y la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. La Guerra Fría nunca enfrentó directamente a las dos potencias mencionadas, pero éstas influyeron en los diversos conflictos bélicos que se desarrollaron durante la segunda mitad del siglo XX, tal es el caso de Vietnam, Afganistán, Cuba, entre otras naciones.

EN MEDIO de la expectativa que generaba el ambiente de guerra alrededor del globo nace la canción de protesta y el rock, géneros que más que esperanza invitaba al público a reflexionar sobre la situación actual no sólo del planeta sino de su entorno, exponentes como Bob Dylan, The Doors, Creedence, Jimi Hendrix, entre muchos otros, dieron un vuelco en la forma de pensar de muchos jóvenes acerca de su presente y de lo que estaba mal en él. Esta música es parte de la contracultura y en parte se convierten en himnos de los diversos movimientos de protesta que se desarrollaron en la década de los 60. (1)

ES EN EL año de 1964 que sale a la luz el álbum de Dylan, The Times They Are a-Changin’, donde se encontraría la canción del mismo nombre, la mayoría de este disco se hallaba conformado por canciones de protesta y con alguna crítica de la situación del presente que se estaba viviendo en Estados Unidos y el mundo entero.

Una cantidad considerable de jóvenes estadounidenses se manifestaron contra la Guerra de Vietnam

Una cantidad considerable de jóvenes estadounidenses se manifestaron contra la Guerra de Vietnam

EN MUCHAS ocasiones diversas canciones sirven para representar alguna época, este caso la canción de Dylan, The Times They Are a-Changin’, es un emblema de la situación que se vivía en Estados Unidos a raíz de la Guerra de Vietnam, por supuesto que hay otros artistas que se hicieron sentir sobre el mismo tema, un caso sobresaliente es el de John Lennon, quien después tuvo problemas para obtener su residencia norteamericana debido a su actividad en contra de la guerra y a favor de la paz.

UNA INVITACIÓN a ver más allá de la guerra, una invitación a todo el mundo en general, a los escritores a los periodistas, políticos y a los padres de las nuevas generaciones para aceptar algo que ya es evidente “los tiempos están cambiando”, los problemas de aquel presente ya no se podían solucionar como en las anteriores generaciones y décadas, había que enfrentar los nuevos acontecimientos comenzando con aceptar que ya todo era diferente al pasado. Aquí es donde esta canción tiene relevancia, se convirtió en un símbolo de resistencia no sólo para la Guerra de Vietnam sino para todas las guerras siguientes al invitar al mundo a solucionar los problemas aceptando que todo había cambiado.

NUESTRO PRESENTE está lleno de conflictos y más recientemente la incertidumbre está reinando en las nuevas generaciones ante la amenaza de nuevos muros, de la discriminación, de los conflictos bélicos que envuelven Siria y otras partes del mundo; en nuestro país existe una problemática de violencia que no ha cesado en los últimos años. Por supuesto que hay cosas buenas, las redes sociales le han dado voz a todo mundo para expresarse; pero qué es lo que falta para combatir la incertidumbre, qué expresiones de la cultura y la sociedad nos pueden ayudar a enfrentar los retos de nuestro presente y hacernos entender que los tiempos han cambiado.

TAL VEZ la canción de Dylan sea un buen recordatorio de que los tiempos cambian, no sólo durante la Guerra Fría sino también en los tiempos actuales, “lo ahora presente más tarde será pasado, y el orden se desvanece rápidamente”. Es momento no sólo de recordar este tipo de letras, no por si merecen algún premio nobel, sino para adaptarlas al entorno que nos rodea ahora.

Notas

1. Landínez, González, Juan Pablo, “La influencia de la cultura rock sobre los movimientos de protesta gestado en la década de los sesenta en los Estados Unidos”, Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, Colombia, 2014, p. 53. Enlace web: http://repository.urosario.edu.co/bitstream/handle/10336/5121/80876358-2014.pdf?sequence=1 Consultado el 11 de diciembre del 2016.

* Historiador, columnista, fotógrafo y amante del café.

Herramientas de la soledad…

2016-12-07_12-33-52.jpg

Y me faltas tú, me faltas en el corazón, en el alma, en mi vida cotidiana. Dónde estás? eso es lo único que quiero saber. Dónde quedaron los ideales compartidos? En qué extraño baúl se perdieron?